Licencia para ganar

 
Pro Evolution Soccer vuelve a reiventarse en una nueva entrega de la mano de la compañía japonesa Konami. La edición de 2016 pretende revolucionar el panorama futbolístico en el terreno de los videojuegos y lo hace con una propuesta fresca y cargada de novedades con las que presentar guerra para recuperar el trono perdido. 
 
La guerra futbolística ha sido una auténtica constante en las últimas décadas en el mundo de las consolas. Pro Evolution Soccer y FIFA han mantenido un pulso digno de otras sagas tan reconocidas como Call of Duty y Battlefield. No obstante, en los últimos años, dicho choque de fuerzas se ha desequilibrado en detrimento de la marca de Konami, cediendo el terreno ante su máximo rival. 2016 se presenta como un año de redención; los chicos de la compañía nipona han puesto el listón bastante alto y han conseguido reestructurar todos los detalles en los que adolecía la franquicia durante sus últimas ediciones. Con Pro Evolution Soccer finalmente se comprueba cómo se hace honor a su nombre y es tratado como una auténtica evolución.
 
Y es que PES 2016 ha adquirido una licencia para ganar. Y no simplemente por la cantidad de ligas y equipos que están disponibles con sus nombres habituales, sino porque su sistema de juego se ha mejorado de manera notable, permitiendo a jugador disfrutar de sensaciones que parecían haberse olvidado en las oficinas de Konami. El juego resulta mucho más fluido en todas sus vertientes y ya no existen esas mecánicas en las jugadas que provocaban que un disparo de un determinado jugador acabase en gol independientemente de lo que hiciéramos para evitarlo. 
 
 
Uno de los trabajos que más destacan en esta nueva edición es el sistema de presión. Durante los últimos años en PES ha sido una auténtica quimera tratar de presionar las salidas de los rivales debido a lo mecanizado de las jugadas y la precisión de los pasos, que hacían prácticamente inútil cualquier intento de provocar un error en el rival. Sin embargo, en esta nueva edición, se puede comprobar cómo el efecto de la presión es mucho mayor, por lo que el título gana en componentes estratégicos y nos permite dibujar la pizarra a nuestra manera de un modo más realista que lo visto hasta el momento. El gran acierto de este puntillazo al sistema de presión es que la IA de PES 2016 es lo suficientemente estable como para poder generar algún que otro espacio, impidiendo la garantía de que robemos la pelota simplemente con ejercerla.
 
Esto también produce una fuerte disputa en el centro del campo, ya que se consiguen diversas situaciones en las que los balones divididos pueden definir lo que será la siguiente jugada: una oportunidad para crear peligro o, por el contrario, de defender el ataque rival. En este sentido es muy importante hacer un buen uso de habilidades técnicas para tratar de situarse en los lugares más indicados y proteger la bola para mantener la posesión. Estas situaciones se acentúan más incluso en los córners, ya que las disputas pueden ser vitales e incluso se puede ver a los jugadores pelear por la posición en lugar de buscar el cuero. Todo es mucho más natural en PES 2016.
 
En términos del entorno, una de las cosas que es imposible que pase desapercibida es el clima cambiante con el que Konami ha estado sacando pecho todo este tiempo. Es cierto que, dadas las pretensiones que se tenían respecto a ello, puede resultar un tanto insuficiente una vez dedicado cierto tiempo al juego. A medida que transcurren los partidos, se puede apreciar que el clima cambia en exceso, lo que produce que el juego fluya de manera más controvertida, algo similar a lo que pudiera ocurrir con el desgaste del césped.
 
La novedad en abundancia suele producir un efecto contraproducente. No obstante, una vez cambiar el clima en medio de un partido, el resultado es sensacional. El efecto que se produce cuando en medio de un encuentro comienza a llover es realmente impactante. Además, no solo se queda en un efecto puramente estético, sino que también modifica por completo nuestra manera de jugar; el balón bota más deprisa, se ralentiza a causa del agua, se puede apreciar el chapoteo de las botas y un largo etcétera. Otro de los grandes cambios a nivel estético se ha producido en el efecto que generan el balón y los futbolistas en el césped, algo que se apreciar con la cámara de repetición, donde podemos ver saltar ciertas briznas del terreno. Un detalle magnífico.
 
 
Así pues, aunque la mecánica pueda seguir pareciendo la misma, la esencia de PES 2016 recae en los detalles que son su seña de identidad y lo que le diferencia del resto de simuladores futbolísticos que hayamos podido disfrutar en el último lustro. Y estos detalles se aprecian en gran medida en la inteligencia artificial de nuestros compañeros, que se prestan para apoyarnos en el transcurso del partido de manera más lógica y ágil, permitiendo realizar más acciones y variables en las jugadas. 
 
 En el terreno más técnico del desarrollo del juego, podemos apreciar como PES 2016 dispone de una mayor variedad en las animaciones de los futbolistas, así como unas texturas mucho más definidas y cuidadas de lo que se mostraron en PES 2015, provocando y exprimiendo sensaciones mucho más realistas, algo que, sin lugar a dudas, se agradece. El comportamiento y las físicas del balón tampoco pasan inadvertidas; y es que, a pesar de que siempre ha sido uno de los grandes puntos fuertes de la saga de Konami, lo cierto es que en esta entrega puede llegar a parecer insuperable. Los disparos potentes salen de la bota del jugador como si resultaran imparables, mientras que los centros tocados giran a la velocidad que queramos imprimirles y el resto de efectos que generamos se suceden de un modo tan realista que incluso asusta. 
 
Si hay que ponerle una pega al control del balón es algo que siempre se ha producido en los títulos de la franquicia y es esa irremediable sensación de correr tres metros por detrás del balón, en lugar de llevarlo pegado al pie. Evidentemente si se inicia un contraataque y queremos imprimir velocidad, el balón sale disparado para generar una mayor distancia de carrera al velocista en cuestión, pero es un efecto que también se produce en carreras algo más lentas y puntuales, lo que produce alguna que otra pérdida evitable de haber afinado más en este sistema.
 
Otro cantar que posiblemente gustará menos a los jugadores es la poca amplitud en las celebraciones de los futbolistas. En PES 2016 disponemos de un par de variantes al respecto, algo que se queda bastante corto en comparación con las anteriores ediciones de su máximo competidor en el género futbolístico. Sin embargo, es algo que se consigue camuflar con el mencionado avance en el terreno de las animaciones, ya que se puede ver a jugadores quejándose de un pase o pidiendo el balón, piscinazos, protestas al árbitro…
 
 
Todo ello, sumado a la adquisición de numerosas licencias por parte de Konami, entre las que vuelven a encontrarse la Champions League y la UEFA Europa League, además de un fuerte aumento respecto a las ligas domésticas, hacen de Pro Evolution Soccer 2016 un título que debería disfrutar todo amante del fútbol de calidad. ¡Que comience el fútbol, señores y señoras!
 
Elena Fernández “Elfvera”
——————————————————————————–
 
Jugabilidad: El dinamismo es una de las principales claves de Pro Evolution Soccer 2016. Desde Konami se ha conseguido otorgar un gran de realismo que consigue seguir el ritmo habitual de un partido de fútbol. La fluidez de las jugadas, el balón e incluso los futbolistas sobre el terreno de juego es un absoluto deleite para todos los que disfruten del fútbol en su máxima esencia. La nueva fórmula de la compañía nipona parece conseguir el efecto deseado y el resultado de la climatología dinámica es notable para aportar variantes a los partidos.
 
Gráficos: La evolución gráfica respecto a su antecesor se hace notar en relación a lo que las consolas de nueva generación son capaces de aportar con el paso del tiempo. Si se realiza una comparativa entre el aspecto de algunos jugadores en ambas versiones, es fácil apreciar el avance que han sufrido en las texturas, mucho más definidas en PES 2016. Sin embargo, este efecto vuelve a producirse únicamente en los futbolistas de primer nivel, ya que el aspecto de los menos conocidos deja bastante que desear.
 
Duración: Como en cualquier simulador de fútbol que se precie, la duración es ilimitada y se adapta a nuestras necesidades como jugadores. Si queremos echar partidos hasta que se lance el próximo PES 2017 podremos hacerlo sin ningún tipo de problemas, ya que los diferentes modos de los que dispone el título otorgan grandes posibilidades para ello.
Sonido: Puede resultar uno de los puntos débiles del juego. No se puede decir que el ambiente que todos conocemos en un estadio de fútbol se haya trasladado con todo el acierto que debería. Desde Konami parecen haber centrados sus esfuerzos en conseguir un realismo potencial respecto a lo que sucede dentro  del terreno de juego, dejando en un segundo plano a lo que sucede en las gradas. En términos de banda sonora, podemos encontrar algún que otro tema realmente atractivo y que ameniza la navegación por los menús.
 
Conclusión: Pro Evolution Soccer amenaza con arrebatar nuevamente el trono de la simulación futbolística a FIFA con una nueva entrega cargada de novedades y que consigue paliar los errores que se produjeron en títulos anteriores. Es cierto que el trabajo de Konami es fruto de una carrera de fondo en la que comenzaron a verse diversas mejoras en PES 2015 y que se han mejorado notablemente con la entrega de 2016. Habrá que esperar a ver qué es capaz de hacer su principal rival, pero lo que parece claro es que tenemos una propuesta de lo más sólida y digna de disputar el título de campeón.
——————————————————————————-
 
Juegos relacionados:
 
Si te gusta Pro Evolution Soccer 2016, te gustará:
 
No te quedes solo en el juego:
  • Una película: Invictus

Juan Montes

Comunicador y apasionado de los videojuegos de aventuras, rol y plataformas. Crecí junto a un marsupial y blandiendo la llave espada; ahora acompaño a cazarrecompensas, asaltatumbas y luciérnagas con la misma pasión.

Publicaciones relacionadas

Cerrar