Selfie fantasmal

12348

Ha pasado más de un año desde su lanzamiento en Japón, y su llegada a nuestras tierras era toda una incógnita pero, por fin, los fans de la saga Project Zero pueden respirar tranquilos, ya que su nueva entrega, Project Zero: Maiden of Black Water, aterriza en exclusiva en Wii U el próximo 30 de octubre. Un título que sabe mantener su esencia con el paso de los años, que nos sigue regalando verdaderos momentos de terror gracias a una puesta en escena sin igual y a una ambientación que pone los pelos de punta por momentos. Coge tu Cámara Oscura y prepárate para sumergirte en las entrañas de este juego con nuestro análisis.

Podríamos asegurar, sin miedo a equivocarnos, que uno de los géneros de videojuegos que más ha evolucionado a la largo de la historia ha sido el survival horror. Basta con echar la mirada atrás para ser testigos de que aquellos títulos que protagonizaron nuestras peores pesadillas antaño no han conseguido mantener, en la mayoría de ocasiones, esas sensaciones en el presente. Quizá exista una excepción a la regla, y esa sea la saga Project Zero. Como todos sabréis, en esta franquicia se dejan a un lado las armas, para dar paso a un pilar fundamental en la jugabilidad: la Cámara Oscura, un objeto que tiene la capacidad de exorcizar espíritus y que de paso se convierte en la única arma disponible para nuestra supervivencia.

A pesar de que la saga ha sabido mantener intacto su sello de identidad, no podemos negar que varios altibajos se han cruzado en su camino, sobre todo en lo referente a su cuarta entrega numerada, que no tuvo ocasión de llegar a territorio ajeno a Japón. Con Project Zero: Maiden of Black Water el miedo también estaba sobre la mesa, tras asegurarse en numerosas ocasiones que la obra no llegaría a Occidente. Por suerte, y aunque con alguna que otra controvertida decisión, el título se prepara para debutar en Europa y América para todos los poseedores de Wii U. 

Partiendo de la premisa que ha caracterizado desde sus orígenes a la saga, en esta ocasión nos encontramos con la posibilidad de controlar a un total de tres personajes diferentes a lo largo de la historia, que se van alternando y entrelazando sus historias para que el jugador vaya, poco a poco, descubriendo toda la verdad. Así las cosas, nos encontramos con Yuuri Kozukata, una joven chica que tiene el don de experimentar revelaciones con solo tocar un objeto, una persona, o incluso un fantasma, algo que sin lugar a dudas jugará un papel muy importante en el trascurso de la historia. Por su parte, Ren Hojo es un chico que también se verá inmerso en una oscura historia, la cual tendrá que investigar para descubrir toda la verdad. Por último, y cerrando el trío de personajes jugables, nos encontramos con Miu Hinasaki, una chica que hará lo imposible por conocer qué le ocurrió a su madre años atrás, cuando desapareció en la montaña Hikamiyama, centro de nuestra historia y lugar al que acuden las personas para acabar con sus vidas. 

El título sabe jugar sus cartas a la perfección desde un primer momento, y nos permite ahondar de forma progresiva en la historia de cada uno de estos personajes. De esta forma, tenemos la oportunidad de disfrutar de diferentes capítulos, cada uno de ellos protagonizado por un protagonista concreto, que nos hace avanzar poco a poco en sus investigaciones para, a la vez, ir uniendo lazos entre sus historias. Por supuesto, una de las principales novedades con las que cuenta esta entrega, y que era el sueño de muchos fans, era el uso del GamePad de Wii U como si de una cámara tradicional se tratase, y tenemos que admitir que el uso del mando en esta ocasión es simplemente sorprendente.

Por supuesto, los jugadores tendrán la oportunidad de elegir qué tipo de control quieren utilizar, si el tradicional moviendo la cámara con los sticks analógicos, o si bien preferimos utilizar los giroscopios del mando como si una cámara normal fuera y, esta última opción, es la que sin lugar a dudas ofrece una mayor inmersión en la historia.

Para que os hagáis una idea del funcionamiento, cuando nos topemos con algún fantasma bastará con pulsar el botón X del mando, lo que hará que nuestro protagonista saque a relucir su valiosa Cámara Oscura. En este momento, el jugador tendrá que localizar, mirando la pantalla del mando, la posición en la que se encuentra el fantasma. Para ello, bastará con mover de una forma intuitiva y cómoda el mando en todas las direcciones, hasta conseguir que nuestro objetivo se centre en nuestro punto de mira. A partir de aquí tenemos la oportunidad, como viene siendo costumbre, de utilizar diferentes rollos fotográficos, cada uno con sus ventajas e inconvenientes, lentes, que nos permiten, por ejemplo, reducir la potencia de los ataques enemigos, o realizar disparos consecutivos, como es la habilidad con la que cuenta Ren.

Eso sí, hacer fotografías a diestro y siniestro para acabar con los enemigos no será suficiente, por lo que será necesario llevar a cabo una estrategia. Cada vez que realizamos un disparo con un fantasma en el objetivo, conseguimos puntos, y reducimos la vida de nuestro enemigo. Pero por supuesto, hacerlo en el momento oportuno nos brindará la posibilidad de causar más daño a los espectros, por lo que la paciencia será un buen aliado en nuestra aventura.

Otro de los grandes cambios implementados, además del soberbio uso del mando en el juego, ha sido que los movimientos de nuestros protagonistas se han visto mejorados, aunque con ciertos matices. Durante muchos años los jugadores se han quejado de que los personajes corrían demasiado lento, y que sus movimientos eran bastante desquiciantes. Ahora esto se ha mejorado mucho, por lo que podremos decidir si queremos simplemente caminar, o bien preferimos correr, siendo estos movimientos mucho más veloces que antaño. Por desgracia, el sistema de control se puede volver en ciertos momentos bastante tosco y, sobre todo, cuando nos encontramos rodeados por varios fantasmas, podemos tener la sensación de caos si no estamos acostumbrados a su sistema de control, que en cierta forma nos recuerda a los survival horror de antaño. Para algunos puede ser un punto a favor para meterse más de lleno en la situación, para otros tantos se puede convertir en un engorro, aunque también es cierto que a medida que vamos jugando conseguiremos dominar a la perfección su sistema de control.

Por otra parte, el salto de la saga a Wii U, que cuenta con mejores especificaciones técnicas que Wii, ha permitido que durante la aventura visitemos entornos mucho más amplios que de costumbre. En este sentido, serán numerosas las ocasiones en las que nos encontremos pululando por bosques repletos de caminos alternativos, así como grandes casas con puertas por doquier. Así, se mantiene intacto el espíritu survival horror de la saga, y podemos encontrarnos en situaciones en las que tendremos que buscar una llave, por citar un ejemplo, que nos permite abrir una puerta que previamente estaba cerrada. Para volver sobre nuestros pasos, contamos con la ayuda de un mapa, al que podremos acceder a través del menú de opciones, o bien de una forma muy rápida e intuitiva pulsando la pantalla del mando de Wii U. De esta forma tendremos una vista generalizada del escenario, e incluso podremos dejar este mapa activo de forma permanente en la pantalla del mando, mientras disfrutamos del juego en la pantalla del televisor.

Como viene siendo habitual en los juegos de Wii U, también podremos disfrutar del título solamente utilizando la pantalla del mando, mientras en el televisor se disfruta de otro contenido. Por desgracia, y sin entender el motivo, las cinemáticas del juego no tienen reproducción de audio si solo utilizamos el mando, por lo que tendremos que conformarnos con leer los subtítulos, algo que hace que pierda inmersión si optamos por esta forma de jugar.

Por otro lado, tal y como hemos comentado, nos encontramos con que la obra se encuentra dividida en diferentes capítulos, y al ser superados nos recompensarán con una puntuación, que se calcula en base al tiempo empleado o al daño que hemos realizado a los fantasmas. Esto tiene un claro componente rejugable, por lo que muchos usuarios querrán superar sus puntuaciones para conseguir la clasificación perfecta, algo que se facilita mucho teniendo en cuenta que podremos rejugar el capítulo que queramos en cualquier momento.

En cuanto a la progresión del título, la curva de dificultad se encuentra perfectamente definida, y a medida que vamos avanzando en nuestra aventura, nos topamos con fantasmas cada vez más duros de roer. Los hay que corren, otros se lanzarán a nosotros desde la alturas, mientras que otros tantos optan por el ataque en grupo. Todo esto consigue crear una atmósfera de tensión que nos obligará a estar en alerta en todo momento. Además, y como viene siendo habitual en la saga, nos toparemos con fastamas que no se postulan como enemigos, pero sí que nos dan pistas sobre el transcurso de la historia. Estos espectros suelen aparecen durante unos pocos segundos, por lo que tendremos que ser veloces si queremos capturarlos con nuestra cámara. 

Por otro lado, la sensación de progresión también será palpable, por supuesto, en nuestra cámara oscura, que podremos ir "subiendo de nivel" a medida que acumulemos puntos por acabar con fantasmas. De esta forma, podremos mejorar, por ejemplo, el tiempo de recarga entre disparo o disparo, o el daño que hacemos a cada uno de los espectros. También podremos mejorar las lentes, que serán de distintos tipos, habiendo algunas que ralentizan a los enemigos, u otras que nos dan vida por atacar a los fantasmas. En este sentido los jugadores sentirán la necesidad de experimentar con las diferentes mejoras y lentes disponibles, y se convierte sin duda en un pilar fundamental para acabar con aquellos fantasmas más complejos en tramos finales del juego.

En lo que respecta a su apartado gráfico, nos encontramos con unos entornos recreados con mucho mimo, de una marcada ambientación japonesa, y donde el agua, como era de esperar a tenor del subtítulo del juego, tendrá una gran importancia, tanto en lo gráfico, con en lo jugable. Por su parte, la recreación de los fantasmas sigue poniendo los pelos de punta y aunque el título no exprime al máximo la potencia de Wii U, sí notamos que se ha trabajado mucho en los efectos de iluminación y agua, aunque no tanto con las expresiones faciales. Además, hemos notado algún que otro tirón durante nuestra aventura, sobre todo cuando nos encontrábamos rodeados de muchos fantasmas, aunque por suerte nada que moleste a la experiencia final de la obra.

Su apartado sonoro vuelve a destacar, sobre todo en la parte de efectos. Las psicofonías de los fantasmas siguen poniendo los pelos de punta, con unos alaridos que escucharemos a través del mando de la consola. Totalmente obligatorio jugarlo con auriculares y con la sala a oscuras, algo que suma enteros a la experiencia final. Por desgracia, en este apartado también encontramos la parte más polémica del juego, y es que este se encuentra completamente en inglés, con subtítulos en ese idioma. No hay rastro del español, ni tan siquiera en forma de subtítulos, aunque sí tenemos la oportunidad de poner las voces japonesas, para percibir la verdadera esencia del juego. Nos ha sorprendido, para mal, que Nintendo no haya puesto un poco más de empeño en la localización del título a nuestro territorio, un jarro de agua fría para los más fans de la saga y que sin lugar a dudas puede echar para atrás a muchos jugadores que se quieran adentrar en la saga.

Rubén Moyano


————————————————-

Valoración final

Gráficos: Gráficamente nos encontramos con un salto bastante notorio respecto a anteriores entregas, aunque a pesar de todo no consigue explotar al máximo las bondades de Wii U. Mención especial merecen los efectos de iluminación conseguidos con la linterna, así como los efectos de agua, que consiguen mostrarse con gran detalle sobre todo en las prendas de los protagonistas.

Jugabilidad: El espíritu que ha mantenido la saga desde sus orígenes sigue palpable en esta nueva entrega, aunque con grandes novedades, sobre todo gracias al mando de Wii U. Ahora, más que nunca, la experiencia en inmersiva hasta límites insospechados, gracias a un uso del GamePad para quitarse el sombrero. Por otro lado, los controles siguen siendo algo toscos, quizá de forma intencionado para conseguir rescatar esa esencia de survival horror. La experiencia de acabar con fantasmas sigue siendo indescriptible, y el juego cuenta con los ingredientes suficientes para mantenernos pegados en todo el transcurso de la historia.

Sonido: Efectos de sonido que consiguen casar a la perfección con la acción en pantalla, y que por momentos pueden poner los pelos de punta. La banda sonora sigue jugando unas importantes cartas para mantener en tensión. Por desgracia, el juego se encuentra completamente en inglés, no hay rastro de subtítulos en español, a pesar de las buenas costumbres que gasta Nintendo. Si nos decantamos por usar el mando como pantalla de juego, las cinemáticas y algunos efectos de sonido del juego no se representan, por lo que se pierden enteros si elegimos esta modalidad de juego.

Duración: Completar la historia nos puede llevar unas 10 o 12 horas aproximadamente, todo dependerá del nivel de dificultad que elijamos. Además, se han incluido una serie de extras, en forma de atuendos para nuestras protagonistas, de algunos personajes míticos de Nintendo, como el de la princesa Zelda, o Samus, de la saga Metroid. También tendremos la posibilidad de repetir los capítulos a nuestro antojo, para conseguir una mejor calificación en estos.

Conclusión: Existían muchas dudas, y temores, sobre la llegada de la nueva entrega de la saga Project Zero a nuestro país. Por suerte, los aficionados pueden respirar tranquilos, aunque su lanzamiento no está exento de problemas. Por un lado nos encontramos con que el juego se encuentra completamente en inglés, y por otro, el título será lanzado en formato físico de forma muy limitada, siendo la otra opción de compra el bazar de Wii U. Es una pena que una saga con tantos adeptos no haya recibido más mimo por parte de Nintendo, pero, a pesar de todo, nos encontramos con una obra que encantará a los fans de la saga, con un uso del mando de Wii U realmente increíble, que permite meterse de lleno en la aventura como nunca antes había sido posible. Si eres aficionado a los juegos de terror y tienes ganas de saborear una propuesta de sabor añejo, en el mejor sentido de la palabra, Project Zero: Maiden of Black Water es una opción única para revivir aquellos buenos momentos que nos brindaron los títulos de terror de antaño, con una entrega que ha sabido actualizarse a los tiempos actuales, sin dejar de lado su alma.
—————————————————-

Juegos relacionados:

Si te ha gustado te gustará:

No te quedes solo en el juego:

Cerrar