Héroe de cómic

Imagina que un día despiertas en mitad de una ciudad arrasada y con poderes mutantes que te convierten en un arma definitiva. ¿Qué harías? Bienvenido a Prototype…

Pero no todo es de color de rosa, claro.  En Prototype nosotros somos, al parecer, los principales responsables de la destrucción que nos rodea. Y para colmo el bueno de Alex Mercer (nuestro personaje protagonista) no recuerda nada de su pasado, ni siquiera qué le ha llevado a convertirse en un mutante. Por supuesto ha llegado la hora de buscar respuestas. Pero claro, conseguirlo no será tarea fácil.

Venganza

Con este guión nace Prototype, un título en la línea da series como inFamous o Crackdown, pero tal vez con un desarrollo mucho más contundente y orientado a la acción. Todo parece sacado de un cómic, sí, pero de uno para adultos. Algo que aporta una personalidad muy marcada a la aventura de principio a fin.

Para hacernos una idea rápida, sería apropiado decir que el juego es una aventura de acción en tercera persona con desarrollo abierto a lo GTA. Vamos, un juego donde solo tú decides cuándo y dónde llevas a cabo la siguiente misión. En Prototype no existe ningún límite para moverte libremente por la ciudad de Nueva York en busca de tus objetivos. Y cuando decimos ninguno, es ninguno. No en vano Alex es capaz de dar saltos sobrehumanos, escalar edificios cual Spiderman y muchas cosas más por el estilo.

Tú decides, héroe

Pero quizás uno de los aspectos más singulares del juego es que, a diferencia de tantos y tantos otros títulos de acción, la moral es algo secundario. ¿Qué quiere decir esto? Pues básicamente que nosotros somos los únicos encargados de decidir qué rumbo queremos que sigan lo acontecimientos. Nos explicamos. Para avanzar en Prototype podemos hacer dos cosas: o bien mezclarnos con la multitud y llevar a cabo nuestros objetivos de forma “camuflada” o, si lo preferimos, hacerlo por las malas. Es decir, destruyendo todo lo que encontramos a nuestro paso. ¿Qué prefieres?

Por suerte, decidamos lo que decidamos, Alex tiene poderes increíbles, al margen de los ya citados. De hecho, su principal habilidad consiste en la de poder tomar el aspecto de cualquier ser vivo con el que entre en contacto y, además, desarrollar todo tipo de armas y escudos, como unas letales y afiladas garras.

Como uno se puede imaginar, todas estas posibilidades hacen que el título pueda también ser rejugado con interés, a pesar de que su campaña dura bastante más de lo habitual dentro del género. En definitiva, un lanzamiento con su propia personalidad, muy enfocado a todos aquellos que hayan pensado alguna vez convertirse en un ser mutante. Casi nada…

 

Cerrar