El rey del ring

Uno de los clásicos de los tiempos de NES llega a Wii con su estilo intacto. El boxeo más loco y salvaje invade la consola de Nintendo… otra vez.

Seguro que a más de uno le suena el nombre Punch Out! No en vano se trata de uno de esos clásicos que, pese a haber permanecido siempre en un segundo plano, cuenta con el cariño de muchos fans. Ahora regresa a la vida con el mismo sentido del humor de siempre, aunque adaptado a Wii.

Golpes ganadores

Quienes en su día jugaran a Wii Sports pueden hacerse una idea rápida de en qué consiste este Punch Out!, sólo que enfocando la jugabilidad con un poco más de profundidad. ¿Qué significa esto? Pues que en esta ocasión encontramos modo historia y, entre otras cosas, varias formas de control distintas. Para todos los gustos, vamos.

Estas consisten en jugar mediante el mando de Wii y el Nunchaku, con el mando en posición horizontal (como si fuera un pad clásico, salvando las distancias) o incluso con la Balance Board de Wii Fit, para quienes posean uno de estos periféricos. En cualquier caso, Punch Out! propone un control sencillo, basado en atacar y defendernos de los golpes del rival. Pillarle el truco no lleva más de un par de ojos morados de entrenamiento.

La clave de todo, al igual sucede en el boxeo de verdad, consiste en saber cuándo dar caña al rival y cuando protegernos. Y por suerte es el propio juego quien nos lo advierte. Por ejemplo, cuando el rival va a soltar su derechazo, vemos un color rojo que nos avisa. Y así sucede con cada momento de los combates. En cuanto le cogemos al truco al asunto no hay rival que se nos resista.

Como es habitual en todos los “simuladores” de Nintendo, nos encontramos con un juego deportivo sin realismo ninguno: son peleas de dibujos animados. La prueba más evidente de ello son los propios rivales que, lejos de presentar a boxeadores profesionales, muestran una sucesión de tipos de lo más disparatado y caricaturizado. Desde auténticos gigantes hasta tirillas con una pinta bastante de andar por casa.

Esto es algo que se repite también en el apartado gráfico, que respeta la estética clásica de NES (vemos a nuestro boxeador de espaldas en la parte inferior de la pantalla y a los rivales arriba) y que apuesta por un acabado propio de cómic. Sobra decir que el sentido del humor está totalmente presente de principio a fin. En definitiva, un juego que continúa fielmente el espíritu del clásico pero presentando un nuevo control, más a lo Wii Sports. Simplemente con echarle un ojo a las capturas se puede apreciar por dónde van los tiros.

Publicaciones relacionadas

Cerrar