¡El tío científico de Macaulay Culkin!

6528

La nueva aventura de Square Enix es un interesantísimo juego de puzles en el que deberemos alterar las diferentes dimensiones si queremos salvar a nuestro tío “científico loco” que está perdido en la dimensión desconocida.

Esto nos ha pasado a todos los AlfaBetaJugones, seguro. Llega el verano y nuestra madre esta harta de nosotros porque no hemos dejado de jugar a la consola durante todo el año. Por lo que decide llevarnos con nuestro solitario tío, que casualmente es científico y que parece haber perdido algún tornillo por el camino. Su mansión es gigante y al llegar nos damos cuenta de que un experimento ha salido mal, nuestro tío está en una dimensión desconocida y somos los únicos que podemos salvarle. ¿Qué no os ha pasado a vosotros, socios? Menuda infancia más horrible habéis debido de tener.

Este relato de nuestra vida ha servido de inspiración a Square Enix para desarrollar un curioso juego de puzzles cuyo nombre no seréis capaces de pronunciar varias veces de carrerilla sin trabaros, Quantum Conumdrum.

Quantum Conumdrum es un título en primera persona muy al estilo del genial Portal, incluso comparten uno de sus creadores, Kim Swift. Pero este enigma cuántico tiene suficientes elementos para diferenciarse.

Fundamentalmente el juego se basa en el cambio de dimensiones. Nuestro tío, el profesor Quadrangle, nos lega para superar los puzles de su enorme mansión y encender los generadores que le impiden volver a nuestra realidad, un potente guante que nos permite cambiar de dimensión a nuestro antojo, o casi.

El guante tiene cuatro modalidades: dimensión pesada, dimensión ligera, dimensión de fuerza de la gravedad inversa y dimensión de ralentización de tiempo. Estas cualidades afectan a todos los objetos que nos rodean pero no a nosotros mismos por lo que tendremos que aprovechar la particularidad para superar el juego.

Así de primeras parece fácil, pero para cargar los poderes necesitaremos baterías y en las habitaciones no están todas las baterías. Por lo que la resolución de los retos se hace con poderes diferentes y limitando todo el potencial del guante.

Esto no solo le otorga una enorme variedad a Quantum Conumdrum, sino que su línea de dificultad es enormemente lógica: los primeros desafíos solo podremos utilizar el poder ligero; posteriormente empezará a aparecer el pesado y así hasta que en los diferentes puzles aparezcan todos los poderes y se vayan combinando según el reto.

Para los amantes del género os diremos que el juego no es excesivamente difícil. El mono de laboratorio al que pusimos a realizar este análisis consiguió completar el juego sin sudar en exceso. Pero tienen el suficiente reto como para gritar "lo conseguí" en muchos de ellos.

De esta forma Quantum Conundrum es un título perfecto para iniciarse en este tipo de juegos sin la necesidad de usar guías, tirarle el mando a la tele, o tener que ir al hospital por la hemorragia cerebral que supone probar la rigidez de las paredes de nuestra casa con la cabeza.

Los puzles se basan en dos aspectos fundamentales, y a veces están presentes ambos: por un lado el ingenio lógico, necesitaremos pensar para ver cómo narices atravesar una habitación; por otro, la habilidad.

 

 

Este último aspecto es la mar de interesante pues muchas veces el juego parece un plataformas y su perspectiva en primera persona y que seamos un niño bastante bajito no ayuda en nada a no morir. Además, las más de las veces sabremos resolver un rompecabezas a la primera y no conseguiremos superarlo por ser poco ágiles (cuando no, abiertamente patanes).

No llegamos a contar la de veces que vimos el mensaje de “No experimentarás” y el chiste que sale cada vez que nos matamos. Y es el humor otro de los puntos fuertes de Quantum Conundrum. El profesor Quadrangle es un personaje igual de odioso que de carismático y os vais a partir de risa con sus continuos comentarios que amenizan los puzles y los pasillos innecesarios que deberemos atravesar entre ellos.

No es que la trama sea para tirar cohetes (¿por qué nadie se molesta en hacer buenas y largas cinemáticas finales en los juegos?) pero es con el sentido del humor cínico, ácido y un tanto freak con el que tendremos ganas de seguir y seguir hasta completar todos los retos. Además de unos secundarios que resultan graciosetes como el extraño gato Ike o el molesto pájaro aprieta botones Desmond.

————————————————————————————————————————————-

Valoración Final

Jugabilidad: Las físicas de las diferentes dimensiones son espectaculares y las combinaciones que hacemos entre ellas muy lógicas y divertidas. A veces el control es un tanto tosco en las zonas más plataformeras pero le aporta una dificultad gratificante (y nos pone furiosos)

Gráficos: Si bien es cierto que no son para montar unas fallas en su honor, cumplen y tienen un estilo divertido muy acorde con lo que el juego quiere contar.

Sonido: Una banda sonora con gracia (y no muy invasiva) y unos efectos de sonido que cambian dependiendo de la dimensión en la que estamos.

Duración: El mono de laboratorio que pusimos a hacer este análisis completó el juego en 414 minutos exactos (casi 7 horas).

Conclusión

Quantum Conudrum es un juego de puzzles que engancha al que solo le falta algo más de dificultad para enamorar a los fans del género. Para quien quiera iniciarse es el juego perfecto y ofrece retos muy atractivos como para que queramos completarlo. Su duración y su irrejugabilidad (aunque hay listas de marcadores, objetos que coleccionar y demás) son los lastres de un título que deberíais tener muy en cuenta AlfaBetaJugones.

————————————————————————————————————————————-

Juegos relacionados

Portal 2

Si te ha gustado te gustará

Limbo

Braid

No te quedes solo en el juego

Serie: The Big Bang Theory

Libro: Frankestein de Mary Shelley

Canción: La canción de los elementos, de Sheldon Cooper

Publicaciones relacionadas

Cerrar