Conejos lunáticos

De seguir así, estos personajes van a superar en popularidad al mismísimo Rayman, otro personaje de la factoría Ubisoft. Por lo pronto hasta ya han quitado su nombre de la que ya es su saga.

Y es que los conejos de Ubisoft no han parado hasta, gracias a su sentido del humor y singular carisma, conseguir su propio videojuego. Curiosamente, esta es la entrega de la saga que más ha cambiado, aunque hay cosas (como su excéntrico comportamiento), que nunca varían.

Objetivo: la luna

Los Rabbids siguen sin encontrar un lugar en el que vivir. Es por eso que ahora se han propuesto alcanzar un nuevo objetivo: nada más y nada menos que la mismísima luna. Para ello su plan no puede ser más delirante, reunir todo tipo de cacharros para hacer una torre que les permita llegar hasta ella. El caos está más que asegurado, como de costumbre.

Para hacernos una idea de lo que ofrece este nuevo Rabbids Mi Casaaa! es necesario olvidar las anteriores entregas. El cambio de registro es total. En lugar de los acostumbrados minijuegos a los que Ubisoft nos tenía acostumbrados, en esta ocasión nos encontramos con un desarrollo más lineal en el que, por distintos niveles, tenemos que conducir un carrito de la compra para ir recolectando objetos. Sí, tan increíble como suena. En realidad la mecánica podría compararse con el clásico de SEGA Super Monkey Ball, aunque tal vez este Rabbids vaya un poco más dirigido a un público más amplio y resulte más sencillo.

Los disparates nunca terminan

En cualquier caso, es precisamente la simpatía y el sentido del humor que demuestran en todo momento estos conejos el mayor aliciente del título; eso sí que no ha cambiado en absoluto.

Otro punto de interés del juego son los extras que esconde. ¡Y son muchos! Por ejemplo, tenemos que explorar a fondo cada escenario si queremos conseguir importantes regalos que sirven para personalizar a nuestros conejos: pegatinas, complementos y cosas así. Una especie de minijuego que se lleva a cabo ¡en el interior de un mando de Wii!

A nivel visual, se trata de un juego totalmente desenfadado y en tono dibujos animados. Nada más echarle un ojo a las imágenes uno puede darse cuenta de lo que va a encontrarse: escenarios, personajes, animaciones y niveles que parecen sacados de una serie moderna infantil de las que se emiten por televisión.

Así pues, nos encontramos con una entrega muy distinta a lo que veníamos viendo en las anteriores entregas de la saga, pero que no decepcionará a los seguidores de estos locos personajes. Si el bueno de Rayman levantara la cabeza…

Cerrar