Los conejos se pasan a Kinect

6022

La locura contagiosa de los populares personajes de Ubisoft vuelve a hacer de las suyas. En este caso en un patio de recreo tan suculento como Kinect.

En los últimos años, los Raving Rabbids se han convertido en unas de las mascotas más fructíferas de este sector, pasando por encima incluso de su conocido padrino, Rayman. Su éxito en varios sistemas, pero principalmente en Wii, también ha servido para considerarlas como auténticos símbolos de los llamados juegos sociales (o casuales); es decir, entre los minijuegos más locos y pensados para disfrutar con amigos. Con este currículum, está claro que Kinect era un periférico que no se podían perder…

El delirio llega a Xbox
Así pues, lo que encontramos en este Alive & Kicking es una nueva colección de divertidas pruebas, en este caso adaptadas a las posibilidades de Kinect. Si anteriormente el mando de Wii ya sentó bien a las peripecias de los conejos, lo mismo sucede ahora con el sensor de movimiento de Microsoft. Pero además, los “adorables” bichejos abandonan definitivamente los ambiciosos planes de sus últimas entregas (con carritos de la luna y conquistas de por medio) para recuperar su esencia original. Y de paso permitirnos hacer ejercicio delante del televisor.

Como es habitual dentro de este tipo de juegos, este nuevo Raving Rabbids está muy pensado para jugar en compañía. Puede disfrutarse de forma individual, pero es junto a varios amigos como la cosa explota todo su potencial. En concreto cuatro son los usuarios que pueden competir a la vez. Bueno… no solamente a la vez. De manera bastante inteligente, Ubisoft ha permitido que configuremos las partidas de todas las maneras posibles: equipos de dos, uno contra uno, etc. Más que nada para que el juego se adapte como es debido a las dimensiones de nuestro salón. Ya que no todo el mundo puede permitirse tener a cuatro chavales dando saltos a la vez.

Minijuegos variados
A la hora de jugar, nos encontramos con que Ubisoft ha hecho los deberes al diseñar distintos retos realmente simpáticos. Y es que si en algo se diferencia Alive & Kicking de otros muchos títulos similares es en su sentido del humor. Por ejemplo, los minijuegos consisten en patear a los conejos según asoman la cabeza por agujeros en el suelo, o bien en jugar a algo parecido al clásico Arkanoid, o en una delirante parodia de Guitar Hero en la que tenemos que acertar teclas de colores. Todo con estos animales molestando de lo lindo y sin ponernos las cosas nada fáciles. Hasta tal punto encontraremos ideas desenfadadas y gamberras en el juego, que hasta tendremos que despegar a un Rabbid de un moco (sí, habéis leído bien) y arrojarlo lejos meneando la cabeza. Tan loco como suena.

Con respecto a las entregas de Wii, encontramos, por el contrario, que en esta ocasión las pruebas resultan más cortas y sencillas que antes. No obstante, la gran variedad de ellas hacen que seguramente cada jugador vaya a tener sus favoritas. Y una cosa es indudable: el juego hace que te partas de risa mientras un amigo lame la cara de un conejo pringado de chocolate.

Técnicamente, el juego aprovecha bien las posibilidades de Kinect. Está claro que no hablamos precisamente de la aventura más compleja de cuantas han aparecido -y supuestamente aparecerán- para el periférico, pero aún así el control resulta correcto, sin retardo o imprecisiones que complique el juego. Y los conejos, cómo no, siguen manteniendo sus diseños y animaciones propias de dibujos animados modernos. Solo verlos con su aspecto de lunáticos en nuestros salones es todo un espectáculo.

Conclusión. Raving Rabbids Alive & Kicking no es, ni más ni menos, que lo que podíamos esperar de él: un título lleno de divertidos y variados minijuegos, claramente pensado para echarse unas risas. Como comentábamos, los conejos de Ubisoft han dejado a un lado los delirios de grandeza de sus últimas aventuras, para centrarse en lo que mejor saben hacer: ponernos de los nervios son simpáticas pruebas. Todo aderezado además con un sentido del humor ya marca de la casa.

Cerrar