Lienzo intergeneracional – Análisis PS4

10212

Rayman Legends quiere dejar huella también en la nueva generación con uno de los mejores plataformas que han llegado a la industria en los últimos años. Aunque con escasos añadidos, el universo creado por Michel Ancel se continúa expandiendo para tratar de ofrecer la magia y la alegría de su obra a cuantos más jugadores, mejor.

Es una evidencia que el género de las plataformas ha perdido el tirón que tenía en la época de los 8 y 16 bits. Quizás por la masificación de la industria, muchos usuarios dejan pasar auténticas joyas por su aspecto infantil, o porque prefieren descargar adrenalina pegando unos cuántos tiros. Y no saben lo que se pierden, ya que de vez en cuando hacen acto de presencia productos que nos hacen rememorar la incombustible diversión de aquellos maravillosos años. No de la famosa serie, si no de cuando éramos jóvenes y teníamos granos y algo más de pelo en la cabeza.

En esto hay que dejar aparte a Nintendo, que siempre se ha preocupado de mantener vivo este género con bastante periodicidad. Las otras dos grandes llevan peor la asignatura, aunque la salvan con pequeños resquicios como LittleBigPlanet o Tearaway en el caso de Sony. Microsoft tiene excesivamente desatendido este terreno como first party. Y eso que tiene potencial con Kameo, Conker, Banjo & Kazooie

Hace años también, incluso identificábamos a cada consola con una mascota determinada. Incontestablemente, en Nintendo reinaba Mario tal y como hace ahora. En PlayStation personajes como Crash o Spyro eran la referencia. Y por supuesto, SEGA tenía a Sonic, el gran erizo azul que lleva unos cuántos años tratando de reencontrar su identidad.

En un segundo plano siempre ha estado Rayman, ese simpático personaje carente de extremidades que lleva desde 1995 tratando de reclamar su lugar en el trono. Michel Ancel, el creador francés de la criatura, tomó la determinación de que esto cambiara. Por eso lanzó en 2011 Rayman Origins, un juego que no daba un lavado de cara al género, pero nos hacía ver que aún le queda mucho por aportar. Con una brillante estética cartoon y unos cimientos del pasado, se sacó de la manga una auténtica maravilla en la que dar en las narices a aquellos que solo se fijan en el aspecto visual.

Ante el éxito cosechado, especialmente por la crítica, Ancel no se quedó de brazos cruzados y el año pasado llegó Rayman Legends. El desarrollo del juego tiene miga. En un principio fue anunciado a bombo y platillo como exclusivo para Wii U. Además de un retraso en su lanzamiento de prácticamente medio año, los usuarios de la consola vieron cómo la aventura se iba a publicar también en el resto de plataformas (PS3, PS Vita, Xbox 360 y PC). Lo positivo, por supuesto, es que más jugadores lo iban a disfrutar.

Y por si fuera poco, Ubisoft amplía el abanico todavía más. Con la llegada de la nueva generación, la compañía gala sigue el ejemplo de Tomb Raider: Definitive Edition o Injustice: Gods Among Us, y lleva tanto a PlayStation 4 como a Xbox One el magnífico Rayman Legends. Y así de paso paliar un poco el escaso catálogo de estas máquinas recién nacidas.

¿Qué ofrece Rayman Legends en la nueva era? Pues continua siendo una auténtica obra de arte, pero no se han incluido añadidos espectaculares que nos hagan echarnos las manos a la cabeza. Hay novedades, pero bastante poco contundentes. A continuación os las contaremos detenidamente, pero os recomendamos echar un vistazo al estupendo análisis que realizó nuestro compañero Néstor García el pasado mes de agosto, cuando salió a la venta la versión original.

Lógicamente, lo primero que se espera en un nuevo hardware son unas mejoras sustanciales a nivel visual. Algo que se antoja complicado en un port de un producto tan bien adaptado, que ya corría de manera formidable a 1080p y a 60 fps. Según los desarrolladores, las texturas de los modelos 3D no tienen compresión, lo que a priori les aporta más detalle. Pero realmente, no hemos notado ninguna diferencia. Lo que sí se aprecia es una considerable reducción en las pantallas de carga, especialmente al salir de una fase. Ahora todo es instantáneo, permitiendo que la navegación por los menús tenga una velocidad endiablada.

También hay pequeñas diferencias entre versiones, aunque puramente anecdóticas. Xbox One tiene diez retos exclusivos que están disponibles durante un tiempo limitado. Con el mando de PlayStation 4 podemos hacer uso de la pantalla táctil. Con él podemos rascar los billetes de la suerte, incluso con el sonido característico saliendo del propio controlador. Otro añadido es la posibilidad de apretar el mismo botón para detener la acción, hacer zoom y realizar una captura para compartirla con la comunidad.

Por supuesto, la edición de la consola de Sony tiene compatibilidad remota con PlayStation Vita. Por desgracia, no se puede hacer nada en especial con ambas máquinas. Es una función de la que se podría haber sacado un partido mucho mayor si la portátil hiciera la función que ejerce el Wii U Gamepad en la consola de Nintendo a la hora de controlar a Murfy en sus –tediosas- misiones.

En último lugar, y para cerrar el capítulo de novedades, se han incluido unos cuantos skins de personajes exclusivos para cada consola. Homenajeando a juegos de Ubisoft como Assassin’s Creed, Splinter Cell o Far Cry, la versión de Xbox One tendrá en su haber a Rayman y Globox como Splinter Ray, Ray Vaas y Far. Mientras que en PlayStation 4 hace acto de presencia Assassins Ray.

Se nos ocurren muchos elementos que podían haber sido incluidos en esta versión de nueva generación de Rayman Origins. Quizás no más niveles, ya que entre los retos semanales, el “Back to the Origins”  o mismamente lo longevo que es el juego en sí, ni siquiera es algo necesario. Pero, ¿por qué no un modo cooperativo online? En la era del juego en red no tiene explicación que no se pueda disfrutar con los amigos de partidas online. Solamente pensad en Kung Foot, ese disparatado juego de fútbol incluido en este Rayman Legends. Por sí mismo, podría haber sido una fuente inagotable de horas de risas con los colegas. Aunque bien es cierto que se pueden aprovechar las virtudes multijugador de la aventura de forma local.

Así pues, ¿merece la pena comprarlo? Si no habéis tenido la posibilidad de catarlo con anterioridad, rotundamente sí. Es más, deberíais estar saliendo ya por la puerta de casa para ir a por él y disfrutar de una diversión llena de alegría y color. Un diseño de niveles sublime, donde destacan especialmente las fases musicales, que son de lo mejor que ha parido el sector en la última década. 

José L. Ortega

——————————————————————

Valoración final

Jugabilidad: Simple, dinámica y efectista. Aunque la mecánica y el diseño de los escenarios nos harán caer bastantes veces, es delicioso tomar el control de Rayman para completar las ingeniosas fases.

Gráficos: Es cierto que no se aprecia diferencia con respecto a las versiones de la anterior generación, pero se trata de un apartado de matrícula de honor. El colorido impera.

Sonido: Basta simplemente con jugar en una de las fases musicales de la aventura. No hace falta decir nada más.

Duración: Completar la aventura principal no es una tarea sencilla y requerirá de muchas horas. Ya no os contamos si queréis encontrar a todos los personajes ocultos, completar los desafíos semanales, el "Back to the Origins"…

Conclusión

Rayman Legends es uno de los mejores plataformas que os podéis echar a la cara. Es cierto que no revoluciona un concepto, pero todo lo que ofrece, lo hace bien. Es fresco, adictivo y lo que es más importante, consigue que el jugador tenga de manera constante una sonrisa en su rostro.

——————————————————————

Juegos relacionados

Si te ha gustado te gustará

No te quedes solo en el juego

Publicaciones relacionadas

Cerrar