Plataformas de muchos quilates

6027

La mascota de Ubisoft regresa para demostrar que es uno de los grandes en esto de los juegos de plataformas. Y lo hace con un título variado, divertido y artísticamente impresionante.

Está claro que las plataformas, ese género en el que durante tantos años han reinado Mario y Sonic, está viviendo una segunda juventud. No sólo por las nuevas entregas del fontanero y el erizo, sino por la gran cantidad de personajes veteranos que también pasan por otro momento de gloria, como Donkey Kong o Kirby. A este selecto grupo viene ahora a sumarse otro mito de los videojuegos, Rayman. El personaje de Ubisoft protagoniza, como ya os veníamos adelantando, una aventura que ningún amante del género se debería perder. ¡Palabra de honor!

Un mundo de ensueño (y pesadillas)

Rayman Origins es, como su propio nombre indica, un regreso absoluto a las raíces del personaje. Estamos ante un título de plataformas en dos dimensiones directo, divertido y que derrocha imaginación por los cuatro costados. Pero ojo, porque sus diseñadores también han tenido muy en cuenta que los tiempos cambian, y por ese motivo han introducido novedades de todo tipo que os detallaremos más adelante.

La historia, como es habitual dentro del género, no tiene demasiada importancia. Rayman y sus amigos están durmiendo y molestando con sus ronquidos a los habitantes del Claro de los Sueños, el lugar en el que viven. Sin quererlo, los simpáticos personajes incomodan con sus ruidos a un peligroso vecino, que para vengarse libera todo tipo de criaturas que amenazan con sembrar el caos en la región. Lo dicho, nada del otro mundo, pero una excusa más que suficiente como para que Rayman y compañía se pongan a hacer lo que mejor saben: salvar a sus amigos una vez más.

Manos a la obra

Así pues, nos encontramos con un juego “a la antigua usanza” con un desarrollo que podríamos calificar como “clásico”. Pero entre comillas, porque no todo es aquí como lo era en 1995, en el primer y mítico Rayman de 32 bits. Durante el juego tenemos que recorrer un montón de niveles de izquierda a derecha (scroll lateral) en los que eliminar enemigos, saltar obstáculos, reunir objetos, rescatar personajes y, cómo no, descubrir muchos secretos que se esconden a nuestro alrededor. Hasta aquí, lo que todos los fans del personaje seguro que ya conocen.

No obstante, la influencia de juegos modernos como el innovador New Super Mario Bros Wii son más que evidentes durante toda la partida. Para empezar, el título tiene una de sus mayores bazas en un potente cooperativo para cuatro jugadores, muy en la línea de la citada aventura de Mario. Es decir, que podemos jugar con hasta tres amigos de manera que nos ayudemos unos a otros a superar cada uno de los niveles. Un concepto en el que se repite el hecho de que, si uno de nosotros pierde una vida, aparece de nuevo en el escenario esperando a que otro le libere de una burbuja, para seguir jugando. Sobra decir que con amigos la cosa gana muchos enteros y se convierte en un auténtico pique constante, en el que todos tenemos que estar bien sincronizados, o incuso podemos lanzarnos unos a otros contra los enemigos.

Por otro lado, el juego también cuenta con niveles grandes, profundos, llenos de secretos y de diferentes planos de profundidad, que pueden recordar bastante al reciente Donkey Kong Country Returns. Además, Rayman presenta una variedad de situaciones y de escenarios realmente digna de las aventuras del gorila de Nintendo.

Pero si alguien piensa que por estas “similitudes” estamos ante un juego sin personalidad, debería de pensarlo de nuevo. Rayman Origins es puro entretenimiento genuino de principio a fin. El carisma del protagonista (así como de sus amigos), el sorprendente desarrollo, que en ningún momento resulta predecible o repetitivo, y la calidad audiovisual del juego lo convierten en un producto realmente único.

Belleza cartoon

Por si por algo destaca Rayman Origins es por su cuidado aspecto gráfico. El juego no solamente cuenta con unos grandes diseños, sino que también tiene las que posiblemente sean las 2D más bonitas de lo que llevamos de generación. Tanto las animaciones de los personajes como los fondos resultan impactantes, artesanales, con un acabado entre surrealista y de cómic que os dejará con los ojos como platos. De hecho, simplemente hace falta fijarse en algunas de las imágenes del juego para darse cuenta del alucinante trabajo que ha llevado a cabo Ubisoft. Está claro que la compañía francesa sabía que no podía recuperar a su mascota de cualquier manera, y por eso ha realizado un trabajo gráfico de excepción.

Y es que, además, Rayman Origins es un título de contrastes, visualmente hablando, en el que tan pronto estamos avanzando por escenarios llamativos y coloridos como saltando y moviéndonos en una oscuridad casi total. Este derroche de imaginación influye en la jugabilidad, y además hace que uno siempre quiera avanzar para saber con qué se va a encontrar a continuación.

En cuanto a la banda sonora, esta tampoco se puede obviar en absoluto. Aunque no llame tanto la atención como los gráficos, el sonido del título es sobresaliente, con melodías muy cuidadas que se adaptan como un guante al desarrollo del juego. Los efectos, igualmente, rayan a un gran nivel y destacan por lo variados que resultan.

Últimas pinceladas

Por todo esto, podemos aseguraros que Rayman Origins es un juego que no decepciona, y que va mejorando a medida que profundizamos en él. ¿Su único aspecto negativo? Que no dure diez o doce horas más, porque de veras nos lo hemos pasado en grande con él. Por suerte, la duración de la aventura depende en gran medida de nosotros. Si somos muy directos y no nos entretenemos por el camino podremos superarla en apenas seis o siete horas, pero si por el contrario intentamos descubrir sus muchos secretos, puede llegar a durarnos incluso el doble. Y eso por no hablar de repetir la jugada en cooperativo… Vamos, que en general tenemos juego para rato.

VALORACIÓN FINAL

Jugabilidad: Supone una auténtica delicia. Divertido, variado y lleno de sentido del humor. No podréis dejar de jugar hasta haberlo exprimido al cien por cien.

Gráficos: Su estilo retro presenta unas dos dimensiones increíbles, coloridas, artísticamente revolucionarias y “muy vivas”. Las animaciones de los personajes también brillan.

Sonido: Tanto la banda sonora como los efectos cuentan con una calidad que demuestra el esmero con el que Ubisoft ha tratado toda la aventura. Antes de daros cuenta estaréis tarareando más de una melodía.

Duración: Depende de cada jugador. Pero exprimirlo al máximo, con todas sus zonas ocultas y objetivos secretos, os llevará más de diez o doce horas. En cambio si vais a saco se puede reducir a la mitad.

Conclusión: Rayman Origins es, con toda justicia, un lanzamiento sobresaliente capaz de mirar de tú a tú a las últimas aventuras de Mario, Sonic o Donkey Kong. Un juego bonito, con un desarrollo realmente inspirado y, sobre todo, muy divertido. A poco que os guste este género, resulta muy recomendable, sobre todo jugando con unos amigos.

Publicaciones relacionadas

Cerrar