Invasión a la Tierra

Los conejos más locos del mundo de los videojuegos regresan a Wii. Y esta vez sus objetivos pasan por conquistar la mismísima Tierra. Todo a base de disparatados minijuegos, como es menester.

Después del éxito obtenido por el primer Raving Rabbids en las consolas de Nintendo, Ubisoft ha vuelto a apostar por esta loca saga, nacida a raíz del conocido plataformas Rayman. Un título que vuelve a mirar de cerca a juegos como Wario Ware, y que esta vez llega en exclusiva a Wii y Nintendo DS.

Peligro animal

Como decíamos, en esta ocasión los conejos locos se han olvidado del mundo de Rayman y quieren conquistar un lugar más ambicioso: la Tierra. ¿Qué significa esto? Pues que en Rayman Raving Rabbids 2 todo está ambientado en ciudades y países reales, tanto asiáticos como europeos y americanos. La invasión ha comenzado.

En realidad, Ubisoft ha desarrollado un título de minijuegos, como ya sucediera con el original, que sigue lo visto en otros juegos firmados por la propia Nintendo. En total encontramos alrededor de cincuenta pruebas, divididas en distintos tipos. De hecho la variedad es una de las señas de identidad del título. Entre ellas están algunas de puntería, en las que tenemos que disparar como si fuera un juego de acción (salvando las distancias), las pruebas musicales o las de habilidad. Cada una de ellas, eso sí, mantienen el sentido del humor totalmente gamberro ya habitual dentro de la serie.

Para disfrutar del juego, es necesario utilizar el mando de Wii y el Nunchaku de distintas maneras, aunque todas ellas son muy accesibles y fáciles de manejar. Además, el juego nos indica en pantalla en todo momento qué es lo que tenemos que hacer.

Como es habitual Rayman Raving Rabbids cuenta con una campaña individual, dividida en distintos minijuegos que nos otorgan diferentes puntuaciones, y que también podemos disfrutar en compañía de hasta tres amigos. Y lo cierto es que es así, aprovechando el multijugador, como más adictivo y loco se vuelve el título. Los piques están más que asegurados. Eso sí, nada de online…

Gráficamente, el título mantiene la esencia del original, pero ofreciendo algunos escenarios reales, sacados de algunos de los lugares más emblemáticos del mundo. A lo que también hay que sumar algunos escenarios “inventados”, recreados en tres dimensiones. Por supuesto, los conejos siguen siendo los grandes protagonistas y están animados como si se tratara de una auténtica serie de dibujos animados. Un juego donde el desenfado supone una auténtica constante.

Cerrar