Razer BlackWidow V3, análisis: uno de los teclados más icónicos para gaming está de vuelta

El nuevo teclado de Razer tiene funciones mejoradas y ha sido diseñado para juegos competitivos.

Razer sigue sacando nuevos teclados gaming para no quedarse atrás respecto a la competencia. Solo hay que echar un vistazo al catálogo de la marca para darse cuenta que hay una amplia variedad. No hace mucho pude probar el modelo Huntsman V2 Analog y las sensaciones que me dejó después de probarlo durante unas semanas fueron muy buenas. Pues bien, en esta ocasión toca hablar del Razer BlackWidow V3.

Cuando hablamos de teclados gaming de la marca Razer podríamos decir que la serie BlackWidow es una de las más conocidas. Todos los modelos de dicha serie tienen algo en común, son de gama alta. Es más, hay algún modelo prémium. Por ejemplo, el Razer BlackWidow V3 Pro. Este teclado es uno de lo más completos de la marca. Sin embargo, no es un teclado que sea barato, más bien todo lo contrario. Dicho esto, es hora de pasar a contar mi experiencia de uso con el nuevo integrante de la serie BlackWidow.

Especificaciones técnicas

Razer BlackWidow V3
Switches mecánicos Razer diseñados para jugar
Vida útil de 80 millones de pulsaciones
Retroiluminación RGB personalizable Razer Chroma
Reposamuñecas ergonómico
Rueda digital multifunción
Tecla multimedia dedicada
Memoria híbrida integrada y almacenamiento en la nube de hasta 5 perfiles
Compatible con Razer Synapse 3
Opciones de enrutamiento de cable
Reconocimiento de teclas simultáneo
Teclas programables con grabación de macros
Opción de modo juego
Tasa de sondeo de 1000 Hz
Estructura de aluminio

Razer BlackWidow V3 – Algo más que un teclado gaming

Razer lleva años manteniendo el mismo diseño en las cajas de sus productos y esta vez no iba a ser menos. El diseño solo cambia cuando el producto es alguna edición especial. Así pues, nos encontramos con una caja negra y verde que, una vez la tenemos en nuestras manos, deja entrever que el material de construcción del teclado no es plástico. Esto lo digo por el peso. Normalmente cuando es un teclado con la carcasa de plástico pesa menos. Al abrir la caja, lo primero podemos ver es el teclado. Viene bien protegido. En el fondo de la caja está el reposamuñecas. Sobre esto último, tengo que decir que me ha dejado un sabor agridulce. Aunque es muy cómodo y cumple su función, la parte superior no está acolchada como viene siendo habitual. Este reposamuñecas es completamente de plástico duro.

Caja - Razer BlackWidow V3
El teclado está disponible con switches mecánicos verdes y amarillos

Al sacarlo caja se percibe que está muy bien construido. Se nota que la carcasa es de aluminio, de ahí que sea un teclado pesado. Para conectarlo al PC solo requiere un puerto USB. Una vez conectado el sistema operativo lo reconoce sin ningún problema. No obstante, para sacar el máximo partido a todas las funciones hay que instalar el software Razer Synapse.

Razer BlackWidow es un teclado de tamaño completo
La estructura del Razer BlackWidow V3 es de aluminio

Las teclas no quedan a ras de la carcasa de aluminio, y esto hace que se pueda ver una parte de los switches. Realmente no es algo a tener en cuenta ya que no afecta a la experiencia de uso. Es más, desde mi punto de vista es algo bueno cuando tienes que limpiarlo. Solo hay que pasar por la base un cepillo y para dejarlo impoluto. Por cierto, las teclas son más gruesas de lo normal y de doble inyección para evitar el desgaste.

Teclas - Razer BlackWidow V3
Las teclas son de ABS de doble inyección

Al quitar uno de las teclas pude comprobar que la unidad que me envió Razer tiene switches verdes. Cabe mencionar que este teclado también está disponible con switches amarillos. Como no he podido probar estos últimos no puedo decir si son mejores o peores. Bueno, al final podríamos decir que todo es cuestión de gustos. Sin embargo, los verdes me han resultado muy cómodos, ya sea jugando o llevando a cabo tareas de productividad. La única pega, y esto es algo personal, es que son ruidosos. Por lo demás, encuentro que el recorrido hasta que detecta la pulsación es perfecto y la presión que hay que ejercer es mínima. Los switches tienen un diseño transparente y esto hace que la iluminación RGB sea muy más brillante.

Switches verdes - Razer BlackWidow V3
Los switches verdes son más ruidosos que los amarillos

Si hay algo que suelo echar en falta cuando pruebo un teclado son las teclas multimedia dedicadas. Normalmente hay que pulsar una combinación de teclas para ajustar el volumen y pausar o saltar una canción. Pues bien, el Razer BlackWidow V3 tiene en la parte superior derecha una rueda digital multifunción y una tecla multimedia. Es posible configurar ambas cosas a nuestro gusto. Por ejemplo, podemos hacer que la rueda digital sirva para cambiar el nivel de brillo. La rueda también tiene función de botón. Si la presionas silencias los altavoces.

Control de volumen - Teclado Razer BlackWidow V3
La rueda digital multifunción se puede configurar para controlar desde el volumen hasta el brillo

Hay algo que no he comentado y que al igual más de uno se hace la pregunta. ¿Es posible regular la inclinación del teclado? Pues sí. Las pestañas que hay en la base permiten dos niveles de inclinación. Tampoco podían faltar unas almohadillas de goma antideslizantes.

Al ser un teclado gaming tiene algunas funciones enfocadas a los juegos. Por ejemplo, el modo juego desactiva la tecla Windows, así no pasará nada si pulsas sin querer. Esto suele ser muy molesto, sobre todo en juegos competitivos. Estar en mitad de una partida y salir sin querer al escritorio puede suponer acabar muerto. Luego está todo lo relacionado con la creación de perfiles y la programación de teclas para crear macros.

En líneas generales me parece un teclado que, si bien está enfocado al gaming, también es perfectamente válido para ofimática. En este sentido es muy versátil. No obstante, donde más se nota la calidad que tiene es jugando. Da igual el tipo de juego, en todos ellos se siente un teclado muy solvente.

Software Razer Synapse

Es hora de hablar de un viejo conocido, Razer Synapse. Este software es compatible con el nuevo Razer BlackWidow indispensable para hacer cambios en todo lo relacionado con la iluminación Chroma RGB, creación de macros y más. En mi caso, como ya tenía el programa instalado solo tuve que actualizarlo y eso último es automático. Solo tuve que conectar el teclado y saltó la actualización.

Captura Razer Synapse - Windows
Razer Synapse detecta el teclado sin ningún problema

Para tener acceso a los perfiles adicionales de la memoria integrada solo hay abrir Razer Synapse e ir a la pestaña Personalizar. Desde ahí también podemos asignar una función adicional a una misma tecla.

Razer Synapse - Personalización
Para personalizar las teclas hay que instalar el programa de Razer

Por último, desde Iluminación encontramos los diferentes ajustes del brillo y efectos de iluminación. Sobre esto último, hay bastantes efectos predefinidos que no están nada mal. Si lo deseas, puedes apagar la iluminación.

Personalizar iluminación - Razer Synapse
Razer Synapse tiene varios efectos de iluminación predefinidos

Para usar el teclado, cambiar el nivel de brillo y activar el modo juego, no hace falta instalar Razer Synapse. Sin embargo, si decidimos prescindir del programa no podremos disfrutar de todas las funciones que nos ofrece el teclado de Razer.

Conclusión

Razer BlackWidow V3 me ha parecido uno de los teclados más equilibrados de la marca. Por el PVP que tiene, 149,99 euros, tenemos un teclado de gama alta muy bien acabado. La estructura de aluminio, junto a las teclas ABS de doble inyección, garantiza la durabilidad. Por otora parte, que tenga iluminación Chroma RGB nunca está de más. Los switches verdes son de gran calidad. No obstante, si prefieres que no hagan ruido entonces es mejor optar por los amarillos. En un principio, son igual de precisos, pero la pulsación es algo más suave y hacen menos ruido al ser pulsados.

Hay una cosa que me ha gustado a medias, el reposamuñecas. Aunque es bastante cómodo, que sea totalmente de plástico no me convence. Es como si no estuviera a la altura del teclado a nivel de acabados. Por lo demás, nada que objetar. En definitiva, el Razer BlackWidow V3 no defrauda. Está a la altura de lo esperado y tampoco he notado una gran diferencia respecto al Huntsman V2 Analog, un modelo que cuesta 120 euros más.

Antonio Ferrer

Apasionado de todo lo relacionado con la tecnología y videojuegos desde bien pequeño. En los ratos libres me encanta practicar deporte para desconectar de todo. Siempre dispuesto a embarcarme en nuevos proyectos que supongan un reto.
Cerrar