Razer Wolverine V2 Chroma, análisis: Un nuevo mando profesional para Xbox Series X|S

Numerosas funciones extra y personalización en la nueva apuesta de Razer.

Desde hace ya unos cuantos años, el gaming profesional y de competición no está únicamente relegado al PC, sino que cada vez hay más y más jugadores que desean poder disfrutar de las experiencias competitivas multijugador de la forma más profesional y precisa posible sin tener que abandonar la comodidad de sus consolas de sobremesa. Esa es la filosofía que persigue Razer con el lanzamiento del Wolverine V2 Chroma, anunciado hace tan solo unos días. Se trata de la segunda generación de este popular mando profesional compatible con la nueva Xbox Series X|S, Xbox One y PC.

Como uno de los principales fabricantes de periféricos gaming del sector, tanto para PC, como para consolas, Razer ha ido puliendo su oferta de mandos profesionales para equilibrar diseño, funcionalidad y comodidad, como en el caso de este Wolverine V2 Chroma. Una opción muy a tener en cuenta para todos aquellos jugadores que quieran dar el salto al juego profesional sin gastar una fortuna.

Razer Wolverine V2 Chroma
La calidad de materiales y construcción del Razer Wolverine V2 Chroma son de lo más premium

Resulta que este Wolverine V2 Chroma es un mando profesional con cable, lo que le permite a Razer no acercarse demasiado a la barrera psicológica de los 200 euros que han llegado a costar otros mandos profesionales para consolas. Tiene un PVP 159,99 euros, cifra que sin duda hubiera superado una versión inalámbrica, como el ya conocido Wolverine Ultimate, también para Xbox.

A diferencia del Wolverine V2 del año pasado, esta revisión cuenta con cable extraíble, por lo que es mucho más fácil de almacenar. Igualmente, el cable es de una extraordinaria calidad y cuenta con la suficiente longitud para adaptarse a cualquier entorno de juego. Se nota la diferencia en el peso y la tensión que ofrece el cable respecto a jugar con un mando inalámbrico, quizá por la calidad del mismo, pero no condiciona para nada la experiencia de juego.

En cuanto al aspecto y el acabado de los materiales de este Wolverine V2 Chroma hay poco de lo que hablar, ya que es prácticamente idéntico al del Wolverine V2 que ya conocemos, salvo algunas novedades importantes. Visto por la parte frontal, salta a la vista que cuenta con una nueva cruceta, pero si nos fijamos en la parte posterior, sobresalen en el centro del mando cuatro palancas accionables. Esta es una de las grandes novedades de la revisión, pero aún hay muchos otros detalles que no se pueden ver a simple vista.

Nacido para competir

Sticks intercambiables del Razer Wolverine V2 Chroma
El Razer Wolverine V2 Chroma cuanta con sticks intercambiables de diferentes formas y tamaños, todos con agarre magnético en forma de estrella

Aparte del rediseño de la cruceta, que ahora es similar en forma a la de los mandos inalámbricos oficiales de Xbox Series X|S, tanto esta, como la botonera frontal, los clásicos botones A, B, X e Y, cuentan con la tecnología mecanizada de Razer. Es la misma tecnología que usan en sus ratones y teclados gaming. La compañía asegura que mejora la precisión en un 35% a los botones de membrana y la verdad es que el tacto y la respuesta son sobresalientes, destaca el característico sonido de los equipos mecanizados que suma un puntito en ese ámbito intangible de la experiencia de usuario.

En la parte frontal encontramos también los nuevos sticks intercambiables. Aparte de las palancas de serie, en la caja del Wolverine V2 Chroma encontraremos dos variantes, una más ancha y redondeada que facilita el movimiento y una más alta y cóncava pensada para disparar con precisión. Todas ellas vienen imantadas para garantizar la sujeción y aportar variedad en la experiencia de juego de los entornos más competitivos.

Si miramos en la parte superior del mando, veremos los dos primeros botones adicionales del mando situados junto a los gatillos y los bumpers. Son dos botones personalizables en los que podremos seleccionar cualquier comando para ajustarse al juego o la experiencia deseada por parte del usuario. Su posición no parece la más cómoda, pero no tardaremos en acostumbrar los reflejos de la mano para sacarles partido.

Parte trasera del Razer Wolverine V2 Chroma
Parte trasera del Razer Wolverine V2 Chroma, donde se pueden ver los 6 botones adicionales del mando (2 en la parte superior y las 4 palancas traseras)

De igual manera pasa con los cuatro botones extras en forma de palanca situados en la parte trasera del mando, novedad de este Wolverine V2 Chroma. Los encontramos de forma vertical en el centro del mando, una posición menos natural a la hora de jugar, pero igualmente útiles. Por defecto, las palancas superiores tienen prefijado un botón del mando, mientras que las inferiores limitan el movimiento de los sticks para aumentar la precisión a la hora de moverse y apuntar. Personalmente, me hubiese gustado que las palancas se situaran en los extremos, de manera similar al mando élite de Xbox, ya que las palancas inferiores son algo difíciles de alcanzar y mantener de forma natural.

Por último, en cuanto a botones se refiere, en la parte trasera del mando encontramos los limitadores de la altura de los gatillos, función que comparte con la anterior versión de este mando. Limita en gran medida el recorrido de la bisagra, lo que garantiza una respuesta mucho más rápida a la hora de disparar.

Personalízalo a tu gusto

aplicación Razer Controller Setup for Xbox
Desde la app Razer Controller Setup for Xbox se puede personalizar cualquier función del Razer Wolverine V2 Chroma

Otra gran novedad de esta revisión, que además da nombre al producto, es la tecnología Chroma de Razer que permite personalizar las luces RGB del mando con un gran abanico de colores y patrones para que cada jugador muestre su estilo. Como el resto de las funciones, personalizarlo será tan sencillo como descargar la app Razer Controller Setup for Xbox a través de la Microsoft Store tanto en consolas Xbox, como en PC Windows.

Desde la app, se podrá personalizar de manera sencilla la configuración de la botonera extra del mando, los colores y patrones de las luces RGB y, por supuesto, calibrar la precisión de los sticks para prevenir cualquier tipo de drift. Sin duda, es una experiencia de usuario realmente sencilla y con muchas posibilidades. Solo hace falta conectar el mando, arrancar la app y empezar editar los patrones que queramos.

Conclusiones

Razer Wolverine V2 Chroma junto a Xbox Series X
El Razer Wolverine V2 Chroma es tan elegante, como profesional

En resumidas cuentas, el Wolverine V2 Chroma, cuenta con numerosas opciones de personalización y funciones añadidas que hacen de este un mando pensado para el juego profesional de competición. Destacan la nueva botonera mecanizada, los sticks intercambiables y los gatillos ajustables. Personalmente, no he encontrado del todo cómodos los botones extras que incluye el mando, sobre todo las palancas traseras, por su posición centralizada, pero se agradece la opción de poder contar con la ventaja de poder contar con estos comandos extra durante el juego.

Se hubiese agradecido también conectividad inalámbrica, pero aún así, este mando profesional es toda una opción a tener en cuenta por los jugadores que busquen subir un escalón en el rendimiento de los juegos competitivos. Ya sea por todos los añadidos de calidad, las funciones de personalización o la tecnología Chroma de Razer, que le da un aspecto de lo más premium.

Luis Avilés

Periodista de profesión y jugador de vocación. Me he criado con una consola entre las manos y me esfuerzo día a día en convertir mi hobby en una forma de vida.
Cerrar