Con el ojo morado

Ni Street Fighter, ni Mortal Kombat, ni Tekken. El juego de lucha más fresco y loco de PS Vita se llama Reality Fighters, y ha sido desarrollado por el estudio nacional Novarama.

Si os citamos un nombre como Novarama, tal vez no os suene mucho. Pero seguro que si os decimos que se trata del estudio catalán encargado de crear la serie Invizimals la cosa cambia, ¿verdad? Este equipo, modesto pero lleno de talento, ha sabido hacerse un hueco dentro del catálogo de las consolas portátiles de Sony. Y ahora llegan dispuestos a demostrar que no solamente de los monstruos de bolsillo vive el hombre. Ni mucho menos.

En esta ocasión, Novarama propone un juego de lucha que, eso sí, sigue aprovechando un tipo de tecnología en el que parecen haberse especializado: la realidad aumentada. Un aspecto que ya resultaba clave en su exitosa serie Invizimals y que vuelve a serlo aquí, en Reality Fighters (como su propio nombre ya sugiere).

En realidad, Reality Fighters es uno de los títulos que mejor aprovecha hasta el momento algunas bondades de la nueva PS Vita. Para empezar, el juego nos propone que hagamos una réplica de nosotros mismos (o de quienes nos dé la gana) para crear a nuestros luchadores. ¿Cómo? Pues tan fácil como haciendo una foto con la cámara de la consola. Después el propio juego la adapta para crear el personaje en tres dimensiones.

Pero ahí no termina la cosa. Reality Fighters apuesta al máximo por la personalización, y también nos permite grabar un comentario para escucharlo después al empezar y terminar los combates. Igualmente, el programa cuenta con un sinfín de elementos y opciones con las que personalizar a nuestros personajes. No los hemos contado, pero al parecer existen más de trescientos cincuenta objetos con los que diseñar a cada púgil. Y cada uno con unas características que, al combinarse, potenciaran nuestras habilidades a la hora de pelear. Vamos, que no nos servirán sólo para estar más guapos o divertidos.

Aunque, en realidad, no se puede decir que Reality Fighters sea un título serio o un simulador. Todo lo contrario. Los chicos de Novarama han creado un juego desenfadado y alocado que divertirá a todo el mundo, pero especialmente a los más pequeños de la casa. Eso es algo que se aprecia tanto en las pintas con las que podemos disfrazar a los personajes, como en sus movimientos (¿un tipo de lucha inspirado en zombis, bailarines o superhéroes?) o en las armas que podemos utilizar, tales como guitarras.

En lo referente a los combates, el título opta por un estilo sencillo y bastante clásico, alejadísimo de otros títulos con un pie y medio en la portátil como Ultimate Marvel vs. Capcom o Street Fighter X Tekken. En parte, suponemos, por el intento de adaptar el juego a un público bastante generalizado y, por qué no decirlo, casual. Eso no quiere decir, en cambio, que los combates no resulten entretenidos, sobre todo al principio. Por lo demás, el juego tiene su gracia, sobre todo, a la hora de crear nuevos personajes y desbloquear objetos, casi más que en las propias luchas.

Además, como decíamos, el lanzamiento vuelve a hacer uso de la llamada realidad aumentada. Es decir, que podemos hacer que nuestros personajes luchen con un fondo real, captando este con las cámaras de la portátil. Más o menos como sucedía en Invizimals. Y una vez más resulta simpático y divertido ver a nuestras creaciones dándose golpes en el salón de nuestra casa, en la cocina o en cualquier sitio al que llevemos la consola.

Valoración final

Jugabilidad: Es un juego de lucha muy sencillo, pero resulta divertido crear personajes mediante fotos y los muchos atuendos y complementos con los que cuenta el juego.

Gráficos: Los personajes no son nada del otro mundo, pero el uso de la realidad aumentada da cierta personalidad al juego. Y en eso Novarama sabe lo que se hace.

Sonido: Llama la atención el poder grabar nuestros propios gritos para ambientar el comienzo y el final de los combates.

Duración: El modo historia apenas ronda las dos horas, aunque hay más modalidades y seguramente nos divirtamos bastante tiempo creando y personalizando luchadores de todo tipo.

Conclusión
Pese a sus limitaciones, Reality Fighters es un juego de lucha divertido, fresco y original, en el que podemos crear todo tipo de disparatados personajes (incluso con nuestra cara) y ponerlos a pelear en entornos reales. Un juego claramente enfocado a los más jóvenes de la casa.

▪ Fecha de lanzamiento: 22/02/2012
Cerrar