Vive el salvaje Oeste

5964

Las aventuras de acción basadas en el salvaje Oeste son tan populares como las películas del inefable Uwe Boll. Actualmente apenas existen títulos ambientados en este universo, pero Rockstar ha querido desafiar esta tendencia y ha lanzado su propia visión interactiva del mismo.

Puede que alguno de vosotros recuerde, aunque sólo de pasada, el original Red Dead que apareció tiempo atrás en PS2 y Xbox. Dicho título obtuvo unas críticas bastante interesantes pero, a pesar de esto, pasó prácticamente desapercibido por las estanterías de medio mundo, incluido nuestro país. Sin embargo, Rockstar no ha querido arrojar la toalla con esta franquicia y por eso mismo acaba de desarrollar su continuación para la nueva generación de consolas. Y el resultado es una aventura al estilo GTA que presenta una historia densa y un desarrollo variado como pocos.

De gatillo fácil

En esta aventura debemos asumir el papel de John Marston, un tipo duro al estilo de los famosos héroes televisivos del Western americano y Hollywoodiense. Junto a él tenemos que vivir una extensa epopeya que nos llevará a recorrer todo tipo de escenarios y ciudades, teniendo que cumplir numerosas misiones por el camino.

Como sucede con la citada serie GTA, el desarrollo y la mecánica de juego de Red Dead Redemption es abierta y no lineal. Es decir, que tenemos una capacidad de acción y libertad muy a tener en cuenta, pudiendo hacer o pasearnos por dónde queramos cuándo y cómo nos parezca. Por supuesto, mientras lo hacemos debemos materializar una serie de objetivos principales que nos permiten ir avanzando en la trama, a la vez que también podemos tomar partido en otras misiones secundarias que nos proponen nuevas experiencias jugables y prolongan aún más la ya de por sí extensa duración de la aventura.

¿Y qué nos espera en esta aventura en tercera persona? Pues acción, exploración, interacción con decenas de personajes secundarios y algún que otro minijuego. La base del juego, como era previsible en este tipo de producciones, es la acción y los duelos de pistolas. A lo largo de Red Dead Redemption es necesario perseguir a forajidos, acabar con bandidos varios, salir airoso de persecuciones a tiro limpio, etc.

Pero no sólo de plomo vive el hombre. Ni Marston tampoco. El juego también nos permite llevar a cabo otras actividades como jugar al póker y a otros juegos inspirados en esta era, así como mantener conversaciones con personajes secundarios que nos permiten participar en nuevas misiones. La variedad está asegurada, por lo que el ritmo de juego se ve beneficiado.

La representación de los entornos y personajes es realmente creíble y realista, usando el mismo motor gráfico que dio vida al mencionado GTA IV. Y en cuanto al sonido, las evocadoras partituras se funden con efectos sonoros que han sido ejecutados con acierto.

Y para concluir, el título viene de serie con un modo multijugador online para un máximo de 16 jugadores, cifra respetable para tratarse de una aventura de sus características.

Publicaciones relacionadas

Cerrar