Llamada a la insurrección

5942

Han pasado cincuenta años desde los acontecimientos vividos en Guerrilla, pero todo en Marte sigue revuelto. Además, a la inestable situación que se vive en el planeta rojo se suma ahora una invasión alienígena. Es hora de dejar hablar a la balas.

Una vez más, la frenética serie Red Faction nos lleva a Marte, posiblemente el lugar más peligroso y ardiente de toda la galaxia. Pero en esta ocasión no es solo a humanos a quienes tendremos que enfrentarnos allí, sino que en lo profundo del planeta rojo se esconde una amenaza aún mayor.

Peligro oculto

A pesar del éxito y las buenas críticas que obtuvo la anterior entrega de la serie, Red Faction Guerrilla, los chicos de Volition (Saints Row) han decidido cambiar el concepto de la saga, apostando en esta ocasión por un desarrollo más cerrado y completamente centrado en los disparos. Acción a destajo, como diría aquél.

Pero empecemos por el principio y pasemos a hablaros un poco acerca de su argumento. Han pasado cincuenta años desde que Alec Mason liderara la revolución contra el poder que gobierna injustamente Marte, y esta vez es su nieto, Darius, quien sigue los pasos de su abuelo. Por desgracia, parece que este no tiene tanta suerte y, durante un movimiento de protesta, su grupo libera una antigua raza alienígena que permanecía escondida en lo más profundo del planeta. Un argumento bastante sencillo (Red Faction nunca ha intentado aspirar precisamente al óscar al mejor guión) pero eficaz, que recuerda mucho a clásicos de la ciencia ficción y el terror como Doom.

Cambio de aires

Nada más empezar a jugar, nos damos cuenta de que Red Faction Armageddon no tiene nada que ver con el anterior Guerrilla. No mucho, al menos. Para hacernos una idea, si aquél era más cercano a lo que ofrece un juego tipo GTA (salvando las distancias, claro), este podría compararse mejor con la famosa serie de Epic Games Gears of War. De hecho, hasta la perspectiva que sigue la acción ha cambiado: el título ha pasado de ser un juego en primera persona (subjetivo) a convertirse en un título de acción en tercera persona, como sucede en las mencionadas aventuras de Marcus Fénix y compañía.

Así pues, en lugar de encontrarnos con una aventura abierta y con altas dosis de libertad, esta vez nos encontramos ante un título completamente lineal, dividido en niveles convencionales. Ojo, que esto no quiere decir que este planteamiento sea mejor o peor que el antiguo, sino que simplemente es distinto. Y es importante dejarlo claro. Que nadie piense que en Armageddon se va a encontrar otro Guerrilla, porque no es el caso.

Lo que no cambia son aspectos como la conducción, ya que en el juego podemos pilotar ciertos vehículos, elegir entre un amplio número de armas y, cómo no, destruir los escenarios. Bueno, y no solo eso, sino que también podemos reconstruirlos. Sí, como leéis. Es una de las novedades más importantes que ofrece el juego, y lo cierto es que aumenta sus posibilidades estratégicas. Este nuevo Red Faction es un título de acción muy similar a todos los demás, para bien y para mal. Y ya podéis disfrutar de él y decirle adiós, porque según parece THQ va a abandonar la serie para siempre…

Cerrar