Revolución armada

Acción, disparos y entornos altamente destruibles son las cartas de presentación de este título, en el que la libertad prima sobre todo lo demás. Un regreso a Marte como nunca habríamos imaginado.

La serie Red Faction es conocida desde los tiempos de PSOne por ofrecer experiencias muy distintas a las experimentadas en otros juegos de acción en primera persona. Y este Guerrilla no solo no es una excepción, sino que supone toda una revolución dentro de la serie.

Regreso a Marte

La historia del juego sigue las pautas de los anteriores. En este caso nos pone en la piel de Alec Mason, un nuevo trabajador destinado a Marte que, al llegar al planeta rojo, se encuentra con la dura situación que se vive allí. La E.D.F. (Earth Defense Force) somete de manera abusiva a los trabajadores y, como es habitual, todo termina en una orgía de balas. Comienza la hora de la rebelión.

Partiendo de esta base nos encontramos con un juego de desarrollo abierto dividido en todo tipo de misiones y que ronda las veinte horas de destrucción continua. Y aunque el desarrollo del juego está marcado por la acción más incesante, nuestros objetivos varían en función de cada tarea que llevamos a cabo. Igual tenemos que rescatar a un prisionero de nuestro movimiento como tiempo después destruir un punto concreto del mapa. Esta variedad hace que, entre tiroteo y tiroteo, encontremos alicientes para seguir adelante. Aún así, y al contrario de lo que podría parecer en un primer momento, Red Faction Guerrilla no es un juego con un argumento especialmente profundo. O, mejor dicho, no intenta profundizar en nada de lo que expone, sino que todo sirve como excusa para presentar un derroche de adrenalina constante.

Pero parte del encanto del juego recae en las muchas formas que podemos plantear su desarrollo. Es decir, que no solo nosotros elegimos el orden que nos da la gana para resolver las misiones, sino que también estas se presentan muy abiertas, pudiendo elegir entre terminar con los enemigos de manera sigilosa y planificada o “a lo Rambo”. Depende del estilo que prefiera cada jugador, más táctico o más directo.

Por otro lado, Red Faction Guerrilla recupera otra de las características que siempre ha dado forma a la serie de THQ: la destrucción de los escenarios. En este sentido la forma en la que podemos interactuar con todo lo que hay a nuestro alrededor es sorprendente. Y, claro, eso conlleva aumentar la espectacularidad de la aventura: explosiones, coberturas, derrumbamientos… todo sucede de forma similar a lo que hemos visto tantas y tantas veces en las películas de acción cargadas de efectos especiales.

A todo esto, además, hay que sumarle una inteligencia artificial bastante cuidada, la posibilidad de ir mejorando el armamento y las cualidades de nuestro protagonista, el uso de vehículos… En definitiva, casi cualquier punto que uno espere encontrar dentro del género de la acción en primera persona está presente en Guerrilla. Una clara evolución dentro de la serie y de la obra de Volition en general.

Publicaciones relacionadas

Cerrar