Morir es vivir

13523

Resident Evil 4 llega a la nueva generación de consolas tras sus versiones de PlayStation 2, PC, Wii, PlayStation 3 y Xbox 360. Si en todos estos años no has podido jugarlo, ahora es la ocasión perfecta ya que disfrutarás tanto de la aventura original como de novedosos extras.

Esta entrega marcó el antes y el después de la saga, pues aquí ya vemos cómo se mezclan el surviival horror y la acción, esta vez haciendo más hincapié en el frenetismo y la jugabiidad que te obliga a reaccionar rápido ante los enemigos si no quieres acabar hecho picadillo.

Tras Resident Evil 6, 5, 1 y Zero, ahora tan solo queda esperar a que lleguen el remake de Resident Evil 2 y las más que posibles remasterizaciones de Némesis y Código: Verónica.

Años después del desastre de Raccoon City, Leon S. Kennedy es encargado con la tarea de proteger a Ashley, la hija del presidente de los Estados Unidos que ha sido secuestrada por una organización que se hace llamar Los Iluminados. Leon tendrá que viajar hasta un pueblo remoto de España y volver a hacer frente a sus pesadillas con tal de cumplir su misión.

 

 

Resident Evil 4 ya ha pasado por diversos lavados de cara, pero faltaba uno que adaptara el videojuego a la nueva generación de consolas. Como resultado de la estrategia de Capcom que pretende traer al parecer todos los Resident Evil en una calidad superior, ahora llega el turno de una de las aventuras más terroríficas que Leon Kennedy ha vivido.

Como ya bien sabemos, aquí tendremos que salvar a la hija del presidente de unas personas no precisamente amigables. Te pasarás en tensión todo el tiempo que dura el videojuego, y es que pese a que vamos abandonando el concepto de zombi de antaño no nos abandona esta sensación de estar siendo observados en todo momento.

A nivel de jugabilidad no hay novedades, pero sí que se notan las limitaciones que presenta esta entrega que tiene más de diez años. Con unas mecánicas que a día de hoy ya se consideran algo torpes, es una lástima que Capcom no haya decidido adaptar un poco la jugabilidad de manera que se sienta más fluida en las consolas actuales. Aun así, eso también supone un punto positivo porque eso quiere decir que se mantienen fieles a sus ideas originales, y eso nos gusta. 

En Resident Evil 4 abandonamos la cámara fija para tener algo más de libertad de visión, pero eso no quería decir que se abandonaran los sustos. A lo largo de nuestra aventura deberemos superar varios puzles y organizar bien nuestro inventario de cara a proteger a Ashley, que más de una vez acabará en las manos de la extraña secta que nos amenaza.
Esta entrega suponía el comienzo del cambio de Resident Evil, pues a la hora de apuntar a los enemigos ahora la cámara se situaba detrás de ti. La desventaja residía en que no podías moverte mientras lo hacías, a diferencia de los videojuegos posteriores, y se mantiene en esta versión HD.

Donde más se nota el lavado de cara es en, evidentemente, los gráficos. Ahora contamos con una resolución de 1080p y 60fps. Las texturas se ven muchísimo más nítidas, eso está claro, pero una vez más el juego se resiente porque hace que salte a la vista su edad. Tal vez habría convenido algo más de trabajo a nivel de iluminación, ya que teniendo en cuenta todo lo que son capaces de hacer ahora los motores gráficos, Resident Evil 4 tenía mucho potencial para aterrorizar más si se lograba retocar el sistema de luces-sombras. 

A nivel sonoro no notamos ningún cambio, así que una vez más volveremos a contar con esas voces y frases que tanto hemos citado como “detrás de ti, imbécil”. En cuanto a la banda sonora, seguirá aterrorizándonos como siempre y devolviéndonos viejos recuerdos de cuando jugamos por primera vez.

A pesar de todo esto, si todavía no has tenido la oportunidad de jugar a Resident Evil 4 esta es tu oportunidad perfecta. Además de la aventura principal contamos con un modo de juego todavía más difícil a los que teníamos, la aventura protagonizada por Ada Wong y el modo Mercenarios, donde tendremos que sobrevivir a diversas oleadas de zombis.

María Rosado

 

 

Jugabilidad: Ningún cambio perceptible, pero se notan las limitaciones de esta entrega que tiene once años.

Gráficos: Ahora corre a 60fps con 1080p de resolución. Todo se aprecia con mucha más nitidez y encuentras detalles que hasta ahora no se distinguían, cosa que se agradece muchísimo.

Sonido: Sigue igual que la versión original, por lo que podemos esperar las mismas dosis de incertidumbre, tensión y terror.

Conclusión: Adquisición obligatoria si quieres disfrutar del videojuego en una versión remasterizada y seguir completando así la lista de videojuegos de la saga que Capcom nos está volviendo a traer.

 

Juegos Relacionados Si te gusta juega a… Una canción…
Toda la saga Resident Evil

Avenged Sevenfold – Nightmare

Cerrar