Regreso de entre los muertos

Han pasado más de cuatro años desde que la sexta entrega numerada de la saga Resident Evil viera la luz y Capcom ha decidido dar un golpe de timón con su nuevo videojuego. Resident Evil VII: Biohazard es un todo en uno: una propuesta revolucionaria dentro de la fórmula clásica de la franquicia, pero también una vuelta a los orígenes de terror, tensión y un tono mucho más intimista que los últimos capítulos de la serie. Así ha sido nuestro tour por la mansión de los Baker.

14187

Si existe una franquicia que se haya ganado el derecho a ser considerada la reina del terror en el mundo de los videojuegos esa es Resident Evil. La saga de Capcom creó escuela a finales de los 90 y ha seguido dejando obras maestras desde ese inolvidable estreno en 1997 en la mansión Spencer del primer título de la serie. Sin embargo, las últimas entregas numeradas daban la sensación a los aficionados de haber perdido la esencia clásica que la hizo grande: el miedo.

El camino iniciado en Resident Evil 4 y en el que se profundizó con Resident Evil 5 y 6 hizo que la franquicia diera una vuelta de tuerca al género que la había definido. El terror psicológico dio paso a una acción mucho más directa. Las dos últimas entregas numeradas fueron las más vendidas de toda la saga, pero los fans tradicionales sentían que aquello no era puro Resident Evil. Capcom les ha escuchado y ha dado a luz a Resident Evil 7: Biohazard.

En el séptimo episodio numerado de la serie nos encontramos con un regreso a los orígenes. La acción queda en segundo plano y otros aspectos más clásicos ganan protagonismo en una aventura en la que encarnamos a un hombre que se adentra en una tenebrosa mansión, supuestamente abandonada, con el fin de encontrar a su novia desaparecida. Los Baker nos aguardan en el interior, pero si quieres saber mucho más, todo ello sin spoilers, echa un vistazo a nuestro análisis.

Resident Evil 7 es lo más cercano que ha estado la franquicia en muchísimos años a recuperar la esencia de las primeras entregas de la saga, especialmente de la pionera. Como decíamos, la acción juega un papel secundario en una aventura de terror mucho más cercana a lo que era antaño, con la tensión constante y tras cada esquina, y los acertijos, puzles y demás desafíos cuentan con una relevancia mucho mayor.

Uno de los grandes miedos de algunos fans de la serie era cómo le sentaría a Resident Evil 7 el salto a la primera persona como perspectiva de visión de la acción. Más allá de lo meramente estético y de una primera impresión a la que seguro que ya te has acostumbrado tras jugar a la demo (si todavía no lo has hecho, te lo recomendamos encarecidamente), la primera persona no hace en absoluto que el videojuego sea menos Resident Evil que los clásicos.

Los puzles son una de las partes fundamentales de esta séptima entrega numerada de la saga de terror por excelencia en el ocio electrónico. En muchas ocasiones nos toparemos con una puerta bloqueada y deberemos buscar la llave por las estancias cercanas, pero también encontraremos acertijos que hacen más honor a su nombre, como tener que utilizar un ítem concreto para arrojar una sombra determinada sobre una pared, sustituir un objeto por otro que deseamos adquirir y un largo etcétera.

La variedad de desafíos es grande y no está exento de peligros, pues en muchas ocasiones deberemos resolverlos con presteza mientras un enemigo nos acecha y nos vamos ocultando de él. Para resolverlos tendremos que tener presente algo que era muy común en los Resident Evil clásicos: la gestión del inventario. Y es que solo tenemos cuatro huecos para armas y otros espacios limitados para el resto de ítems, aunque podremos conseguir mejoras para ampliar el espacio.

Antiguamente necesitábamos cintas para guardar la partida en una máquina de escribir. En esta ocasión deberemos hacer uso de teléfonos que se encontrarán situados en zonas seguras. En ellas hallaremos con frecuencia un baúl en el que podemos depositar los objetos que no necesitemos llevar encima en ese momento y los podremos recoger de cualquier otro baúl del mundo del juego, exactamente igual que ocurría en los primeros títulos de la franquicia.

Los puntos de guardado no serán el único momento en que salve la partida el videojuego. Por defecto vendrá activada la opción de guardados automáticos al ejecutar determinada acción, lo que nos hará perder menos tiempo en caso de morir contra algún enemigo. Sin embargo, siempre tendrás la posibilidad de deshabilitar esta opción para que el aroma a Resident Evil clásico sea todavía mayor.

No será lo único que encontremos en estas zonas, pues también veremos algunos objetos especiales que podremos desbloquear canjeando un ítem concreto que encontraremos repetidas veces a lo largo del videojuego, de modo que deberemos gestionar de forma inteligente estos objetos. El crafteo o creación de ítems también ha sufrido un lavado de cara en este Resident Evil 7. Y es que el sistema de hierba verde más hierba roja ha dado paso a un sistema mucho más profundo e interesante.

No te apures, pues seguiremos encontrando hierbas verdes, pero en esta ocasión las deberemos mezclar con un componente químico para dar como resultado una medicina con efectos leves (también podremos usar la hierba verde para curar incluso menos salud). Si mezclamos la hierba con un componente químico fuerte conseguiremos una medicina que recuperará el cien por cien de nuestra salud.

La verdadera chicha del sistema de crafteo que incorpora Resident Evil 7 es que no solo podremos crear medicinas, sino también munición. Lo mejor de todo es que lo haremos utilizando el mismo componente químico que con las medicinas, pero en esta ocasión mezclándolo con pólvora. De este modo deberemos decidir con sumo cuidado qué necesitamos más en cada momento: si munición para nuestras armas o algo de salud que nos pueda dar ese impulso extra que necesitamos para superar una zona.

A lo largo de Resident Evil 7 encontraremos armas de todo tipo y utilidad, aunque no siempre será sencillo tener a nuestra completa disposición de uso. Algunas deberemos obtenerlas resolviendo cierto acertijo, mientras que otras deberemos montarlas nosotros mismos obteniendo todas las partes que la componen. Sea como fuere, incluso a la hora de conseguir herramientas con las que defendernos de los enemigos tendremos que estrujarnos los sesos.

Precisamente, respecto a los enemigos, cabe señalar que nos encontramos con una variedad muy notable de ellos. Algunos son prácticamente inmortales y nuestra mejor opción será permanecer agachados, en silencio y sin alertarles, pero para otros tendremos que dejarnos la munición. Los hay de todos los tamaños y formas y, evidentemente, no vamos a dar ningún detalle que pueda empeorar tu experiencia de juego por saber más de la cuenta.

Lo que sí diremos es que Resident Evil VII: Biohazard recupera el carácter de exploración del primer título de la saga. Y es que será de lo más habitual encontrarnos en una gran estancia repleta de puertas en la que solo un pequeño porcentaje se abren sin problemas. Para el resto deberemos revisar cada rincón, a fin de hacernos con el objeto o llave necesarios para atravesarlas. De esta forma, en muchas ocasiones tendremos que revisitar zonas ya vistas para poder acceder a una nueva habitación que antes estaba bloqueada y de la que ahora ya tenemos llave.

Lo que también tiene en común esta séptima entrega numerada de la franquicia con las primeras es la dificultad. En nuestra primera partida podremos elegir entre jugar en modo fácil o normal, mientras que la dificultad superior se desbloqueará tras completar el título una vez. Nosotros hemos disfrutado de Resident Evil 7 en dificultad normal y hemos de decir que los recursos son escasos (hay que utilizarlos con cuidado e inteligencia), los enemigos son resistentes y algunos enfrentamientos especiales son una pesadilla. Prepárate a morir en este nuevo capítulo.

Otro de los elementos novedosos del videojuego de Capcom es la introducción de las cintas de VHS. A lo largo de la aventura conseguiremos varias de ellas y las podremos reproducir cuantas veces queramos para observar todos los detalles. Como sabrás si has jugado a la demo de Resident Evil 7, el contenido de las cintas no es meramente contemplativo, sino que formamos parte de la acción controlando al personaje que la grabó. Con ellas descubriremos más detalles argumentales del juego.

El plano narrativo funciona más que bien en la nueva entrega de la saga Resident Evil, con una historia de terror bien llevada, con un ritmo muy ajustado y con mucho interés en todo momento. Es importante señalar que no hay que ser un fan clásico de la franquicia o conocer episodios anteriores para poder disfrutar en plenitud de este séptimo juego numerado de la serie.

Como detalle final debemos destacar la posibilidad de jugar a Resident Evil 7 al completo en realidad virtual gracias a PlayStation VR. Nosotros hemos tenido la fortuna de probar el juego de este modo y las sensaciones han sido tan positivas como lo fueron con la demo inicial. Capcom recomienda jugar en esta vertiente en periodos de tiempo cortos, pues se trata del primer videojuego largo que hace uso de esta tecnología, por lo que una exposición prolongada podría causar algún malestar. Ese no ha sido nuestro caso, que nos hemos encontrado con una experiencia tan inmersiva como angustiantemente aterradora.

Joel Castillo

Jugabilidad: Pese a su cambio de perspectiva a la primera persona, Resident Evil 7 recupera todos los elementos que hicieron grande a la saga en sus primeras entregas, especialmente a la pionera. Tenemos que explorar y debemos revisitar zonas para desbloquear puertas antes cerradas, gestionar unos recursos muy escasos y hacer uso de ítems en concreto para resolver acertijos muy ingeniosos.

Gráficos: El nivel técnico alcanzado por Capcom para este nuevo título de la saga es sencillamente excepcional. Nos encontramos con interiores muy detallados y exteriores sobrecogedores. La oscuridad que inunda los escenarios está salpicada por luz natural procedente de la luna o por luz artificial de velas o lámparas. Todo ello nos ayuda a sumergirnos en la experiencia. La versión de realidad virtual luce también a un gran nivel, siendo lo mejor que hemos visto en PlayStation VR hasta ahora.

Sonido: Un buen nivel gráfico no sería tan impresionante si la vertiente sonora no estuviera a la altura. Afortunadamente en Resident Evil 7 sí lo está. Tenemos a nuestra disposición un notable doblaje al castellano, unos efectos de sonido espeluznantes y otros relativos a las armas que nos introducen de lleno en la acción. La banda sonora, como de costumbre en la saga, acompaña manteniéndonos en tensión.

Historia: No daremos ningún detalle de la historia del videojuego para no empeorar la experiencia de nuestros lectores, pero debemos señalar que funciona a la perfección y todo avance en el juego tiene sentido. Las pinceladas narrativas en cada conversación, encuentro o documento que hallamos nos sumergen todavía más en la terrorífica mansión de los Baker, comprendiendo cada vez más en qué estamos metidos.

Duración: No hay grandes cambios en cuanto a la duración con respecto a otros episodios de la saga. Resident Evil 7 se mantiene en los estándares de la franquicia y nos ofrece una primera partida que rebasará considerablemente las doce horas de juego. Rejugarlo en realidad virtual o en una dificultad superior es un aliciente a tener muy en cuenta.

Conclusión: Si eras de aquellos fans de Resident Evil desencantados con la saga después de sus últimas entregas, este séptimo videojuego numerado es lo que estabas esperando. Resident Evil 7 es un soplo de aire fresco dentro de la franquicia por su novedoso punto de vista, recibirá con los brazos abiertos a nuevos usuarios por su historia accesible y será toda una alegría para los fans clásicos. La exploración, los puzles, la supervivencia y el vigilar cada paso vuelven a estar presentes en un título que ha hecho regresar a Resident Evil de entre los muertos. Un triunfo absoluto.

Juegos Relacionados Si te gusta juega a… Te puede interesar…
Saga Resident Evil

Resident Evil 7 es uno de los primeros títulos de la saga en jugarse en primera persona.

Publicaciones relacionadas

Cerrar