Crónicas de un shooter

La saga de terror por excelencia de Capcom, Resident Evil, reaparece en Wii. Y lo hace con un título que poco o nada tiene que ver con las tradicionales aventuras que esta saga suele depararnos.

Resident Evil es, hoy en día, una de las franquicias más respetadas y queridas por los jugadores de todo el mundo. Por eso mismo los usuarios de Wii deben estar muy contentos, ya que Capcom ha desarrollado una nueva entrega de la franquicia en exclusiva para su máquina. Y, además, se trata de un título muy especial y que seguro que sorprende a más de uno…

Apunta y… ¡boom!

Olvidad de golpe la mecánica de juego y el desarrollo al que Resident Evil nos tiene tan acostumbrados. Y es que este Resident Evil: The Umbrella Chronicles rompe con las tradicionales aventuras en tercera persona de acción con toques de terror tan consabidas en la franquicia. ¿Y qué obtenemos a cambio? Pues un juego de pistolas de los de toda la vida, es decir, de esos en los que aparece en pantalla una mirilla que nos permite acertar a los monstruos que pululan por la pantalla. O sea, que estamos ante un shooter puro y total, como los que se desarrollaban antaño. Como mucho, puede recordar un tanto a la sub-saga (o “spin-off”) llamada Resident Evil: Gun Survivor que apareció hace ya un tiempo en PSX y PS2, si bien el título que nos ocupa es mucho más ambicioso, sorprendente y de mayor calidad.

Con un argumento que se siente cómodo rellenando ciertas lagunas que nos deparó la serie a lo largo de su historia, nuestro cometido es bien sencillo: eliminar a la mayor cantidad posible de lickers, hunters, zombis y demás enemigos típicos de la serie. Y todo mientras controlamos a personajes tan conocidos como Chris Redfield, Albert Wesker o Rebecca Chambers. Todo un lujo para sus fans.

El sistema de control es tremendamente cómodo, sencillo y fiable. Ya sea empleando el Wiimote en conjunción con el Nunchaku o la pistola Wii Zapper, la respuesta de ambos periféricos a nuestras órdenes es inmediata y además gozamos de una precisión excepcional. Vamos, que si no acertamos a los monstruos es debido a nuestra mejorable puntería.

Oscura ambientación

La atmósfera de tensión tan típica de Resident Evil se ha mantenido en este juego. O incluso puede que haya mejorado un tanto, dado que en este caso la perspectiva que sigue la acción es en primera persona, siendo más “inmersiva” y “acongojante” que la clásica en tercera persona que siempre ha caracterizado a la serie.

Además, dicha ambientación oscura e inquietante ha sido reforzada y respaldada por un apartado gráfico totalmente 3D muy meritorio. La cantidad de monstruitos que pueden llegar a aparecer simultáneamente en pantalla es realmente elevada y, a pesar de ello, el juego se las apaña para mostrar escenarios muy detallados y efectos de luces y sombras muy avanzados y realistas.

Es posible que la duración del título no sea su punto fuerte, ya que en menos de 5 horas es posible superar la aventura. Pero para compensar en cierta forma esta pega, el título incluye modo cooperativo para dos jugadores, múltiples secretos y una rejugabilidad a prueba de bombas.

 

Cerrar