Melodía de guerra

5943

Insomniac Games lanza un nuevo capítulo de su guerra contra las quimeras, cerrando así la trilogía exclusiva de PlayStation 3. La última resistencia llega a su fin.

Desde que naciera prácticamente a la vez que PlayStation 3, Resistance no lo ha tenido fácil. Comparado continuamente con pesos pesados del género como Halo, Killzone o Gears of War, el juego de Insomniac ha tardado lo suyo en encontrar su propia identidad, pero finalmente lo ha conseguido. Como se suele decir, a la tercera va a la vencida.

La Tierra en peligro

Resistance 3 nos devuelve de nuevo a los años cincuenta. Pero no a la década que fue, sino a la que podría haber sido, en el poco probable caso de que una misteriosa raza extraterrestre hubiese conquistado la Tierra. De nuevo se consigue así un clima a medio camino entre la ciencia ficción más sobrenatural y un juego de ambientación histórica. En esta tercera entrega, no obstante, tenemos a un nuevo protagonista. Al cada vez más saturado Nathan Hale le sustituye en esta secuela Joseph Capelli, un soldado que tiene que viajar a Nueva York en busca de su hijo. Bueno, en busca de su hijo y, ya de paso, para salvar a la humanidad del agujero espacio-tiempo que están creado los extraterrestres. Pero no os desvelaremos más. Simplemente decir que Resistance 3 cierra finalmente los argumentos abiertos en sus dos primeras entregas.

Resistance 3 es, una vez más, un juego de acción en primera persona. Partiendo de una vista subjetiva, tenemos que recorrer diferentes lugares con una premisa muy clara: eliminar a cuantos enemigos nos salgan al paso. Y no son precisamente pocos. En este sentido, el juego no sólo ha ganado en momentos espectaculares y peliculeros, sino que también resulta más variado que antes. Cada uno de los niveles resulta muy distinto entre sí, lo mismo que los enemigos y las situaciones que vivimos. A crear este clima de constante cambio también ayudan las armas. Si en Resistance 2 ya encontrábamos un alto número de ellas, aquí asciende más todavía. Como siempre, se produce una curiosa mezcla entre armas auténticas de la época de la Segunda Guerra Mundial y otras imposibles desarrolladas por las quimeras. Las primeras suelen ser más contundentes, y las segundas más pintorescas.

Al margen de la campaña principal, que ronda las doce horas, el juego cuenta también con multijugador online, que en esta ocasión ofrece cinco modos de juego diferentes para hasta dieciséis usuarios (un descenso considerable, si lo comparamos con los sesenta que se podían enfrentar en Resistance 2).

Técnicamente, el título ha evolucionado con el tiempo, presentando efectos, personajes y escenarios más realistas que antes, así como un arte que sigue lo visto en las entregas anteriores, con elementos históricos y otros casi de serie B, como naves espaciales o monstruos gigantes. Además, el juego es compatible con PlayStation Move y llega doblado al castellano.

Publicaciones relacionadas

Cerrar