A toda mecha

La acción más desenfrenada llega a PlayStation VR con RIGS: Mechanized Combat League, una propuesta desarrollada por Guerrilla Cambridge y destinada a experimentar las posibilidades de la realidad virtual recién estrenada por Sony en su consola de nueva generación. Sube a tu mecha, acomódate en el asiento y prepárate para participar en combates tan variados como espectaculares.

12374

Uno de los títulos más potentes del catálogo inicial de PlayStation VR es RIGS: Mechanized Combat League. Se trata de una propuesta destinada a exprimir las posibilidades de la realidad virtual a través de espectaculares combates de mechas donde el jugador es, por supuesto, el protagonista absoluto. A diferencia de la mayoría de juegos que estamos viendo durante los primeros días de esta revolucionaria tecnología lanzada por Sony, RIGS es un título orientado al online.

No obstante, deberemos dedicar un amplio espacio de tiempo a conocer el funcionamiento de nuestro robot de combate a través de unas cuantas pruebas desarrolladas de manera offline. Una vez escogido a nuestro piloto, hombre o mujer, nuestro ingeniero jefe nos dará la bienvenida a las instalaciones del equipo, donde nos presentarán a nuestro RIG, un modelo básico que podremos mejorar conforme avancemos en el juego.

De hecho, más adelante tendremos la opción de personalizarlos de diferentes modos gracias a los patrocinadores que podremos ir obteniendo a medida que ganemos partidas. Además, la superación de retos nos otorgará presupuesto adicional con el que seguir modificando el aspecto y las funciones de nuestro mecha, que progresivamente se convertirá en una extensión del jugador diseñada totalmente a su antojo.

El usuario tendrá libertad total de movimiento para desplazarse por la arena con el mecha, que podrá impulsarse hacia adelante, desplazarse lateralmente para esquivar a sus enemigos, saltar para alcanzar objetivos o plataformas más elevadas y, como seguro habrás imaginado, disparar con sus dos potentes cañones, que irán recargando la munición cuando les demos un respiro. Una tarea sencilla si tenemos en cuenta que podemos activar cada uno de ellos de forma individual.

Con el objetivo de adaptarse a las necesidades de cada jugador, los responsables del título han introducido dos opciones diferentes para cambiar la dirección en la que mira el RIG. La primera, la más intuitiva, permite realizar la acción tan solo con el movimiento del casco de realidad virtual, mientras que la segunda traslada esa responsabilidad al stick derecho del Dualshock 4, que logrará hacerlo de manera ligeramente más precisa. En ambas, como ocurre en Here They Lie, se reduce parcialmente el campo de visión durante los giros en cuestión.

Cualquiera de las opciones podrá ser modificada en términos de velocidad, una característica claramente dedicada a evitar que el jugador se maree durante los giros o las acciones más ágiles. Los propios desarrolladores de Guerrilla Cambridge son conscientes y advierten, en este sentido, realizar sesiones breves de juego las primeras veces e ir aumentando el tiempo de forma progresiva. Y aunque parezca una obviedad, siempre sentado.

Una vez aprendidos todos los principales movimientos y acciones que podemos realizar con el mecha habrá llegado el momento de dar el salto a los distintos modos online, la verdadera competición que nos plantea el videojuego. Para afrontarlos, podremos configurar a nuestros compañeros metálicos de tres formas diferentes: defensiva, que nos concederá mayor resistencia a los ataques; ofensiva, que potenciará nuestros disparos; y la variante de velocidad, que nos dará un empujón extra en esta característica concreta.

Seleccionada la variante preferida del usuario, habrá llegado el momento de escoger una de las modalidades multijugador. La primera de ellas es “Powerslam”, un juego con balón en el que tendremos que atravesar una portería situada en el centro de la arena mientras esquivamos a los rivales que traten de detenernos. Otro modo es “Derribo de equipos”, una opción competitiva más habitual en la que simplemente deberemos centrar nuestra atención en acabar con los RIGS del resto de equipos.

Por su parte, la titulada “Zona final” nos propondrá recoger una pelota del centro del escenario, que podremos pasar a nuestros compañeros, y llevarla hasta nuestra base sin perecer en el intento. Los tres modos podrán jugarse en cuatro arenas diferentes, pertenecientes a Río de Janeiro, Macau, Nevada o Dubai, componiendo un recorrido internacional que el usuario deberá conquistar conforme mejore sus habilidades.

Aunque las opciones son limitadas por el momento, confiamos en que más adelante se incluyan estadios adicionales donde poner aprueba a nuestro RIG. En cualquier caso, las arenas disponibles por el momento nos permitirán realizar todo tipo de acciones a diferentes niveles, pues los escenarios gozan de una verticalidad destinada a sacar el máximo rendimiento a las habilidades de los mechas.

Cabe destacar además que RIGS: Mechanized Combat League goza de un apartado gráfico que, sin destacar especialmente, se encuentra por encima de la media del catálogo de PlayStation VR actual. Aunque a nivel de detalle no sea ni mucho menos abrumador, el aprovechamiento del 3D para crear sensación de profundidad en sus amplios escenarios logra, y con creces, la experiencia inmersiva que cualquier jugador que lo adquiera estará buscando. Se trata, pues, de una de las opciones más entretenidas y también movidas para todo aquel que de el salto a la realidad virtual.

Javier Castillo

JUGABILIDAD: El manejo de los mechas, explicado progresivamente, se aprende de forma sencilla e intuitiva a través de un extenso tutorial que nos dará paso a las funciones online. Pese a no ofrecer un amplio surtido de modalidades, las opciones existentes por el momento resultan suficientes a la par que variadas.

GRÁFICOS: Con un apartado gráfico por encima de la media del resto de títulos de salida de PlayStation VR y con un digno aprovechamiento de la profundidad de sus grandes escenarios, RIGS logra la inmersión del usuario desde el inicio con un buen uso del 3D.

SONIDO: Desde el primer instante, nuestro ingeniero jefe nos hablará de tú a tú. Cuando no lo tengamos delante, seguiremos escuchando sus instrucciones por el pinganillo, una sensación que los desarrolladores han conseguido materializar junto al resto de efectos durante los combates.

DURACIÓN: Se trata de un título online y, como tal, proporcionará tanta diversión como el usuario esté dispuesto a aceptar. A través de diversos modos de juegos y retos adicionales durante las partidas, la experiencia de juego podrá prolongarse de manera indefinida.

CONCLUSIÓN: El equipo de Guerrilla Cambridge ha creado una experiencia digna de disfrutar a través de la realidad virtual de Sony. A través de múltiples modos online podremos ser partícipes de intensos combates de mechas desde la propia arena, donde el jugador tendrá la ocasión de enfrentarse al resto de jugadores desde la propia cabina del piloto de uno de los RIGS, que podremos ir personalizando progresivamente. Pese a ofrecer un ritmo no apto para todos los paladares, se trata de una de las propuestas más interesantes tras el lanzamiento de PlayStation VR.

Juegos Relacionados Si te gusta juega a… Te puede interesar…

Killzone: Shadow Fall

Horizon: Zero Dawn

 

Los RIGS pueden configurarse en modo ofensivo, defensivo o de velocidad.

Juan Montes

Comunicador y apasionado de los videojuegos de aventuras, rol y plataformas. Crecí junto a un marsupial y blandiendo la llave espada; ahora acompaño a cazarrecompensas, asaltatumbas y luciérnagas con la misma pasión.
Cerrar