Análisis de RiME para Nintendo Switch – Pura magia

14179

 

El estudio madrileño Tequila Works sorprendió a muchos con su gran lanzamiento: RiME. Un juego que recuerda, sin lugar a dudas, a obras de Team Ico, como Ico o The Last Guardian, y que obtuvo una gran acogida por parte de la prensa y el público. Pero no destaca solo por su estilo, sino que también cuenta con una preciosa dirección artística, una maravillosa banda sonora y una historia conmovedora sobre el destino, la soledad y la pérdida.

RiME se estrenó el pasado mes de Mayo en PlayStation 4, Xbox One y PC logrando cautivar a todos. Ahora llega a Nintendo Switch, aunque de momento en formato digital, ya que en físico llegará el 22 de noviembre. Una plataforma perfecta por su idea híbrida para introducirse en esta maravillosa aventura, que ha sido coronada como uno de los grandes videojuegos españoles de los últimos años.

La obra de Tequila Works nos pone en la piel de un niño pequeño que aparece en la costa de una misteriosa isla. Su misión no será otra que adentrarse en el lugar y descubrir todo lo que esconde, que es mucho más de lo que parece a simple vista. Una aventura directa a los sentimientos y un bonito viaje en unos entornos de ensueño. Te contamos todo lo que trae la versión de Nintendo Switch, aunque si quieres conocer el de resto de plataformas puedes leer nuestro análisis del juego en PlayStation 4.

 

RiME comienza jugando un poco con nosotros, nos desconcierta sobre qué ocurre, quién ese es chico, por qué aparece en una playa y qué es lo que tiene que descrubrir. Pero aquí nace el encanto del juego. Nos mete de lleno en un mundo abierto donde hay que resolver puzles y superar plataformas para poder seguir avanzando en una historia que te atrapa desde el primer instante, aunque también nos permite explorar la isla, que cuenta con una clara inspiración mediterránea.

Y es que si por algo destaca el juego es por por su impecable apartado visual. RiME es una obra de gran belleza visual, además de sonora, y cuenta una historia conmovedora sobre el destino, la soledad y la pérdida. La obra de Tequila Works se estructura en diferentes episodios, cada uno de ellos nos permite explorar con libertad su mapa para buscar secretos ocultos que arrojen algo de luz a la historia, o simplemente para contemplar los paisajes. Aunque cabe destacar que no tenemos diálogos ni textos en pantalla, ya que se ha apostado por una narrativa a través del escenario.

Al comenzar la obra en Nintendo Switch entramos en un menú donde podemos arrancar una nueva partida, continuar la que ya tenemos avanzada, ajustar el brillo, el idioma o el sonido y un apartado de extras donde se pueden ver los diferentes coleccionables, los logros y la galería de imágenes. Aunque una vez concluido el juego se abrirá una opción para elegir capítulo para poder recoger los coleccionables pendientes.

En cuanto a jugabilidad, como bien hemos dicho, el juego nos insta a superar puzles de todo tipo para avanzar en la historia. Encontramos desde puzles de perspectiva, otros donde debemos mover objetos o manipular mecanismos o en los que debemos emitir sonidos, entre otros. Y aunque no son de dificultad alta, la verdad es que son variados y están bien pensados.

RiME es un juego tranquilo, donde no hay enfrentamientos contra enemigos, más bien hay que esquivarlos. El chico no lleva armas de ningún tipo, lo que ofrece una sensación extra de inseguridad a la hora de hacer frente a los enemigos que nos podemos encontrar a lo largo de la historia. Eso sí, durante nuestra aventura podemos encontrar una buena cantidad de objetos coleccionables bien escondidos, como atuendos o emblemas, y logros.

Como viene siendo costumbre, RiME puede jugarse en modo portátil, sobremesa y televisor, y también es compatible con el mando Pro de Switch. Además, la obra de Tequila Works cuenta con una serie de características exclusivas en la consola híbrida de Nintendo. Y es que el juego hace uso de la vibración HD de los Joy-Con, es decir, dependiendo de nuestros movimientos en el juego los mando vibrarán en mayor o menor medida. Además, el juego también cuenta con control táctil, aunque únicamente están presentes en los menús. También destaca que el giroscopio, característica que se usa en otros títulos de Switch, ha sido desactivado para no diferenciar la experiencia con el resto de plataformas.

RiME, como bien sabrás si lo jugaste en otra plataforma, es un título corto que cuenta sólo con 4 capítulos y un breve epílogo, y se puede completar en unas 6-8 horas. Pero su duración también depende de si nos paramos a explorar a fondo los mapas, nos atascamos o si directamente nos limitamos a avanzar en la historia. Eso sí, a pesar de que RiME se retrasó seis meses en Nintendo Switch, el juego presenta algunos pequeños problemas de rendimiento, como pequeñas ralentizaciones, que no estropean, ni mucho menos, la experiencia de juego. Además es algo que se puede solucionar con un pequeño parche.

A nivel visual, como bien hemos comentado, el juego es una maravilla, precioso. Aunque en el modo portátil, como es lógico, existe una pequeña diferencia respecto a si lo jugamos en la televisión. Los paisajes están llenos de color, el estilo cartoon le sienta de lujo a la obra y la banda sonora es sublime, acompañando perfecamente la acción en todo momento. Sin lugar a dudas, uno de los puntos fuertes del juego.

En definitiva, RiME sigue siendo una experiencia increíble, que va directo a la patata gracias a su magia, su historia, paisajes y banda sonora. Si no has podido probar el juego antes, estás ante una gran oportunidad, ya que la versión de Nintendo Switch te permitirá vivir la aventura en situación y en cualquier parte gracias a su modo portátil. 

Nacho Castañón


Jugabilidad: El juego nos insta a superar puzles de todo tipo para avanzar en la historia. Encontramos desde puzles de perspectiva, otros donde debemos mover objetos o manipular mecanismos o en los que debemos emitir sonidos, entre otros. Y aunque no son de dificultad alta, la verdad es que son variados y están bien pensados.

Gráficos: Uno de sus puntos fuertes. Además de por su toque cartoon, destaca el uso de la iluminación que es capaz de ofrecer un cuidado ciclo día/noche y que nos servirá para resolver determinados puzles. Aunque en modo portátil presenta una peor calidad gráfica, como es lógico.

Sonido: Dentro del videojuego no contamos con elenco de voces, pero el apartado sonoro es fundamental para el éxito de RiME. El título cuenta con unos adecuados efectos de sonido que nos ayudan a sumergirnos en su mundo y con una banda sonora maravillosa y emotiva.

Duración: RiME es un título corto que cuenta sólo con 4 capítulos y un breve epílogo, y se puede completar en unas 6-8 horas. Pero su duración también depende de si nos paramos a explorar a fondo los mapas, nos atascamos o si directamente nos limitamos a avanzar en la historia.

Conclusión: La obra de Tequila Works mantiene su encanto y su magia en su versión de Nintendo Switch. RiME es una obra emotiva, preciosa llena de puzles y plataformeo para vivir una maravillosa aventura. Su jugabilidad es simple, sencilla, pero la obra destaca por su espectacular apartado visual y por una banda sonora deliciosa. Si no has podido probar el juego antes, con la versión de Nintendo Switch tienes una nueva oportunidad, además podrás jugar en cualquier parte gracias a su modo portátil.

Nacho Castañón

Editor y PR en Andro4all. Licenciado en Periodismo y Comunicación Integral. Formado en El Referente, Agencia Colpisa y AlfaBetaJuega, y escribiendo sobre el mundo de la tecnología, videojuegos y deporte desde 2013. Mi perfil en LinkedIn.
Cerrar