Puro talento nacional

Tras muchos años de incertidumbre y un desarrollo complejo, el estudio madrileño Tequila Works ha conseguido sacar adelante su esperadísimo RiME. De hecho no solo lo ha sacado, sino que nos ha deleitado con una aventura deliciosa que se consagra desde este momento como una de las grandes obras españolas de los últimos tiempos. Acompáñanos en nuestro análisis para conocer más detalles.

14179

El desarrollo de RiME ha sido tortuoso. Comenzó siendo anunciado como exclusivo de PlayStation 4 y se acabó convirtiendo en un multiplataforma que acabará llegando también a Xbox One, Nintendo Switch y PC. Sin embargo, los problemas han sido superados con creces y la madrileña compañía Tequila Works nos ha ofrecido no solo su mejor obra, sino uno de los grandes videojuegos españoles de los últimos años.

Tequila no empezaba de cero, no obstante. Y es que en el año 2012 ya sorprendió a propios y a extraños con Deadlight, una aventura en dos dimensiones en la que encarnábamos al superviviente de un apocalipsis zombi en busca de respuestas. RiME nos ofrece un punto de vista diametralmente opuesto. El terror y la tensión dan paso a la aventura en su forma más pura y bella, aderezada con paisajes de lo más mágicos.

RiME nos pone en la piel de un niño pequeño que aparece en la costa de una misteriosa isla. Su misión no será otra que adentrarse en el lugar y descubrir todo lo que esconde, que es mucho más de lo que parece a simple vista. Sin más dilación te dejamos con nuestro análisis de lo nuevo de Tequila Works, que hemos tenido el placer de analizar con una copia de la versión de PlayStation 4 a través de un código que nos han facilitado.

El, tal vez, videojuego español más mediático de los últimos años nos sorprenderá desde un primer momento por su impecable apartado visual. Y es que, aunque solemos hablar de esta cuestión más adelante, en RiME se hace preciso hacerlo desde el mismísimo comienzo. Es necesario porque la belleza sin parangón del juego de Tequila Works es uno de los ingredientes fundamentales para entender su grandeza.

Desde nuestros primeros pasos en la isla nos daremos cuenta de que el particular toque cartoon que impregna al videojuego es uno de sus puntos fuertes y que consigue realzar la lindeza de todo cuanto vemos en pantalla: laderas, agua de mar, construcciones místicas, fauna, vegetación y mucho más. Por no hablar de la climatología en la que profundizaremos más adelante.

Cuando comencemos a movernos en la piel del misterioso niño al que controlamos percibiremos que RiME no es el típico juego de puzles y desafíos, sino que tiene un componente plataformero mucho más notorio que otras obras de estilo similar. Para que te hagas una idea, el título de Tequila Works tiene mucho del apartado visual y estético de Journey y mucho de lo jugable de ICO o The Last Guardian, juegos del Team ICO. De hecho encontraremos otra gran similtud con estos dos juegos en una de las formas de interacturar con el escenario. Y es que la voz del niño es capaz de activar hogueras y todo tipo de mecanismos.

Como decíamos, pronto entenderemos que RiME funciona con un sistema similar al de los mundos abiertos o sandbox. No tenemos un inmenso mapeado a nuestra completa disposición, pero la obra se estructura en diferentes episodios, cada uno de ellos con un minimundo abierto que podemos explorar con libertad en busca de secretos y también para avanzar en una historia que explica poco pero que cuenta muchísimo.

Esa es precisamente una de las características fundamentales de RiME. No tenemos diálogos ni textos en pantalla, pero los descubrimientos que hagamos, los recovecos que exploremos o los murales que encontremos nos darán pinceladas de todo lo que hay detrás de la isla en la que hemos despertado. Pero para avanzar en la aventura tendremos, claro está, que resolver todo tipo de puzles y acertijos.

En una industria en la que los títulos de resolución de desafíos son tan comunes es difícil innovar en los retos que se le proponen al jugador, pero RiME lo hace con solvencia y solidez. Resumiéndolo y sin entrar en demasiados detalles para no estropear la experiencia, diremos que la luz y su reflejo tienen una gran importancia. De este modo tendremos que mover cubos con formas sobre ellos para que se abra una puerta bloqueada o deberemos variar el momento del día para que la luz incida de la forma que más nos conviene.

Anteriormente hacíamos referencia a la climatología y nos estábamos refiriendo en gran parte a este aspecto. Como cualquier mundo abierto que se precie, en RiME tenemos un sensacional ciclo día/noche, lo que significa que cuando pasa el tiempo va variando el momento del día. Esta es precisamente una de las grandes fortalezas visuales del título, pues en ocasiones un buen amanecer o un atardecer nos ofrecerán algunos de los momentos visuales más bellos de la experiencia.

Otro de los puntos fuertes de RiME en lo visual es su ímpetu por deleitar al jugador con parajes de lo más diversos. A medida que avanzamos en la aventura nos topamos con nuevas localizaciones. Eso sí, no creas que nuestro paseo por la isla va a ser sencillo, pues también tendremos obstáculos en forma de enemigos que tratarán de ponernos las cosas difíciles. Cuando ello ocurra tendremos que resolver la situación de diferentes formas, aunque generalmente deberemos resguardarnos de su vista o activar un mecanismo que lo aleje de nosotros definitivamente.

El mundo abierto de RiME no es un mero capricho de Tequila, sino que es completamente funcional y está realmente vivo. En él encontramos fauna de lo más variada con la que, en ocasiones, incluso podemos interactuar para resolver ciertos puzles. Asimismo, a lo largo y ancho del mapeado encontraremos todo tipo de coleccionables que alargarán la vida útil del juego, tal vez por encima de la decena de horas.

Hablamos de atuendos alternativos para el niño protagonista, juguetes, emblemas divididos en cuatro partes cada uno (debemos localizarlas todas para tenerlos completos), partes de una preciosa nana y cerraduras. Del mismo modo, a medida que vayamos avanzando en el juego también se nos dará acceso a una pequeña galería en la que podremos disfrutar con algunos diseños conceptuales de RiME. No tienen desperdicio.

Si el apartado estético es vital para entender cómo es RiME, el sonoro no se queda atrás. Ya hemos comentado con anterioridad que el juego no cuenta con voces, pero el sonido de la naturaleza está deliciosamente cuidado, por no hablar de una banda sonora que en ocasiones acompaña adecuadamente, y en otras destaca de tal forma que ya estamos deseando poder escuchar sin cesar esas piezas musicales.

Joel Castillo

Jugabilidad: RiME se aleja de los típicos juegos de puzles en tres dimensiones y añade aspectos de lo más interesantes a su propuesta. Hablamos de una notable parte de plataformeo, así como de un componente de mundo abierto que le sienta de escándalo a la experiencia. Por si fuera poco, en el plano narrativo el juego de Tequila Works es sutil pero muy efectivo.

Gráficos: El apartado visual de RiME es precisamente uno de sus puntos fuertes. No solo por el colorido y la belleza de ese toque cartoon tan característico de juegos como Zelda: Wind Waker, sino por el uso de la iluminación que es capaz de ofrecer un cuidado ciclo día/noche y que nos servirá para resolver determinados puzles.

Sonido: Dentro del videojuego no contamos con elenco de voces, pero el apartado sonoro es fundamental para el éxito de RiME. El título cuenta con unos adecuados efectos de sonido que nos ayudan a sumergirnos en su mundo y con una banda sonora capaz de empañarnos los ojos en momentos concretos de la aventura.

Duración: RiME está dividido en diversos niveles y tiene una duración superior a la que pudiera parecer en un primer momento. Nuestra primera partida podría llevarnos unas ocho horas si queremos explorar bien, aunque seguramente nos dejemos coleccionables por el camino que queramos completar en una segunda vuelta.

Conclusión: El nuevo videojuego de Tequila Works es lo que estaba esperando tanto la industria española como los aficionados. Tras mucho tiempo de dudas e incógnitas, el estudio madrileño ha conseguido cuajar una preciosa y emotiva aventura de puzles y plataformeo en la que el apartado visual y sonoro son necesarios para que todo en la obra funcione tan preciso como un reloj. RiME bebe de obras como Journey o ICO y consigue imprimir su sello particular para ofrecernos uno de los mejores títulos que hemos jugado durante este año.

Juegos Relacionados Si te gusta juega a… Te puede interesar…
Deadlight

RiME cuenta con un cuidado y precioso ciclo día/noche.

Publicaciones relacionadas

Cerrar