Viaje a lo desconocido

El equipo de Crytek nos presenta uno de los títulos más potentes del catálogo inicial de PlayStation VR, que encuentra en Robinson: The Journey una llamativa aventura en la que el jugador, que encarnará a un joven superviviente, deberá afrontar los peligros de un planeta desconocido habitado por dinosaurios. La exploración del entorno resultará fundamental para progresar en esta propuesta desarrollada específicamente para la realidad virtual.

13926

Estamos ante una de las propuestas más esperadas de la primera hornada de títulos del catálogo de PlayStation VR. Crytek nos ofrece, con Robinson: The Journey, una aventura como tal, de estructura completa y profundidad similar a la que pudimos descubrir en Here They Lie, que también se alejaba de las habituales experiencias jugables, más similares a una demo técnica, de los inicios de esta revolucionaria tecnología recién estrenada por Sony.

La historia se presenta con una premisa apasionante para el jugador, que deberá asumir el rol de Robin, un jovencísimo viajero espacial que, tras un terrible accidente, aterrizará con una cápsula complementaria en un planeta desconocido en el que le aguardarán innumerables sorpresas. La más destacable, tal y como sabrá todo aquel que se haya interesado por esta original propuesta, son los dinosaurios que pueblan todo el lugar, de vegetación frondosa y con ríos de agua en estado líquido.

Para enfrentarse a todos estos peligros el protagonista contará con la ayuda de HIGS, una unidad robótica que le servirá como asistente en todo momento. Asimismo, también vivirá la aventura junto a su particular mascota, Laika, un pequeño dinosaurio al que tratará de domesticar desde su mismo nacimiento. Junto a ellos tratará de mantener a salvo el campamento base, que le obligará a realizar frecuentes tareas de mantenimiento.

Por ejemplo, retirar objetos que obstruyan la circulación del agua, construir espantapájaros para alejar a ciertas criaturas o reparar mecanismos de seguridad. Para atender estos y otros asuntos deberá hacer uso de algunas mecánicas muy sencillas aunque variadas, que le permitirán suspender objetos en el aire gracias a una herramientas especial que siempre portará en la mano. De este modo, podrá apartar objetos o situarlos donde le convenga.

Sin embargo, este no es el único uso de la herramienta, que también permite interactuar con Laika de múltiples formas: ordenar un rugido, enviarla a un lugar concreto, alimentarla o incluso jugar con ella al escondite. Asimismo, ofrecerá otra función especialmente útil, la de escanear las diferentes especies con las que nos crucemos, que podremos catalogar tras un simple método, consistente en atrapar todos los “puntos” verdes de ADN de la criatura en cuestión mientras evitamos tocar los rojos.

De este modo, la información relativa a la fauna se almacenará en una especia de enciclopedia virtual que podremos consultar en cualquier momento y que ofrecerá una serie de datos del ser y una vista tridimensional que podremos hacer girar a nuestro antojo. Por último, el jugador también podrá interactuar con otros objetos o mecanismos del escenario incluso haciendo uso de HIGS, que en ocasiones permitirá acceder a su privilegiada vista desde las alturas.

No obstante, tras más de un año habitando un improvisado campamento en este inhóspito planeta, el protagonista decidirá salir a la aventura para averiguar todo lo posible sobre el lugar donde ha ido a parar tanto él como su desaparecida tripulación, que no ha vuelto a ver desde el siniestro. Para ello, y de forma adicional a las mecánicas anteriores, hará uso de una habilidad disponible en cualquier juego tradicional y hasta ahora prácticamente inédita en realidad virtual.

Nos referimos a la escalada, que le permitirá acceder a nuevas zonas que explorar. Para ello seguirá contando con la ayuda de su robot flotante que, pese a su utilidad en muchos aspectos, desgraciadamente también le obsequiará con algunos consejos confusos o incluso inexistentes en algunas fases del juego, en las que el usuario dudará del siguiente paso a realizar.

En cualquier caso, el movimiento es agradablemente intuitivo. Aunque no puede jugarse sin el mando como otros títulos de VR, nuestra mirada orientará ligeramente la dirección a tomar, que deberemos ratificar con la ayuda del Dualshock 4. Como en algunos de los juegos que hemos probado hasta el momento, el movimiento de giro no será, al menos por defecto, totalmente fluido. Con el objetivo de evitar algún que otro mareo, los desarrolladores introducen un pequeño parpadeo en negro hasta revelar la nueva posición tras el giro.

Lamentablemente, y pese a las opciones de personalización disponibles, solo podemos recomendar movimientos suaves y sesiones breves de juego para evitar los mencionados efectos secundarios, que pueden llegar a provocar incluso una ligera sensación de náuseas debido al movimiento del personaje en primera persona. Una posición que, sin embargo, nos proporcionará una inmersión absoluta en la acción incomparable a cualquier propuesta tradicional.

Para lograrlo, los desarrolladores han introducido incluso un tipo de enfoque muy similar al que percibe el ojo humano, que muestra totalmente nítido el elemento que mira y emborrona aquellos que se encuentran en otro plano. El apartado gráfico, muy por encima de la mayoría de juegos del catálogo inicial de PlayStation pese a la aparición de popping en algunos momentos, también ayuda en este sentido y proporciona una indescriptible sensación de realidad.

No podemos olvidarnos, para finalizar, del excepcional apartado sonoro. Desde la potente música introductoria hasta el doblaje y la interfaz en completo castellano, sin menospreciar el gran trabajo de ambientación en el que los efectos, como los rugidos, el agua o el propio sonido de la naturaleza juegan un papel fundamental en este viaje a lo desconocido.

Javier Castillo

 

JUGABILIDAD: Las opciones jugables son amplias y las mecánicas con las que ponerlas en práctica resultan tan sencillas en su ejecución como entretenidas. Sin embargo, la sensación de movimiento completo en la que se ve inmersa el jugador puede llegar a marearle en sesiones prolongadas de juego.

GRÁFICOS: Estamos ante uno de los apartados gráficos más pulidos del catálogo actual de PlayStation VR. Teniendo en cuenta el tipo de propuesta, es innegable el alto nivel de detalle que puede apreciarse tanto en los escenarios como, sobre todo, en los pequeños elementos con los que interactúa el usuario.

SONIDO: Uno de los aspectos más destacables de una propuesta que se esmera en ofrecer una cuidada ambientación sonora con la que introducir al jugador en la acción. Tanto los textos como las voces se presentan completamente en castellano, un detalle indispensable para lograr la absoluta inmersión del jugador en la historia.

DURACIÓN: No estamos ante una mera experiencia de realidad virtual, sino ante una aventura completa en la que el jugador podrá mantenerse ocupado durante horas de exploración. Sin duda, una de las opciones más completas hasta la fecha.

HISTORIA: Al contrario que en otros títulos del catálogo actual de PlayStation VR, centrados únicamente en exprimir esta revolucionaria tecnología, la trama cobra un papel relevante en esta aventura de ciencia ficción en la que la exploración y el descubrimiento son tanto el medio como el destino.

CONCLUSIÓN: Los amantes de la ciencia ficción tienen una cita obligada con Robinson: The Journey, una aventura para la realidad virtual tan vistosa como entretenida. Las diferentes mecánicas de juego mantendrán entretenido al jugador durante un viaje en el que descubrirá, en una inmersiva vista primera persona solo enturbiada por una inevitable sensación de mareo en sesiona prolongadas, las maravillas y los peligros de un planeta desconocido habitado por dinosaurios de todo tipo. Aquellos que, además, gusten de las propuestas que invitan a la exploración descubrirán en el título de Crytek una interesante propuesta para disfrutar de los inicios de PlayStation VR.

Juegos Relacionados Si te gusta juega a… Te puede interesar…
Crysis 3
Ryse: Son of Rome

La habilidad de suspender y lanzar objetos también servirá para jugar al baloncesto.

Publicaciones relacionadas

Cerrar