Análisis de Rocket League para Nintendo Switch – Vuelven los coches y el fútbol

Psyonix sorprendió a propios y extraños hace dos años con un juego deportivo que conquistó a millones de jugadores. Rocket League es un título que mezcla coches y fútbol, es decir, hay que marcar goles con una pelota gigante en la portería contraria pero no manejamos a futbolistas, sino que en su lugar pilotamos vehículos de cuatro ruedas.

La idea puede parecer algo confusa, pero la originalidad del título hizo que los jugadores se engancharan an un videojuego que se ha terminado abriendo paso entre los simuladores deportivos, hasta es uno de los juegos preferidos para las competiciones de e-Sports. Tras ser uno de los lanzamientos más ambiciosos y divertidos de PlayStation 4, Xbox One y PC, ahora el juego de Psyonix aterriza en Nintendo Switch para ofrecer a los jugadores la posibilidad de disfrutar de los alocados partidos en cualquier parte.

A continuación te contamos todas las novedades que trae la versión de la consola híbrida de Nintendo, pero si quieres conocer todo sobre el juego, te recomendamos leer nuestro análisis en PlayStation 4. ¿Listo para ser el mejor?

 

Como bien hemos comentado, Rocket League nos permite disfrutar de intensos partidos de fútbol, entre otros deportes, manejando coches en lugar de a futbolistas. El juego destaca por su velocidad y adrenalina. La mecánica es sencilla, hay que meter gol en la portería rival, para ello disponemos de un turbo que habrá que ir cargando y la opción de saltar para llegar a los balones altos. Los escenarios son futuristas y nos permite subirnos por las paredes, literalmente, para movernos a nuestro antojo sobre el terreno de juego.

Los coches se pueden personalizar, y a media que vamos aumentando de nivel, además de desbloquear el modo competitivo, iremos desbloqueando skins, nuevos coches, efectos para el turbo, pegatinas, antenas o la forma de explosión que hace la pelota cuando marcamos gol, entre otras. Rocket League dispone de diferentes modalidades de juego. A las básicas de exhibición y entrenamiento cabe añadir las dos propuestas principales del programa: el modo temporada y la vertiente online, donde el juego aprovecha todas sus bondades.

En las temporadas podremos crear nuestro propio equipo y jugar contra rivales controlados por la inteligencia artificial, aunque nuestro club podrá integrarse por amigos. Podemos decidir el número de jornadas y los equipos que se clasifican para el play-off que decidirá el campeón de liga. En cuanto al modo online, el punto fuerte del juego, se pueden disputar partidos de dobles, de 3 contra 3, duelos y de 4 contra 4. Pero en la versión de Nintendo Switch vienen ya desbloqueados otros deportos como el Baloncesto, el Dropshot, Día Nevado (hockey sobre hielo), Rumble y Rocket Labs.

La versión de Nintendo Switch apenas se diferencia con la del resto de plataformas. La primera de ellas, y la más evidente, es la jugabilidad. Y es que Nintendo Switch nos permite disfrutar de Rocket League tanto con los Joy-Con acoplados y sueltos, como en versión tabletop, en modo portátil, o usando el mando Pro. La mayor parte de este análisis lo hemos llevado a cabo en el modo portátil de la consola, y la verdad es que el título se lleva realmente bien y es bastante cómodo de jugar. Además, también llega la opción de dispurtar encuentros a pantalla dividida.

Otras de las grandes novedades, y que hará las delicias de los fans de Nintendo, es que el título presenta varios vehículos basados en personajes de la Gran N, como las famosas skins de Mario y Luigi, cada uno con efectos de sonido de la franquicia. Pero lo realmente novedoso es que Rocket League para Nintendo Switch cuenta con juego cruzado entre plataformas, menos con PlayStation 4. Por lo que los usuarios de la consola híbrida de Nintendo pueden dispurtar partidos contra jugadores de Xbox One y PC sin ningún tipo de distinción y problema.

En cuanto a los gráficos, se nota que Psyonix tuvo que recortar la versión de Nintendo Switch para que funcionara fluidamente, ya que es la más floja de todas, aunque no se ve nada mal. En portátil corre a 576p, y en sobremesa a 720p. Eso sí, la compañía responsable del juego mejorará el aspecto gráfico próximamente mediante una actualización. El cuanto al rendimiento online, el juego va fluido y no presenta caídas, al menos nosotros no hemos tenido ningún tipo de problema con ello.

En definitiva, Rocket League es un buen título para Nintendo Switch, que ofrece el plus de poder jugar cuándo y dónde queramos gracias al modo portátil de la consola. Lo único, que el juego precisa de conexión a internet para poder disputar partidas online con amigos, por lo que sin conexión solamente podemos jugar contra la propia inteligencia artificial. El título sigue siendo el mismo, igual de adictivo y de frenético, además cuenta con la novedad del juego cruzado, que nos permite enfrentarnos a jugadores de otras plataformas. Si no has podido echarle el guante antes, estás ante una gran oportunidad.

 

 

Jugabilidad: Rocket League hace gala de pocos controles, por lo que es accesible a cualquier jugador. La versión de Nintendo Switch apenas se diferencia con la del resto de plataformas, y la más evidente es la jugabilidad. Y es que Nintendo Switch nos permite disfrutar de Rocket League tanto con los Joy-Con acoplados y sueltos, como en versión tabletop, en modo portátil, o usando el mando Pro.

Gráficos: Se nota que Psyonix tuvo que recortar la versión de Nintendo Switch para que funcionara fluidamente, ya que es la más floja de todas, aunque no se ve nada mal. En portátil corre a 576p, y en sobremesa a 720p. Eso sí, la compañía responsable del juego mejorará el aspecto gráfico próximamente mediante una actualización.

Sonido: Temas musicales roqueros y cañeros en el menú principal y sonidos de acelerones, choques, jaleo y goles en la disputa de los partidos. 

Duración: La diversión que te produzca el videojuego marcará su duración. Si te gusta es infinito.

Conclusión: Uno de los grandes fenómenos del mundo de los videojuegos llega a Nintendo Switch con una completa versión y con la jugosa novedad del juego cruzado entre plataformas, excepto PlayStation 4. Si no pudiste probar el juego en su día, con la versión de la nueva consola de la Gran N puedes disfrutar de sus frenéticos partidos en cualquier parte y situación gracias a su modo portátil. 

Publicaciones relacionadas

Cerrar