Análisis de Ruiner – Arrasa con lo que veas

Hace algún tiempo parte del equipo de CD Projekt RED decidió separarse de este estudio y embarcarse en una nueva aventura en solitario. Algo que les acabaría llevando a crear Reikon Games, el estudio que junto a Devolver Digital, se ha encargado de desarrollar un título de lo más interesante. Un juego, que buscará desafiar al jugador en cada esquina, pero que difícilmente llega a hacerse tedioso.

Ruiner es una apuesta no demasiado arriesgada para la escena actual, donde muchos títulos buscan separarse del resto apostando por una dificultad cada vez más creciente. No obstante, como ya se ha dicho, pese a que este sea el primer factor que se le pasa a uno por delante cuando se encuentra ante un título que parece haber surgido directamente de Hotline Miami, lo cierto es que la nueva propuesta de Devolver Digital es igual de interesante que su predecesora.

Sobre todo porque Ruiner cuenta una historia que, si bien no deja de servir como excusa para enfrentarnos a hordas de enemigos y a poderosos jefes finales, consigue introducir de una forma muy cuidada el desafío contra el sistema de una sociedad futura oprimida por una gran corporación, creando de forma maravillosa esa atmósfera de suciedad mezclada con alta tecnología que tantas veces hemos podido disfrutar en películas distópicas o de ciencia ficción como Blade Runner.

Y ese es otro de los grandes atractivos de Ruiner, haber sido capaz de crear un escenario cyberpunk que, aunque en un primer momento pueda parecer que presenta pocas diferencias, al final acaba demostrando que cada zona es totalmente diferente, aunque todas comparten detalles semejantes, como la proliferación de las máquinas, los ordenadores y unas luces y efectos de lo más visuales.

En Ruiner nos tocará encarnar a un misterioso personaje que, desde un principio, parece encontrarse perdido y confundido en un mundo donde parece estar programado para matar a todo lo que se le ponga por delante. De este personaje, lo único que podemos ver, y que servirá al jugador para identificar sus sensaciones, es una máscara que oculta todo su rostro, y que mostrará distintos mensajes, dependiendo de la actuación del protagonista. No obstante, será en ese primer contacto cuando descubramos un juego que hará desatar nuestra adrenalina, y nos obligará a estar muy atentos de la pantalla en todo momento.

Porque Ruiner, ya desde este primer contacto, nos llevará a combatir contra hordas de enemigos que cada vez irán volviéndose más fuertes y presentando un armamento distinto, a los que tendremos que vencer, tanto con ataques cuerpo a cuerpo, como con armas a distancia. No obstante, al mismo tiempo entrarán en juego otros factores, como las distintas habilidades que iremos desbloqueando al subir de nivel, que nos permitirán, desde crear una especie de escudo de energía con el que evitar el daño, hasta usar una granada con la que acabar con grupos de enemigos de un plumazo.

Y este es el punto más destacable del juego, el combate. Por ello, sus desarrolladores se han encargado de implantar un sistema que haga todo lo posible por facilitar al jugador enfrentamientos dinámicos y rápidos, donde pueda dedicarse a planear una estrategia, pero que todo suceda de forma automática, sin que cada dos por tres tengamos que estar decidiendo qué habilidades usar, o de qué forma encarar el combate.

Por otra parte, el juego ofrece en un primer momento la oportunidad de elegir su dificultad, pudiendo escoger entre tres niveles distintos. Sin embargo, si lo que estamos buscando es una experiencia realmente desafiante, sin duda alguna la mejor opción será la más difícil. Aunque el desafío tampoco es que sea demasiado sencillo de superar en el nivel de dificultad Normal. No por nada, Ruiner destaca por intentar ofrecer una experiencia de juego de lo más desafiante.

En cuanto al combate, tendremos que estar muy atentos a varios elementos. Por una parte, la vitalidad de nuestro personaje, que solo se irá reponiendo al situarnos sobre unos aparatos especiales, al usar unas habilidades concretas, o en ocasiones, al eliminar a algunos enemigos. Por otra parte, tampoco habrá que descuidar la cantidad de energía que tenemos en todo momento, ya que cuando esta se vacíe por completo, dejaremos de poder usar la mayoría de nuestras habilidades. Porque habrá una que podremos utilizar en todo momento, y que nos servirá para presentar enfrentamientos aún más veloces, una especie de teletransporte o «dash»similar al que presenta Tracer en Overwatch, que podremos ir mejorando pero que en un primer momento solo nos permitirá pegar tres acelerones distintos al mismo tiempo.

Por último, tampoco habrá que descuidar la munición de nuestras armas, o los usos que le quedan aún a nuestra arma cuerpo a cuerpo. Y aquí es donde entra en juego la gran variedad de armas, que irán desde potentes escopetas muy útiles en las distancias cortas, hasta ametralladoras o lanzallamas para situaciones en las que no queramos estar demasiado cerca de nuestros enemigos. En cuanto a las armas cuerpo a cuerpo, cuyo poder podremos combinar perfectamente con algunas habilidades, irán desde garrotes o tuberías, hasta espadas. Y otro punto a destacar, es que no tendremos que preocuparnos por recargar, ya que, a excepción del arma que presenta nuestro personaje, y que cuenta con munición ilimitada, el resto las desecharemos una vez dejen de ser útiles. Pero no hay de qué preocuparse, ya que los enemigos irán dejando caer las suyas, e incluso contaremos con una habilidad que nos permitirá llamar a un dron para que nos provea de armamento.

La historia de Ruiner nos lleva a un próximo futuro distópico donde el escenario se encuentra encabezado por Cielo, una poderosa y enigmática multinacional que ha terminado dividiendo a la sociedad, y llevando a quienes no pueden encajar en ella a convertirse en parias, que han acabado creando su propio mundo. Aquí es donde se nos presenta Rengkok, una ciudad que podremos recorrer y explorar para ir descubriendo a los diferentes personajes que la pueblan, y que nos ofrecerán realizar distintas misiones, al mismo tiempo que nos dedicamos a destapar, con la ayuda de una hacker, las distintas capas que tapan la suciedad de Cielo, mientras investigamos el misterioso secuestro de nuestro hermano.

Por otra parte, Ruiner también presenta un importante dilema en el jugador, que podrá decidir por sí mismo en algunas ocasiones la respuesta que ofrecer, ya que las máquinas no son lo único que se puede hackear en este mundo en el que cualquiera puede caer bajo las garras de sus enemigos.

Hugo Muñoz

JUGABILIDAD: A pesar de que en un primer momento se nos dé la opción de elegir la dificultad, esto no significa que el juego vaya a dejar de suponer un desafío. Porque, incluso en su modo de dificultad Normal nos daremos cuenta de que será imprescindible contar con una táctica que llevar a cabo en cada enfrentamiento o, al menos, ser lo suficientemente hábiles como para esquivar con éxito y acabar con nuestros enemigos haciendo uso tanto de ataques a distancia, como cuerpo a cuerpo. No obstante, en cuanto a sus mecánicas, Ruiner es un juego que busca simplificar y facilitar los controles para evitar confusiones en situaciones donde la velocidad de reacción es lo más importante.

GRÁFICOS: Ruiner presenta una calidad gráfica excepcional. Por un lado, sus cinemáticas demuestran estar a la altura de la tecnología actual. Pero, por otro, el gameplay propiamente dicho tampoco decepciona, y aunque el juego presenta una vista algo alejada del personaje para poder reaccionar a tiempo a la cantidad de enemigos que puede llegar a atacarnos al mismo tiempo, no descuida ni el más mínimo detalle. Algo que puede observarse en la máscara del protagonista, que presentará distintos tipos de mensajes dependiendo del momento. Por último, las distintas ilustraciones que aparecen como presentación de los personajes, consiguen encajar perfectamente con el estilo decadente y adulto que pretende mostrar Ruiner.

SONIDO: Otro apartado que merece mención especial, es el sonoro. Sobre todo, porque consigue introducir de lleno al jugador en este mundo distópico, con unas melodías y unos ritmos que encajan perfectamente con lo planteado en Ruiner.

DURACIÓN: Aunque todo dependerá de la habilidad del jugador, así como de si decide o no realizar las distintas misiones secundarias que plantea, Ruiner puede ocupar en torno a unas 6-8 horas de nuestro tiempo.

CONCLUSIÓN: Sin llegar a convertirse en algo completamente nuevo, e incluso pecando de ir a lo seguro, Ruiner consigue ofrecer una experiencia que encandilará al jugador, con unos combates que irán evolucionando a medida que lo haga el personaje principal, e irán complicándose cada vez más, dando lugar a desatar las distintas habilidades que se nos ofrecen. Porque, a diferencia de lo que ocurre con otros títulos, en este caso nuestro estilo de juego, que estará orientado a las distintas habilidades que decidamos desbloquear, nos obligará a utilizarlas sí o sí. Algo por lo que, al mismo tiempo, se agradece la gran variedad de estas, y que estén tan integradas en el juego que, al final, se sitúen al mismo nivel que disparar o mover a nuestro personaje.

 

Juegos Relacionados Si te gusta juega a… Te puede interesar…
Hotline Miami 2: Wrong Number
 
 
Las distintas opciones, armas y habilidades harán algo único de cada enfrentamiento.

Cerrar