¡Arde, Cosmos!

11886

Los Caballeros del Zodiaco dan el salto a la nueva generación con la entrega más completa hasta la fecha. Todas las sagas y la mayoría de personajes para formar una amplia plantilla con cerca de 50 caballeros y hasta 100 apariencias entre sus diferentes formas.

Dimps ha creado una nueva entrega que aglutina prácticamente todo lo que esperan los fans de un juego de Saint Seiya, al menos en lo que se refiere a contenidos, partiendo de la base de Saint Seiya Brave Soldiers, que salió hace un par de años para PlayStation 3. Lo principal a destacar que es que incluye las cuatro principales sagas del manga: Santuario, Asgard, Poseidón y Hades. Ellas vertebran el modo historia que deja elegir cualquiera de ellas en cualquier momento. Es más, se pueden empezar todas simultáneamente.

Como son muchos tomos del manga los que han tenido que aglutinar, la historia está muy resumida. Tanto que a veces es difícil enterarse de lo que está pasando y por qué de repente aparece un personaje sin venir a cuento. Desde luego, será mucho más fácil seguirla para quien conoce a la perfección la trama, porque si no se domina, resulta demasiado esquemática y falta de explicaciones por momentos.

Estas sagas se estructuran en fases independientes que van acompañadas de secuencias para presentar el combate. Cada uno son dos rondas y en medio siempre se cuela un vídeo para aportar algo de dramatismo.

Los combates tienen un ritmo bastante alto, y en esto se nota la evolución de la fórmula que Dimps lleva usando desde hace una década, cuando apareció Saint Seiya The Sanctuary para PlayStation 2. Se palpa la misma base, pero han pulido muchos aspectos y retocado las mecánicas para hacer un juego mucho más atractivo.

Lo cierto es que hasta que se domina por completo el combate, resulta bastante exigente, ya que las guardias se rompen de una manera, los combos de otra, hay diferentes tipos de ataques especiales que se accionan cada uno con unos botones… Sin embargo, una vez que se supera esa barrera, tras una hora o dos de juego, todos los demás enfrentamientos se resuelven de forma bastante parecida.

Los personajes, apariencia aparte, se asemejan mucho en su control. Los combos son levemente diferenciados, pero los ataques especiales se ejecutan de la misma manera. Casi se puede decir que lo que más les distingue es la estatura, ya que hay algunos muy altos en relación a la mayoría, como Thor o Aldebarán, quienes se mueven sensiblemente más lentos. Lo compensan con más daño, claro.

Sin embargo, donde sí lo hace bien Soldier's Souls es a la hora de enlazar ataques de forma fluida. Se pueden encadenar un combo terrestre con continuación en el aire y varios ataques especiales sin demasiadas complicaciones. Todo esto acaba resultando en unos combates bastante espectaculares.

Esta vez Dimps ha optado por diferenciar los indicadores de cosmos y del séptimo sentido. El primero se recarga de forma bastante rápida y da lugar a los ataques especiales siempre que haya suficiente energía, además de acciones evasivas y de persecución. El séptimo sentido, por su parte, es el que permite liberar los Ataques Big Bang, es decir, los más poderosos de cada luchador. Lo interesante es que tienen varios y se puede optar por uno o por otro en la pantalla de elección de personaje.

Los personajes se encuentran bien equilibrados entre ellos y se pueden librar combates entre personajes de diferente rango sin ningún perjuicio, por ejemplo, que se enfrenten uno con armadura de bronce y otro con armadura de Dios. Sin embargo, los que tienen armas o herramientas de largo alcance como por ejemplo Shun de Andrómeda tienen una gran ventaja, ya que pueden golpear desde más lejos.

Saliendo ya del modo historia, en el menú principal se encuentran hasta otros tres más. El primero es uno que viene a hacer mención a la saga Souls of Gold, que todavía no han podido incluir por temas de licencias, pero sí aparecen sus personajes. En él se controlan a los caballeros de oro con sus armaduras de dioses y así se desbloquean para el resto de modos.

El siguiente modo que se encuentra en el menú principal es el online. Es bastante completo y tiene un sistema de clasificación en virtud de los combates ganados y perdidos. Se pueden disputar tanto combates clasificatorios como libres, y también permite crear partidas personalizadas y salas.

Por último, los combates libres cierran el apartado de modos. En el que se puede entrenar, luchar contra la máquina y también contra otros jugadores en una importante cantidad de modalidades. Entre sus posibilidades, la más interesante es el modo torneo, algo que ya no es muy habitual y que da variedad al juego con amigos.

En lo que respecta al apartado visual, no es ninguna revolución, pero es más que correcto. Corre con perfecta fluidez a 60 imágenes por segundo y los personajes están muy bien detallados. Lo que corresponde a los cuerpos están diseñados con aspecto de dibujos de anime, más bien planos, y contrastan con unas armaduras que tienen un tratamiento más volumétrico y que han recibido un trabajo muy cuidado, especialmente en los reflejos.

Las escenas cinemáticas siguen siendo bastante estáticas, clara herencia de la serie, pero se nota la evolución y tienen algo más de acción. No obstante, suelen ser una sucesión de planos cortos con dos o tres líneas de diálogo cada una, sin demasiados alardes.

Rubén García


——————————————————————–

JUGABILIDAD: Le faltan combos y unos personajes algo más diferenciados, pero con solo dos botones de golpes físicos no se puede hacer mucho más. Todos los ataques son combinables y ejecutándolos bien se consiguen unos combates muy espectaculares.

GRÁFICOS: Gran fluidez gracias a las 60 imágenes por segundo a las que funciona. Visualmente atractivo gracias a su gran semejanza con el anime. Las armaduras han sido fielmente retratadas y gracias a la nueva generación tienen más detalle que nunca. Cada personaje tiene un gran abanico de animaciones y ataques extraídos directamente del anime.

SONIDO: Tiene un doblaje al japonés de calidad, aunque a Brasil y Latinoamérica ha llegado localizado, y habría sido de agradecer que hubieran hecho lo mismo con el resto de países.

DURACIÓN: Las cuatro sagas principales del manga se encuentran muy resumidas, pero aún así duran en torno a las tres horas cada una. A ello hay que sumar las del modo Batallas de Oro y las infinitas del juego en línea. Tiene una enorme cantidad de contenido para desbloquear que obliga a trabajarse mucho tiempo el juego a los más exigentes.

CONCLUSIONES: Saint Seiya Soldier's Souls es casi una remasterización de Brave Soldiers, pero añadiendo sus contenidos descargables y otros nuevos. Incluye por primera vez en un juego la saga de Asgard y sus personajes, así como las armaduras de los dioses de la nueva serie. Es muy completo en cuanto a modos para un jugador y multijugador. Como juego de lucha no es demasiado exigente, pero tiene todos los ingredientes para satisfacer a los seguidores del manga y el anime.

——————————————————————–

Juegos relacionados

Si te gusta Saint Seiya Soldier's Souls, te gustará

No te quedes solo en el juego:

  • Un anime: Todas las sagas de Saint Seiya (Santuario, Asgard, Poseidón y Hades)

Publicaciones relacionadas

Cerrar