Combatiendo el Sol Naciente

10401

La franquicia Samurai Warriors ha vuelto con fuerza a las consolas PlayStation. Desde Koei Tecmo y Omega Force han vuelto a aunar sus fuerzas para demostrarnos cómo se combate en Japón, con todas las artes samurái que podemos desarrollar en esta espectacular aventura, donde tendremos que enfrentarnos a fieros ejércitos para conseguir la unificación del país nipón. 

El género hack’ n slash ha vuelto con gran fuerza a las consolas PlayStation. Tras tres entregas repartiendo cera a nuestros más fieros enemigos de Japón, Samurai Warriors vuelve al mundo de las consolas con una nueva edición cargada de una gran multitud de combatientes, combates extenuados hasta límites insospechados y una lucha constante de poderes con puro estilo oriental, como bien caracteriza a Koei Tecmo. Así, Samurai Warriors 4 se presenta como un interesante juego en el que contamos con una gran variedad de posibilidades de conseguir un objetivo común: desestabilizar al ejército enemigo y conseguir unificar Japón.

Cualquiera que haya jugado a una entrega anterior de Samurai Warriors, reconocerá a la perfección el título, ya que no supone una gran revolución respecto a lo visto hasta ahora. Ni siquiera la hemos podido encontrar en el apartado gráfico en la versión de PlayStation 4 que hemos jugado, aunque con ello iremos más adelante. Por otra parte, también podréis reconocer el título con un desconocimiento completo de la franquicia, ya que también son identificables elementos de otras sagas del subgénero musou, como Dynasty Warriors o incluso el reciente Hyrule Warriors. Aunque, por supuesto, mantiene la máxima esencia que caracteriza a estos grandes guerreros nipones especializados en el arte samurái. Este es nuestro análisis de Samurai Warriors 4.

Como ya hemos dicho, ni se esperaba una revolución en el título, ni ha llegado. Samurai Warriors 4 consiguen aunar todos los elementos característicos que ya son reconocibles de la franquicia, conjuntándolos con un par de nuevas inclusiones en el sistema de batalla, que ahora resulta más dinámico. Lo que no se ha movido ni un ápice es su argumento, puesto que seguimos inmersos en el ámbito de las guerras de unificación de Japón, protagonizadas por personajes como Nobunaga Oda y Yukimura Sanada. Lo primero que descubrimos de Samurai Warriors 4 es que el argumento pierde todo el peso en nuestra motivación en el juego, ya que no resulta especialmente importante, e incluso, en algunas ocasiones es bastante denso, con diálogos eternos entre personajes que poco pueden aportarnos en nuestra aventura para dejarnos con la boca abierta. 

A partir de aquí nos situamos en un juego que nos ofrece varias modalidades y un sinfín de personajes jugables, 55 en concreto, con los que disfrutar de nuestra experiencia samurái de la mejor manera posible, entre los que encontramos caras conocidas de anteriores entregas y otros nuevas incorporaciones como Munenori Yagyū, Naotora Ii y Takatora Tōdō. Para conseguir nuestro objetivo de unificar Japón y frenar las acometidas de los ejércitos rivales, escogemos a dos personajes. La diferencia la encontramos en el modo de juego que queramos elegir, ya que esta elección puede estar limitada por la región que decidamos defender, como es el caso del Story Mode. 

El Story Mode se centra en diez regiones distintas del país nipón, dominadas cada una de ellas por un clan, que incluyen a personajes determinados, que serán los únicos que podremos escoger en esta aventura en relación a su marco histórico, por lo que disponemos de diversas historias alternativas. Cada región cuenta con cuatro entornos diferentes, que van aumentando su dificultad a medida que avanzamos, aunque para más inri, el juego ya cuenta con cuatro niveles diferentes de dificultad, con los que convertir nuestra experiencia en un paseo o en un auténtico infierno. Como por cada región contamos con dos personajes, podemos avanzar en este modo historia para dos jugadores, ya sea a pantalla dividida o a través del modo online con otros jugadores de cualquier parte del mundo. Aunque, si decidimos probar la experiencia en solitario, tenemos la posibilidad de intercambiar los personajes disponibles siempre que queramos con pulsar simplemente un botón (en el caso concreto de PlayStation 4 pulsando Options)

Una vez hayamos superado el Story Mode, o hayamos avanzado lo suficiente, podemos acceder al Free Mode, el cual nos permite rejugar todos los niveles que ya hayamos superado, algo que nos puede aportar un mayor grado de práctica y dominio de las habilidades de nuestros personajes, de cara a afrontar los grandes retos que nos presenta Samurai Warriors 4. Sin duda es el mejor modo de habituarnos a la propuesta que se nos presenta. 

Pero las modalidades de juego no se quedan ahí, ya que también nos aventuramos en el Chronicle Mode, aunque para ello antes debemos pasar por el Dojo. El Dojo es el lugar donde creamos a nuestro propio personaje, que podemos personalizar a nuestro gusto; eso sí, no cuenta con un grado amplio de personalización aunque levemente más completo que en entregas anteriores, por lo que nos hemos tenido que conformar con las opciones predeterminadas que ofrecen desde Koei Tecmo para conseguir que nuestro personajes se pareciera lo máximo posible a nosotros. Una vez contamos con él, nos adentramos en dicho Chronicle Mode. 

En este modo nos adentramos en un viaje más libre por esta Japón asolada por confrontaciones, donde podemos escoger las misiones que queramos cumplir, navegando a través del mapa de la región en la que nos encontremos. También contamos con dos personajes y descubrimos a otros que no hacen acto de presencia en el Story Mode; además, cada vez que nos cruzamos con alguno de ellos, tenemos la posibilidad de desbloquearlo como personaje jugable en cualquier modalidad. Lo cierto es que Chronicle es el modo más variado y divertido de jugar, gracias a todas las posibilidades y variantes que ofrece: comprar y vender objetos, avanzar hasta el punto que queramos del mapa, hacer aparecer y desaparecer oficiales rivales en relación a nuestras decisiones…

Pero, ¿cómo se juega a Samurai Warriors 4? ¿En qué se basa su jugabilidad? No podemos decir que se trata de una mecánica especialmente completa. La premisa es clara: derrotar a todos los miembros del ejército contrario que se nos pongan por delante, repartiendo cera de un modo espectacular. En un principio combatimos contra una gran oleada de soldados rasos, los cuales llegan a superar el millar (de hecho, disfrutamos de un contador que nos informa de cuántos enemigos hemos derrotado) aunque con el paso del tiempo se marcan objetivos en el mapa, que tenemos que derrotar para seguir avanzando y llegar hasta el jefe final del área en el que nos encontremos, que resultará más difícil de vencer, ya que bloquea la mayoría de nuestros ataques, por lo que es necesario hacer uso de nuestras mejores habilidades. 

Unas habilidades en las que sí encontramos algunas novedades. La más importante es el denominado Hyper Attack, que nos permite acabar con varios enemigos de una sentada y avanzar con mayor ligereza cuando el ejército rival nos rodea. Aunque también contamos con diferentes monturas para avanzar con más ligereza por el mapa. La otra novedad la encontramos en Rage Mode, a través del cual nuestro personaje se vuelve mucho más poderoso y es capaz de ralentizar el tiempo contra los rivales y los golpes causan un mayor daño cuando el medidor de carga espiritual llega al máximo, algo especialmente útil contra los rivales más aguerridos.

Por supuesto nuestros personajes van subiendo de nivel a medida que los utilizamos tanto en batalla como el apoyo, por lo que adquieren nuevas habilidades y combos con los que conseguir ser aún más letales, algo que, por supuesto, se suma a los stats habituales, que también se ven potenciados. Además, también podemos adquirir armas más poderosas y objetos que nos proporcionan poderes elementales o más vitalidad, entre otras muchas más cualidades. 

Centrándonos en el apartado gráfico, como dijimos al principio de este análisis, lo cierto es que no hemos notado un salto generacional que nos haya impresionado, a pesar de contar con una resolución de 1080p. Es cierto que el juego en PlayStation 4 luce bastante bien, aunque se podría esperar algo más respecto al apartado visual y el acabado de los personajes, que cuentan con un estilo propio de los típicos títulos japoneses, en el cual parecen haberse quedado estancados. El único momento en el que se aprecia realmente un salto generacional es en las cinemáticas. 

Lo que sí podemos considerar algo verdaderamente meritorio es la calidad a la que corre el título. Teniendo en cuenta la cantidad de enemigos que se aglutinan en pantalla, lo normal sería que el framerate se viera afectado de manera notable, algo que no hemos presenciado en ningún momento, por lo que solo nos queda felicitar a Koei Tecmo por el excelente trabajo en este aspecto.

En relación al tema sonoro, resulta muy similar a lo que hemos podido escuchar anteriormente en la franquicia, aunque tenemos que decir que el tema de navegación por los menús ha conseguido desquiciarnos en alguna que otra ocasión. Para los que no lo sepáis, Samurai Warriors 4 no cuenta con audios ni textos en castellano, por lo que los diálogos se producen en japonés y los subtítulos se encuentran disponibles en inglés. 

Por último, destacamos un elemento más que interesante entre las plataformas de PlayStation, que es el Cross Save, a través del cual podemos continuar nuestros avances en el título independientemente de la plataforma en la que juguemos, uno de los aspectos más destacables sin lugar a dudas de esta nueva entrega de Samurai Warriors que, aunque no aporta un gran abanico de novedades, ofrece una experiencia de lo más enriquecedora, mientras luchamos por la gloria del país del Sol Naciente.

Juan Montes


————————————————-
Valoración final

Jugabilidad: La jugabilidad es innovadora debido a la inclusión del Rage Mode y el Hyper Attack, aunque sigue produciendo ese efecto repetitivo al presenciar siempre el mismo modo de batalla y combatir contra grandes ejércitos en cada nivel. No obstante, consigue enganchar con el hecho de perseguir los diferentes objetivos y desbloquear todos los personajes disponibles, por lo que puede aportar grandes dosis de entretenimiento.

Gráficos: Los gráficos no han supuesto una gran evolución, dejando a un lado las cinemáticas. Los acabados de los personajes y las texturas se han mejorado respecto a anteriores entregas, aunque no lo suficiente para lo que podría esperarse en una consola de nueva generación como PlayStation 4. 

Duración: La duración de Samurai Warriors 4 puede variar dependiendo de lo que contemos como modo historia. Si nos centramos en el Story Mode, la experiencia podría suponer entre 10 y 12 horas, aunque teniendo en cuenta que contamos con un modo Chronicle bastante extenso, se pueden superar las 20 horas con facilidad.

Sonido: Notable en los momentos de batalla, ya que consigue recrear con fidelidad el sonido del acero en un conflicto de estas características. La cruz la encontramos en su canción de navegación por los menús que, tras unos minutos realizado acciones, puede resultar ciertamente molesta.

Conclusión:

Samurai Warriors 4 es un título que consigue aunar los grandes elementos que caracterizan a la franquicia y a otras entregas similares de Koei Tecmo. Además, incluye algunas novedades con las que ampliar la experiencia y disfrutar de una nueva aventura con un gran elenco de personajes y habilidades variadas con las que combatir en favor de la unificación de Japón. Sin duda es un gran juego para introducirnos en la cultura nipona y este tipo de artes, aunque cuenta con margen de mejora.

—————————————————-

Si te ha gustado te gustará:


No te quedes solo en el juego:

  • Una película: El último samurái
  • Una canción: Eye of the Tiger – Rocky

Publicaciones relacionadas

Cerrar