Japón en guerra

12004

Koei Tecmo y Omega Force vuelven a la carga casi un año después con Samurai Warriors 4 II, un nuevo título de su amplio catálogo de juegos musou, que retoca algunos modos y contenidos del anterior para volver a visitar el mismo argumento y los mismos personajes.

Lo primero que hay que saber de este capítulo II es que no se trata de una nueva historia, ni una continuación, ni tampoco un camino alternativo de Samurai Warrriors 4, como se podría pensar si se tratase de una obra de Square Enix. En su lugar es una segunda versión del mismo con algunos cambios. Lo que su productor ha llamado como "otro lado" del mismo juego. Por eso, aquí puedes leer nuestro análisis para enterarte de todas las características de aquel, ya que ahora profundizaremos más en los cambios.

Como todos los juegos de la saga y de sus primos hermanos Dynasty Warriors, la jugabilidad es la de uno contra muchos. Contra muchos, muchos. Las guerras por la unificación del territorio japonés se libran con los grandes héroes ganando las batallas prácticamente por sí mismos, según nos cuentan todos estos juegos.



El modo historia de la cuarta entrega está centrado en los propios personajes y en su intervención en la guerra que hay de fondo, es decir, justo al revés que antes. Hay trece historias en total que se van desbloqueando según se completan las iniciales y van haciendo un recorrido por las batallas desde diferentes puntos de vista. Para esta ocasión, se ha añadido un personaje nuevo, Naomasa Li, que es el protagonista de la portada, un samurai cuya apariencia anda en una encrucijada de estilos que pasan por los Caballeros del Zodiaco, los robots Gundam y Ryo Sanada, el personaje rojo del anime de los noventa con el mismo nombre, Samurai Warriors.

En cada fase el objetivo es conquistar todo el territorio a la vez que se derrota a los oficiales y jefes principales que hay en el campo de batalla. Estos no aparecen desde el principio, sino que van avisándose en pantalla a modo de eventos. Como los escenarios son muy grandes, los caballos son una buena ayuda para desplazarse rápidamente y también para combatir sufriendo menos daños en algunos casos. En cada una de las fases se controlan a dos personajes que se pueden alternar en cualquier momento con solo pulsar un botón. También se puede dar ciertas órdenes muy básicas al que esté controlando la máquina, como quedarse quieto, seguir al jugador o libertad de movimiento.

Básicamente solo hay dos tipos de enemigos, los soldados y los oficiales o jefes. Los primeros son los típicos enemigos como los masillas de los Power Rangers, todos iguales; es como presenciar una escena de Star Wars: El Ataque de los Clones. Aparecen por cientos, si no miles y se combaten con los nuevos hiper ataques, que permiten barrerlos de un golpe. Los gráficos del juego no son para tirar cohetes, pero tampoco es menos cierto que la fluidez no se resiente en ningún momento a pesar de la cantidad de enemigos que hay en pantalla. Realmente la gracia del juego está en el gustirrinín que da cargar contra cincuenta tíos que salen volando por los aires a cada golpe. Si no te crees que aparezcan tantos, te retamos a que en menos de cinco segundos encuentres al personaje con el que jugabamos en la imagen de abajo.



Los oficiales, por su parte se deben combatir con los ataques normales, que se centran en un solo enemigo. Si se les carga con un hiper, lo repelerán. Y esta mecánica que se explica tan rápido, es la misma para todas las horas que duran las campañas de los 13 personajes. Se queda corta en seguida. Lo único que varía esa tónica son unas misiones intercaladas en las que los dos personajes que se controlan se encuentran separados en el escenario y deben conquistar zonas en solitario antes de poder encontrarse. Este tipo de fases gana en agilidad cuando se juegan en cooperativo, ya que el juego con ello en modo local con pantalla partida y también en línea.

Las historias de cada uno de los 13 protagonistas no son ninguna maravilla , ya que son meras sucesiones de diálogos en japonés con subtítulos en inglés de contenido filosófico y moral que encajan en las guerras. Y a pesar de lo que se pudiera esperar, la del nuevo protagonista es de las más sosas. En lo jugable tampoco se diferencian mucho entre ellos, ya que comparten los mismos tipos de ataques y los mismos combos. Manejado un personaje, manejados todos.

Esta edición añade un componente de desarrollo de los personajes que permite desbloquear nuevas habilidades y mejorar sus atributos mediante una rejilla en la que se van invirtiendo unos tomos de diferentes colores. Por otra parte, cada personaje también sube sus estadísticas principales (vida, fuerza, velocidad, montura…) mientras combate. Las armas y los caballos también se pueden mejorar combinándolos con más del mismo tipo. Sí, se fusionan caballos, como si fueran dos trozos de metal que se funden para unirse en uno.



Samurai Warriors 4 II rescata el modo de editor de personajes, pero esta vez pierde todo el sentido, ya que en la primera edición existía un modo Crónicas que servía para desarrollar al guerrero creado, y esta vez se ha suprimido. Pero por otro lado sí hay otro modo nuevo, que engloba desafíos de supervivencia y otros por objetivos. El Castillo Encantado es realmente el corazón del juego, puesto que es el que reta al jugador a pasar por una sucesión de niveles que escalan una torre obteniendo muchas recompensas y subiendo muchos niveles por el camino. Es decir, con el modo historia los personajes no consiguen subir más allá del nivel 22 de media, y para hacerse una idea, al nivel 30 es al que se puede desbloquear la habilidad unica de cada uno. Por tanto, este modo de supervivencia es la mejor opción para desarrollar al personaje y sacarle todo el jugo al título.

Los escenarios son los típicos para un juego de este estilo. Básicamente campos, castillos y aldeas, con alguno que se sale de la tónica y se agradece, como un puerto en el que llegan refuerzos de los enemigos en barco. Estéticamente todo es muy japonés de la époda feudal, pero los personajes protagonistas no tanto. Hay algunos que no tienen nada de coherencia artística con el tema del juego y en cierto modo le hace perder entidad y desequilibrar su personalidad. Por ejemplo Koshosho es una guerrera que parece sacada de un vídeo musical de los años '80 y no pega para nada con batallas samurais. También hay otros que parecen sacados de juegos diferentes como SoulCalibur o juegos de rol. En el apartado gráfico, lo que sí destaca sorprendentemente es la expresividad de los ojos de los personajes, teniendo en cuenta que no es un juego fotorrealista ni mucho menos, está realmente conseguida en las mini secuencias que preparan los ataques poderosos.

Rubén García.


 

————————————————————————————-

GRÁFICOS: Todavía no se puede afirmar que haya dado un salto generacional representativo, pero maneja con gran fluidez una ingente cantidad de enemigos en pantalla. En el multijugador a pantalla partida, sin embargo, esta cae hasta la mitad, pero es perfectamente funcional. Los entornos y los personajes forman una amalgama de estéticas que no siempre casan bien.

SONIDO: Las voces en japonés con subtítulos en inglés dan pie a que deseemos una localización más amplia. La música es muy cañera y en algunos casos dignas de sonar en discoteca. Mantiene un tono oriental que es justo lo que necesita.

DURACIÓN:
Llega a las 50 horas tranquilamente. 13 historias individuales que jugar y 56 personajes que mejorar al máximo dan para jugar mucho tiempo. El modo de desafíos alarga mucho su vida más allá de las campañas con retos entretenidos y difíciles.

CONCLUSIONES: Tras tantas entregas de esta serie y otras del mismo género, Tecmo Koei y Omega Force tienen muy pulido el sistema y no se notan fallos aparentes al jugar. Sin embargo, la fórmula se queda corta y se vuelve repetitivo tras jugar unas cuantas horas. Esta segunda versión de Samurai Warriors 4 añade nuevas opciones y contenido, pero elimina parte de lo que incluía el original. Seguramente se podría haber convertido en una expansión o venderse como un contenido descargable en vez de como un juego completo nuevo. Con todo, es un título a tener en cuenta por los seguidores de las guerras musou que celebra los diez años de la saga aglutinando a personajes de todas las entregas del pasado.

————————————————————————————-

Juegos relacionados

  • Saga Samurai Warriors

Si te gusta Samurai Warriors 4 II, te gustará:

No te quedes solo en el juego:

Juan Montes

Comunicador y apasionado de los videojuegos de aventuras, rol y plataformas. Crecí junto a un marsupial y blandiendo la llave espada; ahora acompaño a cazarrecompensas, asaltatumbas y luciérnagas con la misma pasión.
Cerrar