El cuaderno de dios

8305

"Dios ha muerto, Nietzsche ha muerto y yo no gozo de buena salud", esta es una de las muchas reflexiones chistosas que el gran Woody Allen, ateo confeso, le ha dedicado a la religión.

¿Por qué arrancar el texto de Scribblenauts Unlimited así? Pues por dos motivos: el primero de ellos porque no hacer menciones periódicas a ese maestro del cine que es Allen resulta todo un pecado. Pero fundamentalmente porque nuestra tarea en este juego para Wii U y 3DS es ser dios.

Scribblenauts Unlimited (cuidado con pronunciar muchas veces el nombre seguidas que no queremos que nos paséis luego la factura del médico por esguince de mandíbula por pronunciación peligrosa) es un juego en el que nuestro objetivo es resolver puzles creando cosas de la nada. No nos hacen falta ni 7 días, ni costillas ni nada por el estilo. Solo nuestra pantalla táctil.

El juego arranca con un argumento de lo más sencillo, divertido e ideal para justificar por guión lo que vamos a hacer a lo largo del juego: Maxwell es uno de los cuarenta y muchos hijos que ha tenido una pareja de aventureros (su arranque es como la versión positiva de Up, de Pixar). Maxwell se lleva muy bien con su hermana y ambos tiene un cuaderno mágico con el que pueden dibujar en él lo que quieran y esto aparecerá ante sus ojos.

Pero en lugar de empezar a utilizar dicho cuaderno para el bien se encuentran con un anciano y cuando este les pide algo de comer, Maxwell invoca una manzana, pero está podrida.

Evidentemente, el señor no se lo toma nada bien (¿quién quiere comerse una manzana podrida? Un cerdo… ya bueno, pero eso no es una persona) y le lanza una maldición a la hermana de Maxwell por la que esta se irá convirtiendo poco a poco en piedra.

Desde este punto, para evitar la tragedia, Maxwell decidirá ir por el mundo ayudando a todo aquel que necesite algo que Maxwell, o sea, nosotros, podamos invocar en el cuaderno. Con estas acciones ganaremos estrellas y fragmentos para romper la maldición.

Con la excusa de guión bien definida, el juego tiene una dinámica también de lo más simple pero imaginativa: tenemos un mapa con un montón de localizaciones que se van desbloqueando dependiendo del número de estrellas y fragmentos que vayamos consiguiendo.

Cuando entramos a una localización iremos viendo que hay un montón de personajes que necesitan de nuestra ayuda.

El objetivo es marcar a dicho personaje, ver qué pista nos ofrece para resolverlo, y una vez vista la pista, darle una solución.

¿Cómo damos esta solución? Pues bien fácil: abrimos nuestro bloc de notas y escribimos en la pantalla táctil cualquier cosa que se nos ocurra y esta aparecerá en pantalla ante nuestros ojos. 

¿Cualquier cosa? Pues casi casi sí. Porque el diccionario de objetos que tiene Scribblenauts Unlimited es escandaloso y rara vez vamos a tratar de invocar algo que el juego no prevea. Evidentemente, hay una serie de limitaciones lógicas impuestas por el juego: no podemos invocar palabrotas, ni cosas relacionadas con las mismas, ni marcas comerciales (aunque si buscáis el genérico, lo encontraréis).

Pongamos un caso práctico para entendernos mejor: por ejemplo, podemos encontrarnos con un chico, que quiere conseguir una cita con su amada. Para lograrlo tendremos que seguir una serie de pasos.

El primero de ellos es modificar al propio chico: para ello en Scribblenauts Unlimited no solo podemos crear objetos sino aplicarles adjetivos, ya sea a los objetos creados, ya sea a las personas que necesitan de nuestra ayuda o a nosotros mismos.

En el caso: el chico no está en su mejor momento, entonces podemos ponerle "elegante", "musculado", "guapo" y automáticamente el chico cambiará. Pero podemos optar por muchas formas distintas de hacer que este chico sea más agraciado. Tal vez, poniéndole la etiqueta de "millonario", con lo que tendremos consecuencias distintas dependiendo de lo que hagamos aunque al final triunfemos igual en la misión.

Con el chico modificado no habremos terminado aún: para que llegue a su cita tendremos que crearle un coche. Aquí la imaginación vuelve a estar al poder: ¿qué tipo de coche queremos? ¿Un deportivo, un utilitario, una ranchera? O preferimos soluciones más surrealistas como un carro tirado por caballos, un cohete… Imaginad lo que es que vengan a nuestra cita a lomos de un dragón

Pero una vez llegamos al punto de la cita, tendremos que ofrecerle algo a la chica (si no seguís estos pasos, normal que no os echéis pareja): volvemos a crear un nuevo objeto y de nuevo tenemos grandes posibilidades: una caja de bombones, un ramo de flores, una videoconsola… No siempre vamos a acertar invocando a la primera, pero por probar soluciones imaginativas, que no quede.

Al final, después de una serie de acciones, la cosa va a terminar en boda. ¿Qué nos va a hacer falta? Pues echadle imaginación: nosotros plantamos un juzgado y un juez y celebramos una bonita boda civil. Pero las combinaciones pueden ser miles.

Así se va desarrollando todo el juego, con misiones algo más largas como la que os hemos detallado ahora, que nos darán una estrella completa o con acciones únicas que resuelven directamente un problema y que nos otorgarán un fragmento de estrellas.

Todo de una manera tan sencilla como avanzar hacia la misión (ya sea con joystiq, ya sea con puntero), seleccionarla y escribir el objeto que queramos crear o el adjetivo que queramos imaginar.

¿Cuál es el gran problema que tiene Scribblenauts Unlimeted? Y que a buen seguro ya habréis descifrado de estas líneas: que su fórmula es excesivamente repetitiva, en el sentido de que siempre hacemos lo mismo. que es avanzar e invocar.

De esta manera, si no conectáis con la dinámica del juego en un principio os resultará difícil engancharos. Pero claro, si entráis en lo imaginativo de la propuesta, el título se vuelve una auténtica delicia y todo un canto a la imaginación.

Pero tenemos que poner de nuestro lado, claro esta. ¿A qué nos referimos? Es cierto que en los puzles la mayoría de las veces tenemos respuestas evidentes que podemos dar. Pero la gracia en Scribblenauts Unlimeted es que resolvamos las misiones con las propuestas más raras y surrealistas que se nos ocurran.

Si lo hacemos de esta manera, las risas están más que garantizadas. Y no solo eso: en algún momento abriréis la boca con un "¡guau!" en los labios y os sentiréis la mar de satisfechos por haber acertado una misión con una invocación de lo más inverosímil.

Por ejemplo: podemos tener que librar a alguien de un monstruo que a todas luces parece un vampiro. Para ello bien podríamos invocar un ajo o un crucifijo y a buen seguro completaríamos la misión. Pero, ¿Qué pasa si en su lugar ponemos la palabra "Cazafantasma"? La musiquilla no va a sonar, pero se nos personará uno y nos troncharemos de la risa.

O, como evitar que un cazador deje de cazar: podríamos cambiarle su escopeta por una flor pero tenemos soluciones más divertidas. ¿Qué pasará si le ponemos el adjetivo "vegetariano" o "herbívoro"

Aquí está la verdadera gracia del juego: en encontrar la solución más imaginativa e inverosímil posible y no la corriente. Pero insistimos, hay que buscarla, el juego no nos va a incentivar a ello.

Néstor García
———————————————————————-
Valoración Final

Jugabilidad: Todo está donde debe estar colocado y responde a la máxima sencillez que debe tener el título. Nosotros escribimos la palabra y la tendremos invocada. Como todo funciona a través de la pantalla táctil, la fórmula es intuitiva, original y engancha.

Gráficos: Una estética cartoon bellísima, de corte infantil y que funciona a las mil maravillas como si fuera un cuento la mar de imaginativo que creamos nosotros.

Sonido: Doblado al castellano lo poco que tiene de cinemática, la banda sonora es alegre sí, pero muy repetitiva. Demasiado clásico tal vez.

Duración: Rozando las 10 horas para completar su campaña pero que pueden ser muchas más si nos encanta compartir nuestras creaciones en Internet o nos entrenemos creando cosas bizarras de manera libre.

Conclusión

Scribblenauts Unlimited es una propuesta fresca y muy diferente a lo que estamos habituados a encontrar en el mundo del videojuego. Es un título imprescindible para los más peques de la casa pues la imaginación que desborda los va a fascinar y van a estar deseando invocar las cosas más extrañas. Pero los mayores también lo disfrutaremos si decidimos dejarnos arrastrar por su dinámica que, aunque excesivamente repetitiva, nosotros marcaremos el grado de sorpresa que puede ofrecernos el juego. Si os gustan los títulos creativos y de edición, no os lo podéis perder.

————————————————————–

Juegos Relacionados

Si te ha gustado te gustará

No te quedes solo en el juego

  • Una película: Up de Pete Docter y Bob Perterson

Publicaciones relacionadas

Cerrar