Misterios de novela

Hace tiempo, cuando Wii vio la luz, daba la impresión de que por sus controles veríamos un montón de aventuras gráficas para ella. Desafortunadamente, al final no ha sido del todo así, aunque a veces sí encontremos alguna que otra digna de mención. Es el caso de Sherlock Holmes y el Pendiente de Plata, un nuevo misterio protagonizado por el archiconocido y universal detective creado por el escritor británico Sir Arthur Conan Doyle.

Este caso me suena…

Pues sí. En realidad este juego no es del todo nuevo, por así decirlo, sino que se trata de una aventura gráfica que ya vio la luz en PC hace un tiempo, concretamente en 2004. Todo en ella es prácticamente igual que era entonces, salvo por los lógicos cambios obligados por la conversión a la consola.

La historia nos sitúa en el año 1897, en el momento en que Sherlock Holmes y su inseparable compañero el doctor Watson son invitados a una pretenciosa fiesta. El anfitrión es un rimbombante ricachón llamado Sir Melvyn Brombsy. Uno de esos peces gordos que no suele caer bien y cuya falta de escrúpulos ha terminado por crearle más de un enemigo. Así que, como suele pasar en estos casos, el bueno de Melvyn es asesinado. ¿Y sabéis a quien le va a tocar solucionar el misterio y encontrar al culpable?

Para ello tenemos que realizar el trabajo propio de alguien como Holmes. Es decir, ir recorriendo diferentes estancias próximas a la escena del crimen, buscando pruebas y, sobre todo, hablando con todos los sospechosos. En ese sentido hay que reconocer que Sherlock Holmes y el Pendiente de Plata es muy similar a las novelas originales del personaje. Algo fácilmente apreciable en los perfiles de los sospechosos y las conversaciones ideadas por los desarrolladores del juego. Todos parecen esconder algo y el suspense se mantiene, más o menos, hasta el final.

Así pues, estamos ante una aventura gráfica clásica, de esas en las que todo consiste en examinar minuciosamente los escenarios, recolectar objetos y avanzar. Como particularidad, hay que decir que el juego no nos permite demasiada libertad a la hora de ir resolviendo el misterio. Si generalmente las aventuras gráficas son ya de por sí bastante lineales e inflexibles, esta lo es aún más. Por suerte, el desarrollo está salpicado por sencillos aunque interesantes puzles y alguna que otra prueba de memoria en forma de cuestionario.

Por lo demás, ya decimos, estamos ante el mismo juego que ya vimos en PC, exceptuando el control. En Wii, encontramos que el manejo no es ya tan fluido como recordábamos, por lo que llevar a cabo acciones tan sencillas como ir de un lugar a otro o seleccionar alguna pista dentro de un escenario puede ser algo frustrante en ocasiones. Menos mal que al ser un juego bastante pausado la falta de precisión no supone una amenaza, pero si termina por cansar un poco.

Gráficamente, se trata de un título de hace siete años, y eso es más que evidente. Aunque los escenarios cumplen -siendo bondadosos-, el acabado tridimensional y las animaciones, sobre todo faciales, de los personajes se han quedado bastante desfasadas a día de hoy. No es que esto importe demasiado, y a decir verdad la genial ambientación hace que lo podamos pasar por alto, pero aún así se podría haber mejorado o modernizado algo este aspecto.

Nada que objetar, en cambio, en el apartado sonoro, donde destacan tanto las cuidadas melodías ambientales e inquietantes como el doblaje que, sin ser nada del otro mundo, cumple y está en castellano.

Valoración final

Jugabilidad: Una aventura gráfica clásica en toda regla. Los diálogos están muy trabajados y gustará a los aficionados al género. Aunque el desarrollo es quizás demasiado rígido. Y el control no ayuda.

Gráficos: Para ser un juego de 2004 no está mal. Pero algunos aspectos como las animaciones de los personajes se podían haber pulido. La ambientación sí cumple con creces.

Sonido: Tanto el doblaje al castellano como la banda sonora tienen un buen nivel y han sido llevados a cabo de manera muy profesional. Puestos a pedir, hubiera estado mejor algo más de variedad, pero bueno…

Duración: La habitual dentro del género. Todo depende de lo rápidos que estemos resolviendo los misterios. Aunque no es de las aventuras más difíciles o rebuscadas que han pasado por nuestras manos.

Conclusión: Sherlock Holmes y el Pendiente de Plata es una aventura digna del personaje del que toma nombre, tanto por su trama como por el desarrollo clásico del juego y su trabajada ambientación. No obstante, estamos hablando de un juego de 2004, y eso se nota mucho, sobre todo a nivel gráfico. Y el impreciso control de Wii tampoco ayuda demasiado. Con todo, es bueno ver algún exponente más de este género tradicional de PC en consolas.

Cerrar