El terror renacido

La serie de terror que más sustos nos ha dado durante los últimos años se reinventa en PSP y Wii, gracias a una aventura a medio camino entre una readaptación y una entrega original. Regresamos al pueblo maldito, pero nada es lo mismo.

Mucho ha llovido ya desde que Silent Hill, el primero, viera la luz en PlayStation. Un juego que dio el pistoletazo de salida a una moda (la de los juegos de terror, claro) que ha durado ya más de quince años. Ahora es la misma serie la que intenta revitalizar un género que, entre tanto disparo y tanta acción, ha empezado a perder la popularidad de antaño.

Nadie está a salvo

Para ello los encargados de este proyecto han sido los chicos de Clímax, un estudio que ya sorprendió en su momento gracias al aterrador Silent Hill Origins (también para PSP). Y su intención ha sido, partiendo de la misma base del Silent Hil original, ofrecer una nueva experiencia en lo referente a juegos de terror.

Para empezar, Shattered Memories coge prestada una característica propia de los juegos de rol, al menos de los últimos: el desarrollo variable. O lo que es lo mismo, el hecho de que, según las decisiones y los actos que vamos tomando a lo largo de la aventura, la partida cambia totalmente. Sí, más o menos el mismo concepto que se ha visto también en juegos como Heavy Rain, por ejemplo. Esto, además de hacer a la aventura impredecible y “personalizada”, permite que se pueda rejugar con total interés.

Otras de las características del juego es la ausencia de armas de fuego. Está claro que Silent Hill cada día se parece menos a Resident Evil (que además ha tomado unos derroteros muy cercanos a la acción total) y eso se nota en este título. Y es que Clímax ha querido que en todo momento nos sintamos como una víctima a lo largo del título, y no como héroes de Call of Duty. De esta manera, en lugar de enfrentarnos en igualdad de condiciones a los muchos enemigos que se dan en el título, podemos escondernos o huir de ellos. Un concepto que ya se explotó bastante en Clock Tower 3, la notable aventura de Capcom para PlayStation 2.

No obstante, una de las claves de este nuevo Silent Hill es la inteligencia artificial de los enemigos, que en todo momento resulta bastante alta y, sin llegar al grado de astucia de los Shibitos de la serie Siren, no nos ponen las cosas fáciles.

Gráficamente, el título mantiene un nivel correcto, sobre todo teniendo en cuenta que las plataformas en las que ha visto la luz han sido PSP, Wii y PlayStation 2. Tanto los escenarios, oscuros y terroríficos, como los personajes mantienen un nivel bastante bueno. ¿Aspectos negativos? Solo uno, aunque importante eso sí, y es que tras las primeras horas de juego la aventura se vuelve bastante repetitiva.

Cerrar