AlfaBetaRETRO: Skeleton Krew – Hecho un calavera

Los ochenta están en boca de todo el mundo envuelto en un halo de nostalgia y recuerdos muchas veces distorsionados. Si alguien se pregunta por qué los noventa no reciben el mismo tratamiento es porque lo puso algo más difícil. El grunge, la generación X, los cómics oscuros, y en general, toda una corriente estética en pos de molar y fliparse hasta la autoimplosión resultaron mucho que digerir para el mismo público que pocos años antes disfrutaba de estos medios con una inocencia en la que ya nadie creía.

En lo que a videojuegos respecta, ejemplos de este noventerismo hay unos cuantos, sobre todo en juegos de acción bastante pasados de rosca y con cañones muy grandes. Pero pocos tan flagrantes como Skeleton Krew, un juego de los británicos Core Design, conocidos por crear franquicias como Tomb Raider, o muy previamente como Chuck Rock, con la que ya demostraron que el aspecto técnico de sus juegos era uno los fuertes del estudio. Y es algo que en este cartucho, el último que desarrollaron para Mega Drive, se siguió dando. 

Un juego que también fue llevado a otra de las plataformas de preferencia del estudio, el Commodore Amiga, a través del soporte CD32, pero tanto en un soporte como en otro, Skeleton Krew lleva su título a las últimas consecuencias.

En el año 2062, el antiguo forense Moribund Kadaver se ha erigido en líder de la malvada organización DEAD Inc., y al mando de ella se ha hecho con el control de una planta criogénica en MonstroCity. Su plan pasa por modificar las instalaciones para producir sus tropas de mutantes con las que espera arrasar todo el terreno que alcance su vista. Los únicos que pueden hacerle frente son los cadavéricos soldados modificados de la Skeleton Krew, guerreros biomecánicos con la misión de infiltrarse en MonstroCity y parar los pies a Kadaver. 

No hay nada que grite «noventero» a los cuatro vientos como un juego de acción protagonizado por personajes cadavéricos biónicos con grandes pistolones y enfrentados a una horda de mutantes y robots malévolosos que revientan alegremente soltando líquidos internos. Skeleton Krew es el caso, un juego de acción isométrica donde manejando hasta a dos de entre tres posibles personajes tenemos que ir avanzando y destrozando todo lo que encontremos en nuestro camino. Además, los personajes cuentan con un envidiable giro de cintura que les permite rotar sobre su tronco y apuntar en la dirección deseada.  

Estos personajes también disponen de diversas características. Por un lado está Spine, el soldado americano con cierto aire al Eddie de las portadas de Iron Maiden que lidera el grupo, y que como tal es el más equilibrado de todos. También está Rib, la agente británica rápida y ágil, con cualidades que, por desgracia, no sirven de mucho en este juego, ya que su resistencia cae en picado. Y la terna la cierra el gigantón Joint, una mole rusa con mayor resistencia, pero menor velocidad que el resto. Todos ellos disponen de dos armas, un rifle de plasma y un lanzagranadas con el que podrán atacar a ras de suelo. Y con eso tendrán que apañarse hasta el final de la aventura.´

Skeleton Krew no ofrece ningún tipo de mejora para estas armas, o siquiera armas nuevas para complementar. Se trata de un arcade de pies a cabeza, que puede ser jugado simultáneamente aumentando su diversión, pero que no rompe ningún molde ni dispone de muchos desafíos en forma de puzzles. Simplemente hay que arrasar con todo, ya sean enemigos o dispositivos de seguridad para poder desactivar barreras energéticas y proseguir hasta el final de cada uno de los 6 niveles para enfrentarse al correspondiente jefe.

Lo que sí podemos recoger es dinero, que aparte de sumar en la puntuación no tiene mucho mayor efecto. Aunque sí nos garantiza conseguir una vida extra cada 10.000 puntos. Cada una de estas vidas cuenta con un medidor de salud que irá disminuyendo más o menos rápido en función de cada personaje, y liquidadas las tres de rigor de los arcades, tendremos que usar un crédito adicional para continuar con la partida. O bien, apuntar el password indicado al final de cada nivel para poder proseguir posteriormente a partir del mismo punto. 

Hasta aquí puede parecer que Skeleton Krew es el clásico arcade genérico, pero tampoco es esta la realidad. No del todo al menos. Skeleton Krew dispone de un sistema de control bastante curioso para un juego de Mega Drive, y es que recordemos que sus mandos contaban con tres botones. Sin embargo, en el juego podemos disparar, cambiar de arma y saltar. Pero además de esto, necesitamos rotar al personaje para apuntar, puesto que solo dispara hacia donde mira, permitiéndonos desplazarlo mientras. Esto lo podemos hacer combinando la presión del botón de disparo con los otros dos para girar hacia un lado o al otro. Y en ocasiones puede ser bastante complicado, pero cuando se aprende a manejarlo se entiende que es parte del espíritu de Skeleton Krew. Un juego sobre torretas humanoides en un futuro pasado de rosca.

Core Desing firma un juego que cuenta con buenas animaciones, como era de esperar por su parte, con un buen colorido y un movimiento suave, haciendo que se deje jugar muy bien. Además, sus diseños a medio camino entre la ciencia-ficción y los delirios de un adolescente con tiempo libre y muchos folios en los que dibujar, coquetean con lo surrealista y al mismo tiempo dan un aspecto visual bastante característicos. La banda sonora no es especialmente memorable, pero desde luego sí es muy competente. Y el conjunto de Skeleton Krew conforma un juego que debería ser más recordado de lo que es. Puede que el público de los noventa no estuviera listo para su control, o simplemente que Core quisiera hacer un dual stick shooter en una consola con un mando que no tenía ni stick analógico. De poder jugarse con un mando moderno quizá sería otra cosa. Vamos, que como decía Marty McFly, puede que no estéis preparados para esto, pero les encantará a vuestros hijos.

Juan Elías Fernández

Se parece a… Si te gusta juega a… No te quedes solo en el juego

Escape From The Planet of The Robot Monsters

Película: Crónicas Mutantes

Canción: Lordi – Supermonstars

Cerrar