Las plataformas cobran vida

5986

Durante muchos años hemos defendido que videojuegos y juguetes no eran lo mismo. No sinónimos, al menos. Y ahora llega Activision y nos echa por tierra nuestra teoría…

Pues sí, porque Skylanders no sólo es la última aventura del simpático dragón Spyro, sino también una original propuesta para los más pequeños, que une lo que podría ser un clásico juego de plataformas y muñecos de plástico de una manera de lo más innovadora.

Fantasía y realidad

Para hacernos una idea general, conviene explicar en qué consiste este atípico producto. Por un lado se trata de un videojuego, como es lógico, pero junto a él también vienen unas figuras de acción reales (en el mismo pack, queremos decir) que interactúan con el título de manera imprescindible. Más o menos como si “metiéramos” la propia figura dentro del juego. ¿Y cómo es posible hacerlo? Pues tan sencillo como a través de un periférico.

Este invento, que se llama “Portal del Poder” es lo que permite que las figuras protagonicen la aventura. Y no solamente eso, sino que también podemos intercambiar entre ellas en todo momento. Es más, es precisamente eso lo que hace que Skylanders sea verdaderamente original. Nos explicamos: el título viene de serie con tres figuras (entre las que se encuentra el propio Spyro), cada una con sus propias características, pero luego es posible cambiar o adquirir más, consiguiendo así potenciar la experiencia.

Dicho de otro modo, el juego no es una aventura “cerrada”, sino que, en función al personaje que tengamos, podemos acceder a lugares que de otra manera son inaccesibles, y disponer de poderes especiales, ya sean estos la magia, el fuego, el agua o cualquier otro invento.

Magia en movimiento

Pero ahí no termina lo curioso de este lanzamiento. Las figuras, aparte de permitirnos interactuar con el título, sirven como si de tarjetas de memoria se trataran (para entendernos). O lo que es lo mismo, todos nuestros progresos se guardan dentro de ellas. No los del juego, sino los del personaje. Vamos, que si tenemos a un héroe de un nivel determinado y con ciertas características, este va a permanecer así aunque sustituyamos una figura por otra. ¿Y qué conseguimos realmente con esto? Pues sencillo: poder jugar en cualquier parte.

Así pues, si nos llevamos nuestra figura (de Spyro, por ejemplo), a casa de un amigo, podemos utilizarla en su “portal”, y seguimos con los progresos que hayamos conseguido previamente. Y no solamente en el mismo sistema que poseamos, sino que todos son compatibles (un auténtico hito dentro del sector). Las figuras funcionan igualmente en PlayStation 3, Xbox 360, PC o Wii.

¿Hazte con todos?

En total, Activision ha creado más de treinta figuras distintas, que se venden por separado, exceptuando las tres que vienen junto al juego. De esta forma, se consigue una especie de “estilo Pokémon” que nos invita a pasarnos la aventura con diferentes personajes; pero claro, primero hay que comprarlos (o cambiarlos con un amigo).

Pero a la hora de la verdad, ¿en qué consiste realmente este Skylanders? Dejando a un lado todo lo que hemos comentado acerca de su concepto (lo realmente original del título), lo cierto es que estamos ante una aventura de plataforma de épica historia y convencional desarrollo (dentro de lo que cabe).

El juego incluye bastantes enemigos y momentos de acción, pese a que su sistema de combate no es especialmente complejo. En realidad contamos con dos tipos de ataques, más otro especial que depende de cada personaje. De hecho, las diferencias entre los personajes son clave durante el desarrollo, puesto que hay lugares -como puertas- inaccesibles para algunos de ellos.

¿Significa esto que el título “obliga” a los usuarios a adquirir todas las figuras para completar el cien por cien? Sí y no. Sí porque, en efecto, siempre nos quedan lugares que sin un determinado personaje seguirán siendo secretos. Pero, aún así, la aventura es lo suficientemente larga y completa como para durarnos bastantes horas, simplemente utilizando a los tres héroes que vienen junto a ella.

Además, el título incluye un divertido apartado multijugador que permite que enfrentemos a nuestros personajes con los de nuestros amigos. En este sentido, la posibilidad de subirles de nivel y equiparlos hace que las luchas sean más entretenidas. En total encontramos tres modos distintos, que van desde la típica lucha individual hasta recolectar objetos, pasando por unos curiosos partidos de fútbol. En todos ellos los piques están más que asegurados.

Aspectos técnicos

Audiovisualmente, el título cumple, si bien destaca más a nivel artístico que gráfico. Por ejemplo, el diseño de los personajes y sus animaciones están bastante logrados, pero no sucede lo mismo con los escenarios. Estos cumplen en cuanto a colorido y recovecos por explorar, pero por su sencillez sólo podrían pasar del aprobado en Wii. En cualquier caso, el resultado es bastante agradable, también gracias a la marchosa banda sonora y a las voces de los personajes.

Conclusión. Skylander’s Spyro Adventure es un título realmente original que se atreve a interactuar donde pocos juegos lo han hecho. No solamente por la posibilidad de contar con distintos protagonistas (que en realidad son figuras de juguete intercambiables), sino también porque estos resultan compatibles con todas las versiones del juego, sean de la máquina que sean. En definitiva, una curiosa propuesta que a buen seguro funcionará entre los más jóvenes.

Publicaciones relacionadas

Cerrar