La ley de la calle

6854

El peligroso mundo del crimen en Hong Kong se abre ante nosotros. ¿Estás listo para adentrarte en la peligrosa urbe a base de tiros y puñetazos? Pues acompáñanos, socios.

Llevábamos mucho tiempo esperando Sleeping Dogs. Ya sabéis, el sucesor espiritual de la serie True Crime, abandonado en su día por Activision y recogido por Square-Enix. Y finalmente no nos ha decepcionado lo más mínimo.

El juego, ambientado en Hong Kong, es un sandbox convencional, pero con un toque de película de acción de los ochenta. ¿Será casualidad que su estreno casi haya coincidido con el de Los Mercenarios 2?

El caso es que, como decíamos, el título cumple finalmente con los que nos tenía prometido. ¿Y qué nos tenía prometido? Pues una aventura abierta a medio camino entre GTA, Saints Row y Mafia II. Con este último comparte un indudable regusto cinematográfico.

No es que Sleeping Dogs sea un título de Oscar, pero su desarrollo convence y atrapa lo suficiente. El juego nos pone en la piel del detective Wei Shen, un policía que tiene que infiltrarse en el mundo del crimen hongkonés para limpiar la delincuencia desde dentro.

El protagonista no deja de ser un personaje algo plano, pero convence como personaje principal de este tipo de juegos. Un tipo duro y de pocas palabras, que al fin y al cabo es de lo que se trata, ¿no?

Entrando en materia jugable, Sleeping Dogs basa su mecánica en tres aspectos: la conducción, las peleas cuerpo a cuerpo y los tiroteos. El equilibrio entre todo hace que el juego sea entretenido y variado.

 

 

En el caso de lo primero, nos encontramos con un tipo de manejo muy arcade. Es fácil cogerle el truco al volante a las primeras de cambio (incluso demasiado), y recorrer las calles de Hong Kong de arriba abajo. Tampoco encontramos muchas diferentes entre pilotar un vehículo u otro.

Las peleas, por su parte, son la salsa del juego. Su manejo no es tan complejo como en otros títulos de esta generación, pero resultan intensas y cañeras. Imaginad lo mucho que mola estampar la cabeza de un enemigo contra una pared, triturarla en un ventilador o quemarla en un microondas. ¿Gore? Pues eso son solo unos ejemplos de lo que nos espera…

Los tiroteos cumplen y son lo que cabría esperar dentro de cualquier juego de acción actual. Contamos con un correcto arsenal y usamos un gran número de coberturas para ponernos a salvo de las balas enemigas. Como todo lo demás, el control es accesible y fácil de manejar desde el principio.

Todo esto, unido a un variado número de misiones principales y secundarias, hace que Sleeping Dogs no sea un título revolucionario, pero que sí divierte de lo lindo y en ningún momento se hace aburrido o repetitivo.

Square-Enix ha decidido no incluir ningún tipo de opción multijugador, pero lo aplaudimos. En algunos casos es mejor disfrutar de más misiones de calidad que de jugar con calzador a algún tipo de invento online. El juego duro bastantes horas, sobre todo si lo exprimimos al cien por cien. Es una aventura larga.

 

 

Sobra decir, que estamos ante un título adulto, contundente, no apto para menores de edad. Su explícita acción y algunos momentos muy cargados de tono así lo evidencian.

En el plano gráfico, destaca sobre todo la gran ambientación de la ciudad de Hong Kong, que en todo momento da la impresión de estar muy viva y cargada de detalle. También los personajes o los vehículos gozan de buen nivel.

Es cierto que encontramos algunos bugs menores, pero son los habituales dentro de este ambicioso género y en ningún momento entorpecen o reducen el interés de la aventura.

También conviene destacar el apartado sonoro que, si bien no ha sido doblado a nuestro idioma, si tiene una calidad considerable. Sobre todo en el doblaje en inglés. Y tranquilos, porque llega con subtítulos en castellano.

————————————————————————————————————————————-

Valoración final

Jugabilidad: Divertido y variado. Mezcla una peli de los 80 con GTA y te saldrá Sleeping Dogs .

Gráficos: Notables, sobre todo la cuidada ambientación que presenta la ciudad de Hong Kong.

Sonido: El doblaje el inglés y la banda sonora también son de película. Está subtitulado.

Duración: Es un juego largo, que dura muchas horas, sobre todo si jugamos todas las misiones secundarias.

Conclusión

Sleeping Dogs es un sandbox adulto, divertido e intenso. Su desarrollo es bastante convencional, pero también adictivo y lleno de emociones fuertes. Si os gusta la acción y las películas de Jet Li, Van Damme o Dolph Lundgren, resulta una compra obligada.

————————————————————————————————————————————-

– Si te ha gustado te gustará

Yakuza

GTA Chinatown Wars

– No te quedes solo en el juego

Película: The Corruptor de James Foley

Novela: El Infiltrado de Stephen Leather

Canción: Streets of Freedon de Bonfire

Publicaciones relacionadas

Cerrar