Apunta y dispara con certeza

CI Games estrena la nueva entrega de Sniper: Ghost Warrior, que desde el día de hoy está disponible en PlayStation 4, Xbox One y PC. La principal novedad es la introducción de un mundo abierto donde, pese al resto de novedades jugables, el francotirador volverá a ser el protagonista absoluto. Sitúate en la colina más cercana, coloca tu arma de largo alcance y prepárate para afrontar peligrosas misiones encabezadas por el nuevo protagonista, Jonathan North, un experimentado Black Ops que hará lo posible por cumplir cada encargo.

14436

Hoy llega a las tiendas la nueva entrega de Sniper: Ghost Warrior, que vuelve a apostar por el francotirador como protagonista. En esta ocasión, sin embargo, el arma preferidas de los aficionados de la franquicia estará acompañada por Jonathan North, un Black Ops dispuesto a afrontar un peligroso cometido a causa de un dramático incidente del pasado. De este modo nos presenta el equipo de CI Games su nueva propuesta, dispuesta a romper los límites conocidos de la saga hasta el momento. La linealidad de las misiones desaparecer en favor de un sandbox que aporta libertad y añade complejidad a la aventura.

El videojuego vuelve a ofrecer, pese a algunos inconvenientes que a continuación detallaremos, una buena dosis de acción táctica en primera persona que los seguidores Sniper: Ghost Warrior sabrán apreciar desde el primer momento. Por tanto, te invitamos a leer nuestras impresiones sobre Sniper: Ghost Warrior 3, que hemos podido jugar en su versión de PlayStation 4. No obstante, se halla también disponible en Xbox One y en PC, por lo que cualquier usuario podrá adentrarse en esta nueva y revolucionaria entrega de la saga, dispuesta a dar un paso al frente para ampliar sus opciones jugables.

Tras completar un breve prólogo a modo de tutorial, en el que se nos recuerdan tanto las mecánicas habituales como las nuevas opciones jugables, da inicio una aventura que el usuario puede afrontar en tres niveles de dificultad diferentes: normal, difícil o desafío. Mientras el primero muestra el panel de datos completo y regenera la vida del protagonista, los siguientes menguan estas capacidades para ofrecer una experiencia más realista. De hecho, el modo Desafío reduce incluso el árbol de habilidades del personaje y posibilita su muerte de un solo disparo.

Aunque en esta última opción de dificultad estará desactivado, uno de los primeros elementos de los que nos percatamos es del modo exploración. Se trata de una forma de juego que, como la vista de águila de Assassin’s Creed, nos permite apreciar elementos que en condiciones normales sería complicado encontrar, como salientes para escalar. Pese a que en ocasiones también sirva para seguir pistas, como en el caso de las huellas, lo cierto es facilita demasiado la acción en algunas circunstancias. No obstante, será cada jugador el que determine su uso dependiendo de sus capacidades o, simplemente, de su forma de afrontar la aventura.

Con el modo exploración o sin él, la historia transcurrirá en un mundo abierto que podemos recorrer a nuestro antojo. Estamos ante una de las principales novedades de esta entrega, que sustituye los habituales niveles o zonas acotadas por un amplísimo escenario que alberga todas las opciones jugables. Misiones principales y retos secundarios que el jugador podrá descubrir a su ritmo mientras recorre el mapa de múltiples formas.

Este es uno de los puntos fuertes de Sniper: Ghost Warrior 3, muy en sintonía con lo que recientemente vimos en Ghost Recon Wildlands. Aunque puede recorrerse a pie, los desarrolladores ponen a nuestra disposición un amplio surtido de coches con los que transitar cada carretera, camino o montaña, aunque será el viaje rápido el que se convierta en nuestro mejor aliado cuando lo que deseemos sea trasladarnos ágilmente a otro punto del mapa sin perder un solo segundo. La única condición será descubrir cada uno de estos emplazamientos previamente al teletransporte.

De este modo es mucho más fácil llegar a cada una de las misiones, que se sostendrán en una trama lo suficientemente elaborada para mantener el interés del jugador a lo largo de la aventura. No obstante, la escasa variedad de estos encargos puede convertir alguna fase de la historia en mera rutina, dado que las tareas suelen consistir en acabar con una serie de objetivos mientras, en todo caso, se introducen algunos elementos adicionales. Por ejemplo, el rescate de un personaje o el acceso a un recinto altamente protegido.

La trama, por tanto, no deja de ser un mero vehículo para sostener la acción. En este caso, la utilización del francotirador, el verdadero protagonista del videojuego pese a que el jugador también cuente con otras armas o habilidades para complementar la experiencia y no convertirla en una sucesión de disparos a larga distancia. Con el objetivo de complicar la tarea, contamos también con la posibilidad de seleccionar distintos tipos de bala que se adapten a cada circunstancia. Con las explosivas, por ejemplo, podremos derribar obstáculos además de acabar con los enemigos.

Además, el protagonista será capaz de enfrentarse a ellos cuerpo a cuerpo, posibilitando tanto una muerte sigilosa como un certero interrogatorio. La mejor manera de obtener información será, en ocasiones, la de acercarse en silencio a un NPC y sustraerle la información necesaria, que nos será revelada instantánea y convenientemente tras ejecutar la opción adecuada. Sin embargo, los chicos de CI Games también ponen a nuestra disposición otras opciones para reconocer el terreno y hallar información adicional antes de plantar el francotirador.

La más útil es el dron que, como en el título antes mencionado, permite inspeccionar una zona desde las alturas y marcar a los objetivos desde la distancia. De este modo, resultará más sencillo acabar con ellos desde una posición lejana. En ese sentido se disponen también las cámaras de vigilancia, que pueden piratearse cual Marcus Holloway en Watch Dogs 2 con el objetivo de anular cualquier reacción del enemigo al vernos o, simplemente, para cerciorarse de la posición de cada uno de los rivales previamente al asalto.

Al margen de las herramientas mencionadas, a las que podrían sumarse el cuchillo, además de metralletas o pistolas, el jugador puede mejorar sus capacidades mediante un árbol de habilidades dividido en tres ramas: francotirador, fantasma y guerrero. Dependiendo de las preferencias del usuario, conforme vaya ganando puntos de habilidad, otorgados con los puntos de experiencia, podrá asignarlo a una de las tres opciones disponibles, convirtiéndose así en un experto en el sigilo, en la larga distancia o en otras facetas del juego.

Con la intención de favorecer la exploración del escenario, los desarrolladores también han incluido la opción de nadar, bucear e incluso de hacer rapel en algunas fases de la aventura. El protagonista es, por tanto, un todoterreno capaz de sortear cualquier dificultad que se le presente durante el recorrido el escenario. Sin duda, todo un acierto dado el carácter de sandbox que le ha otorgado el estudio en esta nueva entrega de la franquicia de francotiradores.

En lo referente al apartado gráfico, nos encontramos ante un trabajo cumplidor, sobre todo en lo referente a la iluminación, aunque innegablemente básico en algunos aspectos. Las animaciones del protagonista son demasiado toscas en algunas ocasiones, un efecto que se amplifica con la vista en primera persona, que también nos deja ver algo de clipping durante el ascenso por una escalera, por ejemplo. Asimismo, el videojuego sufre en lo referente al framerate, que es bastante estable aunque en una tasa demasiado baja, lo que repercute de forma constante en la fluidez.

Aunque el videojuego se presenta con diálogos en inglés, tanto los menús, la interfaz como los subtítulos se han traducido completamente al castellano, por lo que cualquier jugador podrá disfrutar de la experiencia y seguir la trama con facilidad. La banda sonora, por su parte, no destaca especialmente aunque logra su cometido en los momentos más intensos de la historia, donde la música acompaña convenientemente a la acción.

No podemos obviar, en última instancia, los tiempos de carga de Sniper: Ghost Warrior 3. Resulta excesivo que, al menos en la versión de PlayStation 4, el jugador deba esperar prácticamente cinco minutos para acceder a la partida. Afortunadamente, la espera no afecta ni al viaje rápido ni a la reaparición del usuario tras su muerte, por lo que solo deberá padecerse al iniciar la aventura, al cargar la existente y, en todo caso, en algunos momentos de transición durante la historia.

JUGABILIDAD: La nueva entrega de Sniper: Ghost Warrior pone a disposición del jugador un amplio abanico de opciones para afrontar cada una de las misiones. Además de resolver cada uno de los encargos mediante el francotirador, el usuario también podrá hacer uso de otras armas, de un dron o incluso aparcar el sigilio y enfrentarse cuerpo a cuerpo a los objetivos. Las opciones de desplazamiento también resultan adecuadas dado el tamaño del mapa.

GRÁFICOS: El apartado visual no resulta especialmente llamativo al margen de la lograda iluminación. Las animaciones del personaje son demasiado rudimentarias, por lo que sus movimientos pueden resultar visiblemente toscos en algunos momentos. Por su parte, la tasa de frames es excesivamente baja, por lo que la sensación de fluidez no logra impregnar al juego.

SONIDO: El videojuego cuenta con una banda sonora cumplidora y que acompaña convenientemente a la historia, pese a no ser uno de sus elementos más destacables. Aunque el título se presenta con audio en inglés, incluso con diálogos a través del altavoz del Dualshock 4, aquellos que no dominen el idioma pueden seguir la historia a través de unos subtítulos totalmente en castellano, al igual que los menús o la interfaz.

HISTORIA: Los desarrolladores tratan de impulsar la narración desde un prólogo que sirve como anticipo a la verdadera aventura, que también cuenta con las correspondientes secuencias cinemáticas para profundizar en la historia. Sin embargo, la trama se intuye como un mero vehículo para abordar las misiones, el auténtico propósito de un videojuego de estas características.

DURACIÓN: Nos hallamos ante una aventura desarrollada a modo de sandbox, por lo que su duración estará directamente ligada a cada jugador. Los desarrolladores no solo permiten afrontar cada uno de los encargos, sino que invitan a investigar el escenario en busca de armamento, munición y otros elementos que el usuario podrá o no abordar según su forma de juego.

CONCLUSIÓN: La nueva entrega de Sniper: Ghost Warrior busca ampliar horizontes con la inclusión de un mundo abierto capaz de añadir complejidad a la experiencia jugable. Las misiones ya no se desarrollan de forma lineal, sino bajo el total control del jugador, que será quien escoja qué hacer en cada momento y cuándo abordar cada uno de los encargos. Pese a algunos nimios fallos en el apartado técnico, el videojuego desarrollado por CI Games logra su cometido y cumplirá las expectativas de los aficionados al género, que hallarán una propuesta en ocasiones rutinaria aunque siempre interesante.

Juegos Relacionados Si te gusta juega a… Te puede interesar…
Sniper: Ghost Warrior 2

Los puntos de viaje rápido permiten desplazarse instantáneamente a lugares situados a gran distancia.

Cerrar