Soldados de élite

La guerra táctica continúa en PSP. Las armas de destrucción masiva siguen amenazando al mundo. ¿Sabes quién va a manejar al equipo encargado de terminar con ellas?

Una de las series más veteranas de PSP, SOCOM Fireteam Bravo, vuelve a la portátil con un UMD lleno de novedades y, sobre todo, tratando de pulir todo aquello que hizo desmerecer un poco su anterior entrega. En la guerra uno no puede andarse con pequeñeces, soldado.

Equipo especial

En esta tercera parte volvemos a encontrarnos con un juego de acción táctica desarrollado en tercera persona en el que manejamos a un prestigioso equipo de guerra estadounidense. En esta ocasión nuestra misión pasa por infiltrarnos en un país ficticio en el que, al parecer, hay información sobre posibles armas de destrucción masiva. A partir de ese momento nuestras obligaciones para con la patria nos llevarán a diferentes lugares, y todo mientras nos enfrentamos a todo tipo de peligros y escenas de acción.

La campaña principal del juego está protagonizada por un equipo de cuatro jugadores, que bien pueden ser controlados por la inteligencia artificial de la consola o por otros usuarios a través de Internet. Si optamos por la primera opción, el título nos permite en todo momento utilizar sencillas órdenes para manejarlos, mientras nosotros nos encargamos de las hazañas más complicadas. En cualquier caso, el componente táctico es muy alto, obligándonos en todo momento a obrar con mucha prudencia entre tiroteo y tiroteo. Sin duda es precisamente esta faceta la que diferencia a este juego de acción del resto de ofertas similares del catálogo de esta portátil.

Por otro lado, SOCOM Fireteam Bravo 3 es un juego muy pensado para disfrutar con sus opciones multijugador, que permite llevar a cabo todo tipo de misiones con amigos a través de las funciones inalámbricas de PSP, o bien a través de Internet. Dichas partidas permiten hasta dieciséis jugadores simultáneos, participantes que pueden comunicarse en todo momento por voz.

Volviendo a la campaña individual, el UMD apuesta principalmente por el sigilo (aunque no de manera tan exigente como pasa en otros títulos como Splinter Cell o Manhunt), por lo que tenemos que movernos por los detallados escenarios tratando de no ser vistos por los enemigos. Después, y para eliminarlos, podemos utilizar un abanico de armas bastante variado, donde, dada la naturaleza del juego, los rifles de francotirador y las armas pensadas para la larga distancia resultan muy importantes.

En cualquier caso, la duración del juego es bastante alta, sobre todo si nos decantamos por uno de sus mayores niveles de dificultad. Hay que tener en cuenta que, a pesar de la cuidada inteligencia artificial de los enemigos, el modo campaña no es especialmente complicado de superar, en parte por lo fácil que resulta acertar nuestros tiros gracias a la opción de apuntado automático del que hace gala el juego.

En cuanto a sus gráficos, el título presenta un motor en el que destacan los efectos (tanto climatológicos como explosiones y demás) y el tamaño y variedad de los escenarios. Además, el título está doblado al castellano, un detalle a tener en cuenta dadas las circunstancias.

Cerrar