Sonic flipa en colores

Ha pasado mucho tiempo, pero finalmente la mascota de SEGA ha vuelto a sus raíces más básicas en Nintendo DS. Acompaña a Sonic en una nueva odisea por salvar su planeta.

Con el paso de los años, Sonic ha protagonizado todo tipo de aventuras, más aún en Wii y Nintendo DS. Juegos en los que el pluriempleado erizo ha viajado a Camelot, simulado ser un personaje de Las Mil y una Noches y hasta se ha transformado en una especie de lobo siniestro. Pero está claro que, pase lo que pase, lo que mejor le sienta a la mascota de SEGA son los títulos de plataformas veloces de toda la vida. Justo el punto de partida de este cartucho.

A toda velocidad

El doctor Robotnik nunca se da por vencido. En esta ocasión el malvado ha construido un pretencioso parque de atracciones en el espacio. Eso no estaría tan mal si no fuera porque, para no perder la costumbre, se ha aprovechado de todo tipo de seres vivos para generar la energía que el colosal centro necesita. Y claro, Sonic no puede permitir semejante injusticia. Con esta base comienza una aventura que recupera la esencia más básica de los primeros Sonic.

Este juego de plataformas de desarrollo horizontal (como en la época de MegaDrive) se divide en siete zonas. Cada una de ellas, a su vez, cuenta con dos niveles “normales” y un tercero en el que nos enfrentamos contra un jefe final, generalmente una creación del viejo Robotnik. Vamos, la misma mecánica de todas las entregas convencionales de la serie.

Entonces ¿no existen novedades en este Sonic Colours para Nintendo DS? Sí que las hay. Y se llaman Wisps. Estas son unas criaturas que, fusionándose con el propio Sonic, otorgan a este poderes especiales, como volar como un cohete o hacerse una bola de fuego. En función de la zona del juego en la que nos encontramos, podemos utilizar unos u otros (dos en total).

Por lo demás, lo dicho, estamos en un Sonic en toda regla en el que no faltan los loopings, pulsadores de todo tipo, enemigos, esmeraldas del caos y hasta una serie de niveles extras (donde podemos conseguir las propias esmeraldas) a los que tenemos acceso tras completar un nivel con una serie determinada de anillos. Y por si fuera poco, el título también ofrece posibilidades multijugador, tanto para echar carreras con un amigo para saber quién es más rápido, como para consultar y ver nuestros records a través de Internet.

Gráficamente el título mantiene también un estilo clásico, aunque con elementos en tres dimensiones. Además, se trata de unos de los juegos de Sonic más coloridos y festivos de los últimos años, tal y como reza su propio nombre.

Cerrar