Lucha de titanes

La conocida y prestigiosa serie de lucha invade PSP con un juego que reúne a  treinta luchadores y algunos modos de juego exclusivos enfocados para aprovechar la portátil al máximo.

Tal vez porque sus cualidades son muy propicias para ello, lo cierto es que la portátil PSP ha ido sumando con el paso del tiempo muchos títulos de lucha exclusivos. Juegos como Mortal Kombat Unchained o Tekken Dark Resurrection que, por lo general, han cosechado muy buenas críticas. A estos exponentes hay que sumar otro de los grandes del género, Soul Calibur, que llega a la portátil revitalizado en todos los sentidos.

Duelo de grandes

Soul Calibur: Broken Destiny es un juego de lucha en tres dimensiones que recuerda bastante a lo visto en Soul Calibur IV. De hecho, el elenco de luchadores que se dan cita en el UMD (treinta en total) es prácticamente el mismo, salvo alguna incorporación como el espartano Kratos, protagonista de la conocida serie God of War de Sony.

El modo más importante del título, que sirve como sustituto esta vez del habitual modo historia, es uno llamado El Guante. Este está dividido en cerca de treinta capítulos en los que nos encontramos con diferentes retos. Algo así como un modo a medio camino entre un tutorial y una historia, dado que más que pelear de forma “libre” nos vemos obligados a realizar golpes puntuales y acciones determinadas para ir avanzando. Una opción posiblemente pensada para los menos puestos en la franquicia de Namco.

A margen de este, también encontramos los más convencionales modos de Enfrentamiento y Entrenamiento. El primero nos permite vernos las caras con amigos mediante la conexión inalámbrica de PSP, mientras que en la segunda de estas modalidades podemos practicar los golpes de nuestros personajes preferidos. En este sentido hay que dejar constancia de que Soul Calibur: Broken Destiny no cuenta con opciones online (como sus “hermanas mayores”).

Por último, el título sí permite crear (o editar, mejor dicho) a nuestros propios guerreros. Lo podemos hacer dentro de una opción llamada Creación, que cuenta con más de quinientos elementos distintos entre los que elegir. De esta forma podemos dar un aspecto único a cada uno de los luchadores que creemos.

A nivel gráfico, el UMD está bastante cercano a las versiones de sobremesa, salvando las lógicas distancias. Personajes y escenarios tienen acabados muy creíbles, y los efectos resultan variados y llamativos. Cada personaje, por supuesto, dispone de sus propias tácticas y movimientos y podemos escuchar sus voces en inglés o japonés. Por suerte todo está subtitulado a nuestro idioma. En conclusión, un título de lucha lleno de opciones diseñado tanto para veteranos de la saga Soul Calibur como para quienes quieran descubrirla por primera vez.

Cerrar