El golpe de un maestro

La conocida serie de lucha de Namco se renueva, ofreciendo en su llegada a la generación actual nuevos personajes, modos y un lógico lavado de cara visual. Eso sí, sin perder su esencia de siempre.

Después del relativo tropezón que supuso su tercera parte, Namco Bandai ha puesto toda la carne en el asador para llevar a PlayStation 3 y Xbox 360 su conocida serie de lucha Soul Calibur. Una cuarta entrega que llega cargada de novedades pero con la firme promesa de mirar muy de cerca su recordado debut para la mítica consola Dreamcast.

Espadas en alto

Para empezar, la serie ofrece su plantel de guerreros más generosos hasta la fecha, un total de treinta (algunos de ellos por desbloquear en un principio). Cada luchador, por su parte, cuenta con una campaña propia que, si bien en ningún caso puede presumir de ser demasiado larga, sí que desarrolla siempre un argumento exclusivo.

Tal y como viene sucediendo desde los inicios de la serie, Soul Calibur vuelve a apostar por un control intuitivo y lleno de todo tipo de movimientos vistosos. El abanico de golpes que cada personaje es capaz de ejecutar es muy alto, incluyéndose llaves, patadas, golpes a distancia, ataques armados, etc. A lo que además hay que sumar la posibilidad de crear nuestro propio luchador gracias al editor que se incluye y que permite personalizar desde su aspecto físico hasta su manera de luchar. Además, a medida que ganamos combates y obtenemos dinero también es posible adquirir nuevas habilidades y armas para él, pudiendo potenciar sus aptitudes en todos los sentidos. Y de la misma manera que se puede crear un luchador desde cero, también podemos cambiar las características de cualquiera de los incluidos de origen.

Lucha como quieras

Además del Modo Historia, Soul Calibur IV también cuenta con otras modalidades, entre las que debuta la Torre de las Almas Perdidas. En ella, como su propio nombre indica, hay que escalar todos los niveles de una torre, enfrentándonos sin descanso a un elevado número de enemigos.

Por otro lado tampoco podemos olvidar el modo Arcade, muy parecido al principal aunque con un estilo más directo y sencillo, y el modo Multijugador, que permite a través de PlayStation Network y Xbox Live disputar peleas contra cualquier usuario de todo el mundo.

Con respecto al apartado gráfico, este sigue el estilo marcado por las anteriores entregas de la serie, aunque lógicamente potenciado por las posibilidades de las máquinas actuales. Esto se nota sobre todo en la iluminación del título y en el aspecto de los escenarios. Escenarios con los que además podemos interactuar durante los combates, tal y como hemos visto también en las últimas entregas de sagas como Mortal Kombat.

Como detalle final, en función de la edición correspondiente, PS3 y Xbox 360, el título incorpora personajes exclusivos, como Yoda o Darth Vader respectivamente.

Cerrar