As de espadas

6049

La hora de la verdad ha llegado. Tras una larga espera, al fin tenemos aquí la nueva entrega de esta conocida serie de lucha. Una quinta parte bastante continuista, pero llena de atractivos.

Después de una infinidad de vídeos, demostraciones, imágenes y adelantos, SoulCalibur V es ya toda una realidad. Un juego muy esperado por todos los fans de la lucha “uno contra uno”, que llega precedido por un objetivo complicado: superar la calidad de su anterior entrega, la cuarta. Un título que cosechó un gran éxito entre crítica y público, pero que la propia Namco confesó que aún podía pulirse un poco más. ¿Ha sido finalmente así? ¿Estamos ante el SoulCalibur definitivo de esta generación?

Los encargados de este desafío han sido los autores de muchos de los mejores juegos de Naruto, Cyberconnet 2, lo que demuestra que Namcolo ha dado todo para llevar a buen puerto el proyecto. Y que lo ha conseguido. Puede que SoulCalibur V no sea el juego de lucha más innovador, pero sí resulta un título emocionante, intenso y relativamente completo.

Lo primero que nos ha llamado la atención ha sido su argumento, como ya os adelantábamos tras jugar a la anterior beta del título. En SoulCalibur la historia siempre ha tenido bastante peso, más aún tratándose de un juego de lucha, y esta vez no ha sido ninguna excepción. Todo comienza diecisiete años después de los acontecimientos vividos en SoulCalibur IV, con un nuevo enfrentamiento entre las dos espadas míticas Soul Calibur y Soul Edge. En este ocasión, la primera llega a manos de un nuevo héroe, un joven guerrero llamado Patroklos, quien pasa a convertirse en uno de los grandes protagonistas del juego.

El guión, que sirve de hilo constructor del modo Historia, se va presentando a través de una cuidada narrativa durante alrededor de veinte misiones. Un desarrollo que, a decir verdad no es especialmente largo, pero sí trepidante. Terminarlo nos puede llevar alrededor de tres o cuatro horas mientras vamos conociendo la historia de Patroklos. El argumento, como siempre, destaca por contar con bastante suspense, la aparición de personajes variados y bastantes secuencias de vídeo y de cómic que ilustran los acontecimientos. Y es que la producción de SoulCalibur V resulta impecable de principio a fin.

Dejando a un lado este modo, posiblemente el más interesante del juego aunque un poco escaso, lo cierto es que encontramos otros alicientes. Por ejemplo, en forma de un potente editor, que nos permite crear con total libertad a nuestros propios luchadores. Simplemente hemos de escoger la “base” de uno de los héroes del juego para después ir seleccionando su apariencia entre un montón de posibilidades: rostro, cuerpo, color, cabello, voz, ropa, complementos, espadas, etc. Una opción que a buen seguro os mantiene un buen puñado de horas creando guerreros originales.

En total, Namco ha incluido veinticinco personajes en SoulCalibur V, la mayoría de ellos muy equilibrados y carismáticos, esto último también en referencia a los debutantes dentro de la saga. De nuevo volvemos a encontrarnos con viejos conocidos de la franquicia, como Sigfried, Nightmare o Yoshimitsu, así como con nuevos luchadores que, eso sí, tienen en la mayoría de los casos algunos lazos con anteriores entregas del juego. Mención especial merece, además del ya mencionado Patroklos, el protagonista de la historia, el conocido asesino Ezio Auditore. Este viene a ser algo así como la estrella invitada de esta edición del juego, a lo que hay que añadir que se trata de un personaje que se adapta perfectamente al lanzamiento. Lejos de ser una anécdota más o menos simpática, el protagonista de los últimos Assassin’s Creed puede presumir de ser un guerrero lleno de posibilidades, que incluso nos ha convencido más que algunas de las otras incorporaciones a la saga. No es que estos sean malos, ojo, sino que Ezio resulta un luchador realmente potente.

La lucha armada

Entrando ya en la salsa del juego, los combates, hemos de decir que estos han evolucionado más bien poco desde la cuarta entrega, si bien es cierto que algunas cosas sí han cambiado ligeramente. Lo primero que notarán quienes disfrutarán de SoulCalibur IV es un ritmo mayor. Ahora los personajes son más rápidos y ágiles, lo que hace que las luchas resulten más dinámicas y veloces.

El resto de las características de esta nueva entrega se mantienen más o menos de manera similar. De nuevo encontramos luchadores muy compensados que tienen en el uso de armas su principal sello de identidad. Su control es bastante sencillo, y simplemente presionando y combinando botones podemos ejecutar golpes muy diferentes, así como secuencias más poderosas sin excesivas complicaciones. No obstante, el punto más “hardcore” del título, y lo que va sembrar las diferencias entre unos luchadores y otros, son los ataques especiales llamados “Golpes Edge”. Ataques que consumen una barra de energía y que son capaces de quitar al rival bastante salud, decidiendo casi el destino de los combates por sí mismos.

Así pues, insistimos, SoulCalibur V es un juego de lucha perfectamente recomendable para todo tipo de usuarios. Por un lado es cómodo de jugar y muy accesible, pero también cuenta con una profundidad suficiente como para atrapar a los amantes del género que no quieran quedarse en el aspecto más “superficial” de los enfrentamientos. En definitiva, la jugabilidad que siempre ha ensalzado esta serie de Namco sigue estando presente en todo su esplendor, también en esta quinta entrega.

Lo que tal vez sí nos haya dejado un tanto fríos son los modos de juego. Es cierto que SoulCalibur V permite todas aquellas opciones que podíamos esperar dentro de un juego de lucha, pero no se aporta demasiada innovación con respecto a los capítulos anteriores. De nuevo encontramos las ya típicas opciones de Arcade, Entrenamiento o Combate Rápido, así como algún que otro reto adicional. En cualquier caso, las posibilidades de disputar enfrentamientos con otros usuarios de todo el mundo a través de Internet y la ya comentada opción de crear nuestros propios personajes compensan un poco esta falta de novedades.

El aspecto de la espada

Con respecto al apartado técnico, estamos de nuevo ante un lanzamiento muy vistoso, que vuelve a evidenciar el esmerado trabajo con el que suele cuidar Namco siempre esta serie. ¿El único punto negativo? Pues que la calidad que ya atesoraba la cuarta entrega hace que ésta no resulte hoy por hoy tan explosiva como hace cuatro años, aunque no por eso desmerece en absoluto, claro.

Los personajes siguen contando con animaciones y modelados excelentes, que están al mismo nivel que los espectaculares escenarios. Estos pueden presumir de resultar muy variados, “vivos” y estar llenos de destalle, además de permitir cierta interacción en algunos casos. Pero, sin duda, lo que más ensalza ese precioso aspecto visual ya marca de la casa son los cuidados efectos que embellecen las batallas.

Y más o menos el mismo nivel alcanza la banda sonora, que mantiene un acertado tono profundo aunque cañero, y las voces de los personajes, que podemos escuchar en inglés o en japonés. Por suerte, todos los comentarios, así como la historia del título, han sido subtitulados a nuestro idioma.

Valoración final

Jugabilidad: A pesar de notar cierta ausencia de novedades, sigue siendo un juego emocionante y cuidado. El control resulta muy equilibrado y apto para todo tipo de jugadores, y el modo Historia engancha de lo lindo.  

Gráficos: Los combates cuentan con el bello aspecto habitual que Namco da a todos sus juegos de lucha. El diseño y acabado de los luchadores está a un gran nivel, igual que los escenarios y los efectos.

Sonido: Tanto la banda sonora como los efectos de sonido suenan de maravilla. Las voces están disponibles en japonés e inglés, aunque con subtítulos en castellano.

Duración: La oferta de modos es la habitual dentro del género. El modo Historia ronda las tres o cuatro horas, y después podemos exprimirlo al máximo retándonos con otros jugadores o creando nuestros propios guerreros.

Conclusión: Los amantes de la serie SoulCalibur deben estar contentos especialmente aquellos que ya disfrutaran en su día con su última entrega. Es cierto que esta quinta parte mira muy de cerca a la anterior, pero aún así sigue siendo un juego de lucha realmente excitante, capaz de hacer las delicias de los aficionados al género o de quienes deseen iniciarse en él. Su interesante argumento, el carisma de sus personajes y los divertidos combates lo convierten en una opción muy a tener en cuenta en este comienzo de año.

Publicaciones relacionadas

Cerrar