Análisis de South Park: Retaguardia en Peligro – Un juego para “partirse el Ojete”

113460

El universo de South Park es uno de los más legendarios en lo que al humor bestia se refiere. La conocida serie de animación consigue retratar todos los temas de actualidad de la manera más frívola y desenfadada que se pueda encontrar. Algo que, por supuesto, no pasa desapercibido en ningún tipo de vertiente. Y, como no podía ser menos, también tenía que acabar aterrizando en el mundo de los videojuegos.

Ya lo hizo hace unos años con el genial South Park: La Vara de la Verdad y ahora regresa con un título mucho más elaborado y maduro que saca a relucir todas las grandes cualidades de South Park y le aporta un nuevo aditivo a la hora de disfrutar de un videojuego con una jugabilidad maravillosa y que adquiere una nueva dimensión respecto a lo visto en su antecesor, mejorando en varios aspectos clave a la hora de disfrutar de la apuesta de Ubisoft por esta secuela.

South Park: Retaguardia en Peligro pone al jugador en la piel del chico nuevo que llega a la localidad de South Park en medio de una familia problemática, con una madre alcohólica y un padre cocainómano. Con esta premisa, conoce a los que serán sus mejores amigos a lo largo de su periplo por el pueblo, que no son otros que los grandes protagonistas de la serie, aunque en sus versiones de superhéroe.

De este modo se une a Mapache y Amigos para acabar con la criminalidad de la ciudad y poner orden en medio del caos. Un caos que no solo surge a través del propio Profesor Caos, sino por multitud de problemas que el chico nuevo (cuyo nombre de superhéroe es Ojete) y el resto de sus compañeros como Mapache, Cometa Humana o Mosquito tienen que afrontar.

Lo primero que cabe destacar de South Park: Retaguardia en Peligro es que sus intenciones quedan claras desde el primer momento en el que se inicia el juego. El sentido gamberro y transgresor del título queda patente en la personalización del personaje, dando la posibilidad de elegir entre una tez blanca (con la que el juego se hace más fácil) o una piel negra (con la que el juego se puede hacer insufrible). Desde luego, los habitantes de South Park no se cortan y en el juego que protagonizan no iba a ser menos. Respecto a la personalización cabe destacar que no incluye grandes posibilidades en un inicio, aunque en el desarrollo de la aventura se pueden encontrar muchas más variantes de prendas, peinados y demás aspectos.

Y una vez el jugador se adentra en South Park todo se torna en un universo conocido y casi idéntico a lo que se ve en la serie. En entorno y la recreación de la localidad se ha realizado de un modo mucho más exhaustivo y acertado que en La Vara de la Verdad y ahora se puede recorrer muchos más recovecos que antes no estaban incluidos o que, simplemente, se plasmaron con una idea mucho más simple. El aspecto de los personajes es colosal, con un acabado maravilloso y que, en ocasiones, da la impresión de estar visualizando un episodio de la serie. Algo que se afianza en las cinemáticas, siendo uno de sus grandes puntos fuertes y una maravilla a la vista.

Por otro lado, en lo que es verdaderamente importante, Retaguardia en Peligro no se conforma con ser un título continuista que cambie un par de fórmulas y presente una nueva línea argumental. Sí que es cierto que la temática de los superhéroes aporta un tinte totalmente nuevo respecto a lo visto en La Vara de la Verdad, pero los álter ego de los personajes no son la única novedad. El sistema de jugabilidad y, especialmente, el de combate han sido remodelados completamente para ofrecer una nueva experiencia que resulta mucho más satisfactoria que la anterior. En cuanto a la movilidad del personaje por South Park todo es mucho más fluido y sin apenas pantallas de carga. Además, gracias a la ayuda de Pasorraudo se puede acceder de una punta a otra del mapa a través de las banderas de viaje rápido.

Más allá de la trama principal en la que Mapache y Amigos intentan liberar (a su modo) a la ciudad del crimen que la asola, también hay muchas subtramas que se inician como misiones principales y que aportan una gran variedad a la línea principal en la que intervienen grandes personajes conocidos de la serie. Estos guiños son sensacionales para profundizar en el universo South Park y para arrancar una sonrisa a los jugadores, ya que los diálogos y las escenas que se suceden son soberbias y cargadas de las grandes dosis de humor y gamberrismo que se pueda esperar de South Park.

Aunque, en definitiva, donde más destaca Retaguardia en Peligro es en el sistema de combate. Se mantiene la base de los ataques por turnos donde el componente estratégico es fundamental, aunque ahora se han incluido cuadrículas para poder moverse por el escenario que limitan mucho los movimientos y amplían esta dosis estratégica respecto a los aliados y enemigos que se sitúan en el campo de batalla; esto resulta clave en muchos aspectos, ya que la colocación de los personajes puede dar lugar a combos vitales para la resolución del combate, por lo que es importante saber dónde situar a cada personaje en cada momento de la refriega.

 Además, al contar con superhéroes, también se han implementado movimientos propios de los mismos. De este modo, se puede congelar, electrocutar y definir estados alterados a los enemigos a través de estos poderes para decantar la balanza a favor. Esto también viene determinado por las clases que se escojan, pasando de velocista para aumentar la rapidez de los ataques, a elementalista para controlar las fuerzas mágicas o, por el contrario, a usar la fuerza bruta como arma principal.

Otro de los elementos fundamentales es la creación y recogida de artefactos. Estos sirven para potenciar los poderes de superhéroe y masificar su daño o estados alterados, por lo que es fundamental saber combinar bien sus prestaciones para que en combate sean una fórmula que se adapte a las necesidades del jugador, dependiendo de todas las vertientes de las que se dispone. Además de los artefactos, también se pueden elaborar diferentes elementos mediante fórmulas que son tremendamente útiles como objetos de batalla y como equipamiento, algo fundamental para evolucionar al personaje a lo largo de la aventura y resistir los combates cada vez más exigentes debido a la dificultad gradual de la aventura.

No obstante, Retaguardia en Peligro no se detiene únicamente en tareas de exploración y combate, sino que aporta otros elementos que ayudan a salir un poco de la rutina y experimentar funciones nuevas y divertidas. Una de las más señaladas es la posibilidad de visitar cada retrete de South Park y que Ojete (así es como se llama el personaje protagonista que controla el jugador en su modo superhéroe) pueda echar el resto sobre cualquier trono, sea de una casa ajena o de un lugar público. Por supuesto, dependiendo de dónde se encuentre, la dificultad será mayor o menor, disponiendo de una combinación de botones específica para poder sacudir el zurullo con maestría. Puede parecer la cosa más absurda del mundo, pero requiere de gran habilidad para ser el rey de los retretes de South Park; todo se hace mucho más difícil sin la ayuda del Sr. Mojón. Y hay más minijuegos de lo más interesantes, ya que las batallas no se basan únicamente en derrotar a los enemigos, sino que en ocasiones hay que cumplir ciertos requisitos: proteger a un aliado en concreto, huir de un enemigo que resulta invencible y un largo etcétera de opciones que se salen de lo común y que resultan un acierto sobresaliente.

Por último, cabe destacar que las redes sociales tampoco han escapado de la crítica ácida de South Park. Retaguardia en Peligro incluye su propia red social denominada Mapachegram, a través de la cual todos los habitantes del pueblo publican sus inquietudes y sirven de gran información para el jugador respecto a algunas misiones, aunque la mayoría de ellas sirven para arrancar una carcajada instantánea respecto al texto que acompaña a las imágenes. Por supuesto, la popularidad del personaje principal también es esencial y es un requisito obligatorio para pertenecer a Mapache y Amigos, por lo que hay que conseguir seguidores haciéndose selfies con ellos, lo que aporta un gran prestigio.

Para concluir, no hay que dejar pasar la oportunidad de felicitar la gran labor realizada en la tarea de doblaje al castellano, algo con lo que no contaba el primer videojuego de la saga y que permite reconocer a la perfección las voces de todos los personajes para aquellos que pudieran ver la serie en nuestro idioma. Un excelente detalle que no hace sino ponerle la guinda a un producto redondo que respira la esencia South Park por todos sus poros. Retaguardia en Peligro es uno de los videojuegos más divertidos que se pueda disfrutar en la actualidad y eso, junto a su jugabilidad, lo convierten en un imprescindible para cualquier usuario.

Juan Montes

Jugabilidad: Una delicia en todos los sentidos. Desde los momentos de exploración por todos los rincones de South Park, que se realizan de una manera mucho más fluida que su antecesor, hasta el sistema renovado de combate que aporta un toque mucho más estratégico y amplio a la hora de afrontar las peleas a las que se ven sometidos los superhéroes. Además, la opción que se ofrece de personalizar el equipo con un máximo de tres aliados, también aporta una fórmula interesante para combinar los poderes de la mejor manera posible entre los cuatro contendientes disponibles.

Duración: Las posibilidades en South Park son múltiples y el gran tamaño de su mapa otorga muchas horas de diversión para poder cumplir todas las misiones y objetivos que incluye. Si bien la aventura principal puede extenderse hasta las 20 horas, el resto de tareas aportan una cantidad significativa de tiempo para ser completadas, pudiendo llega hasta las 50 horas sin ningún tipo de problema y a golpe de cuesco.

Gráficos: Cualquiera que se adentre en Retaguardia en Peligro tendrá la sensación de estar viendo un episodio de la serie. El acabado de los personajes y del entorno del pueblo está recreado a la perfección y resulta embriagador para cualquiera que conozca el universo de South Park. Sin duda, un gran trabajo en todos los aspectos de materia gráfica.

Sonido: Tanto la banda sonora como el doblaje al castellano respiran South Park por los cuatro costados. Resulta mucho más inmersivo adentrarse en un título en el que las voces de cada personaje pueden reconocerse al instante y los momentos de exploración están cargados de sintonías más que adaptables al universo que se está tratando.

Conclusión:

South Park: Retaguardia en Peligro consigue hacer reír al jugador como pocas veces se haya visto en un videojuego. Probablemente no se viera nada igual desde el legendario Monkey Island y eso son palabras mayores. Sin duda, Ubisoft ha sabido reflejar de manera soberbia lo que aporta el universo de South Park. Una propuesta divertida, gamberra y con una jugabilidad realmente atractiva. Hacía falta un videojuego de este corte y la compañía gala ha sabido cómo elaborar una secuela no solo a la altura de La Vara de la Verdad, sino alzándola a un nivel muy superior. Así que solo queda decir, ¿cuándo recibimos una tercera entrega?

Juan Montes

Comunicador y apasionado de los videojuegos de aventuras, rol y plataformas. Crecí junto a un marsupial y blandiendo la llave espada; ahora acompaño a cazarrecompensas, asaltatumbas y luciérnagas con la misma pasión.

Publicaciones relacionadas

Cerrar