Arena hasta en los dientes

6424

Yager y 2K Games presentan un shooter de manual. Un juego de acción puro y duro que tiene en su argumento y adictivo desarrollo sus dos grandes bazas. Si eres aficionado a los títulos de acción bélica, sigue leyendo.

A día de hoy está claro que no es sencillo hacer un shooter. Aunque el género continúa en alza, lo cierto es que resulta complicado ser original o conseguir un hueco en el mercado. A pesar de todo, Spec Ops The Line es un juego de acción entretenido y con personalidad, en el que no todo es lo que parece en un principio.

El comienzo de la aventura nos pone en una irreconocible ciudad de Dubái. La exótica urbe ha sido literalmente arrasada por el desierto y sus tormentas de arena. Como consecuencia de ello, las dunas campan a sus anchas entre los lujosos rascacielos y todo tiene un aspecto casi post-apocalíptico. Pero lo que parece una misión de reconocimiento común y corriente, pronto descubre una profunda trama bélica de la que, cómo no, deberemos encargarnos.

No diremos nada más del argumento para no arruinar sorpresas, pero lo cierto es que el guión de Spec Ops The Line está más cuidado de lo que podría parecer en un principio. A medida que avanzamos en la historia, los tres protagonistas -sobre todo nuestro personaje, Martin Walker-, se enfrentan a decisiones morales. Algo poco habitual dentro de los juegos de acción. No es que el título no resulte lineal, pero en todo momento tenemos un conseguido sabor agridulce en el paladar que nos hace preguntarnos si realmente estamos haciendo lo correcto.

Dicho de otro modo, aquí no hay situaciones tan estereotipadas como en otros juegos. Los buenos no son buenísimos ni los malos malísimos, ni los civiles simples objetivos a rescatar. Eso hace que, como decíamos, Spec Ops: The Line sea un título más interesante de lo que parece cuando jugamos los primeros minutos de su campaña individual.

Según nuestras decisiones, existen varios finales que cambian el curso de los acontecimientos. Todo depende de si por ejemplo elegimos ejecutar o no a un personaje importante y opciones por el estilo. Esto hace también que, una vez terminada la campaña principal, podamos tener interés en rejugarlo.

Además de por su argumento, el juego destaca por otra particularidad: la arena. Aunque parezca algo secundario, no lo es. Ciertamente, Dubái está arrasada por la arena y esta es un elemento siempre presente en la aventura. En algunos momentos se levantará una tormenta impredecible y será casi imposible ver a los enemigos, en otros tendremos que ponernos a cubierto, o incluso podremos romper el cristal de un edificio para ver cómo el desierto engulle a nuestros enemigos.

El tratamiento que los responsables del juego, Yager, han hecho de la arena es fantástico. No solo por sus recursos, sino por la física o los efectos constantes. No exageramos si os decimos que después de algunas horas con este Spec Ops sentiréis casi la boca llena de arena.

Por lo demás, lo nuevo de 2K Games es un shooter en toda regla, que sigue de cerca lo visto en otras aventuras similares en tercera persona. Su mecánica se fundamenta en coberturas constantes, tiroteos sin descanso y alguna que otra secuencia argumental. En este sentido, el juego se mantiene en todos los aspectos a nivel notable.

Por ejemplo, los escenarios cuentan con una variedad aceptable. No es que sus diseños vayan a revolucionar el género, pero la personalidad de una localización como Dubái sumado al ya mencionado tema de la arena, hacen que Spec Ops se distancie un poco de algunas otras propuestas ya a la venta.

 

 

Y lo mismo sucede con la inteligencia artificial de los enemigos. Los malos no son especialmente brillantes, pero sí se mueven lo suficiente como para no ponernos las cosas fáciles; a la vez que tampoco hemos encontrado fallos importantes. Los tiroteos son bastante intensos, haciendo buena la fórmula de “cuantos más, mejor”. Nuestros compañeros, por su parte, mantienen continuamente una actitud bastante creíble y son más certeros disparando de lo habitual en otros shooters. También podemos darles sencillas órdenes para que disparen a un objetivo concreto. Esto es algo que podría haberse cuidado más, pero da un agradable toquecillo táctico al desarrollo.

Para ser sinceros, Spec Ops The Line es un juego que apuesta bastante por el realismo. A las conspiraciones políticas y el trasfondo moral e incluso racial que toca en algunos momentos, hay que sumarle unos diálogos bastante cuidados. Es cierto que estos no se salvan de soportar algún que otro cliché, pero aún así nos mantienen en todo momento pendientes de los acontecimientos.

Por último, el título cuenta con un cuidado multijugador. Por un lado está el cooperativo, que nos presenta un prólogo anterior a la propia campaña principal. Esto es algo que últimamente parece interesar a muchos desarrolladores, y lo cierto es que resulta una buena manera de aumentar la duración del juego sin pisarse con la experiencia individual.

Como es lógico, también existen diferentes modos competitivos, que siguen la estela marcada por otros juegos. En este sentido, cabe destacar que Yager también ha mantenido una coherencia con la historia, demostrando una vez más la importancia del guión, y dividiendo a los usuarios en dos facciones enfrentadas. Podemos echar partidas en las que nos enfrentamos todos contra todos, individualmente o en las que acumulamos puntos, por citar las más entretenidas.

A nivel gráfico, como señalábamos, Spec Ops The Line se mantiene a un nivel notable, con unos buenos acabados de niveles y una iluminación cargada que pega bastante con la ambientación desértica. Pero sobre todo destacan los efectos, como los de la arena o los disparos. Quizás algunas animaciones podrían haberse cuidado más, pero en general resulta muy satisfactorio.

————————————————————————————————————————————-

Valoración final

Jugabilidad: Un juego de acción en tercer persona en toda regla. Quizás le falte algo de carisma, pero atrapa sobremanera.

Gráficos: Los efectos de los disparos o el aspecto de la arena le dan un toque personal y espectacular.

Sonido: La banda sonora es bastante variada, pero lo mejor son el doblaje y los efectos. De película.

Duración: La campaña individual tiene una duración habitual para este tipo . El multijugador sí da para más tiempo.

Conclusión

Spec Ops The Line es un shooter divertido, adulto y más profundo de lo que parece. Puestos a ponerle algún pero, es posible que le falten momentos realmente memorables o que ofrezcan más variedad a la acción, pero aún así se trata de una experiencia muy recomendable para quienes disfruten con los juegos de acción bélica.

————————————————————————————————————————————-

– Si te ha gustado te gustará

Battlefild 3

Gears of War 3

– No te quedes solo en el juego

Película: Red de Mentiras de Ridley Scott

Anime: Gasaraki de Goro Taniguchi

Canción: Dust in the Wind de Kansas

Publicaciones relacionadas

Cerrar