Aventura a ritmo de anime

Segunda entrega de esta serie de rol claramente enfocada a un público infantil. Aventuras y dibujos animados en exclusiva para Nintendo DS.

Spectrobes, el primero, fue uno de esos juegos nacidos a la sombra de Pokémon que, sin hacer apenas ruido, consiguió en su momento alcanzar unas ventas y un éxito considerable. Así pues, no resulta extraño que Disney y Nintendo no hayan tardado lo más mínimo en devolver a la serie a Nintendo DS, manteniendo el estilo de la primera parte.

Héroes planetarios

De hecho, el juego parte justo donde terminó el original, si bien la historia es completamente independiente y apenas tiene nada que ver con aquélla. El juego vuelve a estar protagonizado por los héroes Rallen y Jeena, quienes se encargan de proteger el sistema planetario conocido como Nanairo. Ambos se encuentran en algo así como unas vacaciones, cuando sus viejos enemigos, los Brawl, vuelven a la carga. ¡Qué dura es la vida de los defensores del orden!

Como decíamos, la influencia que ha tenido el fenómeno Pokémon en Spectrobes es evidente. En este caso ése es el nombre con el que se conocen a unas criaturas que nos ayudan en nuestra misión. En total existen 185 de ellos, que podemos acumular, cuidar, hacer más fuertes y, claro, usar para los combates. Pero conseguirlos, pese a la sencillez que muestra el juego, no siempre es fácil. Los Spectrobes son un bien muy preciado, y para hacernos con ellos necesitamos encontrar sus fósiles y revivirlos, más o menos como ocurría en el también sospechosamente parecido Pokémon Dinosaur King.

Al igual que en éste, durante el juego tenemos que valernos de un radar para localizarlos. Una vez conseguido, el siguiente paso es escavar para encontrar el fósil. Y no todos los terrenos son iguales. Por eso hemos de seleccionar el instrumento adecuado para la tarea. Después, con ayuda del micrófono, hay que apartar la arena que lo cubre… y listo. Bueno, siempre y cuando pasemos al Spectrobe en cuestión por la incubadora primero. Esto nos obligar a llevar a cabo otro minijuego táctil y a soplar por el micrófono, en esta ocasión para espabilar definitivamente al bicho.

Por último, el juego encuentra dos tipos de combates, resultando así algo más variado que el propio Pokémon. Por un lado tenemos enfrentamientos con seres humanos, contra los que tenemos que utilizar armas de fuego como en una aventura tridimensional cualquiera, y por el otro llevar a cabo peleas contra otros Spectrobes. Durante las mismas podemos usar dos de ellos y turnarlos, si bien uno siempre es manejado por la inteligencia artificial de la propia máquina. Pese a todo, el juego es muy fácil y enfocado a niños.

Cerrar