Arañas en plural

El héroe más conocido de la factoría Marvel protagoniza otra aventura que, esta vez sí, cambia la rutina de sus anteriores títulos. ¿Nuestro objetivo? Está claro: salvar la situación una vez más.

Si echamos la vista atrás, nos encontramos con que Activision llevaba bastante tiempo manteniendo la misma línea en los juegos de Spiderman: ciudades enormes que recorrer, distintas misiones y un desarrollo al más puro estilo GTA (salvando las distancias, claro). No obstante, el “trepamuros” ha cambiado de tercio en esta ocasión, recuperando su esencia original.

Acción por cuatro

En Shattered Dimensions, el bueno de Spidey tiene que verse las caras con uno de sus viejos conocidos: Misterio. El incansable villano ha destruido un poderoso artefacto mágico, debido al cual el mundo está en grave peligro (para no perder la costumbre). Es entonces cuando Madame Web encarga a Spiderman solucionar el entuerto. Pero, curiosamente, el estropicio de Misterio tiene su aquél: el mundo se ha dividido en cuatro dimensiones, y en función de en cuál nos encontramos, pasamos a manejar a un hombre-araña diferente: Amazing, 2099, Noir o Ultimate. Y como se suele decir… en la variedad está el gusto.

Y es dicha variedad la que diferencia a Shattered Dimensions de las anteriores aventuras de Spiderman. En esta ocasión, a medida que avanzamos, descubrimos que controlar a cada uno de los cuatro distintos héroes es muy diferente. No solo por el traje de turno, sino porque tanto los diseños de los niveles como las características del propio Spiderman cambian. En función de la dimensión en la que estamos, tenemos que operar con sigilo (algo que solo sucede con la versión Noir del personaje), a golpe limpio, aprovechando nuestros poderes, etc. Esto, sumado a una gran cantidad de secretos por descubrir, hace que la aventura, de unas diez horas de extensión, pueda ser rejugada tranquilamente unas cuantas veces. No sería descabellado, incluso, afirmar que estamos ante cuatro juegos en uno.

Además, en Shattered Dimensions se han acabado los mundos abiertos con misiones a escoger, principales y secundarias, siendo un juego más lineal. O sea, que el viejo personaje vuelve a sus orígenes. Se trata de una aventura de acción en toda regla y, aunque es cierto que se divide en niveles y que podemos ir de una a otra libremente, el desarrollo está bastante delimitado y es relativamente simple: todo consiste en avanzar por los decorados sin parar hasta llegar al final de ellos. Por su parte, el control es muy sencillo y ágil, por lo que realizar todos los golpes, acrobacias y trucos de Spiderman es más fácil que nunca.

Por ejemplo, a medida que avanzamos podemos conseguir potenciar las distintas habilidades del arácnido, conseguir nuevos y útiles trajes y muchas cosas más por el estilo. Sobra decir que estamos ante una de las aventuras más variadas de toda la historia del héroe de Marvel.

Cerrar