Insigne espía

Sam Fisher, el espía más famoso de Ubisoft se ha querido infiltrar en Nintendo 3DS con una aventura muy de su estilo. Es decir, en plan sigilo total.

Ubisoft no ha perdido la oportunidad de mandar a una nueva misión al espía más reconocido y célebre de este sector (con permiso de Snake, claro), Sam Fisher, en una aventura de sigilo y acción diseñada para Nintendo 3DS. Bueno, más o menos, ya que en realidad se trata de una conversión de una de sus aventuras más interesantes de su historia, Splinter Cell: Chaos Theory.

Sigilo e infiltración

Esta aventura mantiene a grandes rasgos todo lo visto en el citado SC: Chaos Theory, título que apareció hace más de cinco años en PS2, Xbox, GameCube y PC. Así, la trama nos sitúa en mitad de un conflicto tecnológico que tiene en liza a los países de Corea, China y Japón. Y esta tensión entre estos tres países puede acabar desembocando en el inicio de la Tercera Guerra Mundial, algo que no podemos permitir en caso alguno.

La mecánica de juego es la clásica en esta saga. Así las cosas, y a lo largo de una generosa cantidad de fases, es necesario ir cumpliendo objetivos propios del mejor de los espías, como colarse en unas determinadas instalaciones, hacerse con documentos secretos, eliminar a un tipo determinado, etc. Y como siempre, debemos hacerlo en el más absoluto de los secretos, evitando ser detectados por los rivales.

Esta mecánica puede desesperar a los usuarios menos pacientes, o a aquellos que sean seguidores acérrimos de los títulos de acción. ¿Y por qué? Pues porque los tiroteos, los combates y demás elementos típicos de este tipo de producciones se dan con cuentagotas en la aventura. Este tipo de jugabilidad provoca que la dificultad del título sea mayor de lo habitual, dado que cualquier despiste que cometamos (como dejar un cuerpo KO de alguno de nuestros rivales a la vista, ser detectados en mitad de una misión, etc.) puede dar al traste con nuestros intereses. Sin duda, se trata de uno de los juegos para Nintendo 3DS de carácter más adulto y orientados a los usuarios más expertos de todos los disponibles para esta máquina portátil.

En cuestiones técnicas el juego deja entrever su edad. Sí, los personajes gozan de un modelado bastante realista y animaciones suaves, pero los decorados no muestran un nivel de detalle lo que se dice elevado y algunas texturas se muestran borrosas. El sonido, en cambio, contrarresta en cierta forma esta falta de calidad gráfica, gracias especialmente a un doblaje a nuestro idioma de los diálogos (relativamente abundantes) profesional y más que notable, a lo que se añade una banda sonora apropiada y que se adapta siempre a la acción.

Cerrar