Deportes en familia

Una de las sagas deportivas más reconocidas y desenfadadas de Wii, Sports Island, se estrena en Nintendo 3DS con una entrega que guarda muchas semejanzas con la versión doméstica.

Después del éxito alcanzado por Wii Sports y sus diferentes variantes, ciertas compañías decidieron subirse a este carro. Hudson fue una de ellas, creando una saga deportiva –Sports Island– orientada a la diversión en familia. Y dicha franquicia acaba de llegar a Nintendo 3DS.

Deportes desenfadados

Por si hay algún usuario que no haya oído nunca (y mucho menos probado) esta serie, le ponemos al día. Se trata de una recopilación de diversos deportes que huyen a toda costa del realismo y la simulación, optando por una fórmula de juego y presentación arcade a más no poder y simpaticona.

En esta ocasión el título da acomodo a 10 especialidades deportivas diferentes. ¡Y tanto! Y es que en el cartucho conviven deportes tan conocidos y consolidados como el fútbol, el tenis o el baloncesto con otros mucho más “exóticos” (por así definirlos) como el sumo, las carreras a bordo de motonieves o saltos en camas elásticas. Casi nada.

Pero como os decíamos al comienzo, todas estas pruebas tienen un carácter sencillo, especialmente enfocado para los más pequeños o para todos aquellos que quieran pasar un rato en familia. De esta forma el control de todas las pruebas es simple a más no poder, la profundidad de las mismas es mínima y el realismo es prácticamente inexistente. De hecho, más que deportes completos en sí, se trata más bien de minijuegos o pruebas basados en dichos deportes. Y esto es fundamental que lo tengáis en cuenta, más que nada para que no os llevéis a engaño.

En cuanto a su oferta de modos de juego, el título presenta varias modalidades destinadas al modo individual (Torneo, Campeonato, etc.) y una que permite la participación de hasta cuatro jugadores, y con un único cartucho. Y es justamente esta última opción la más entretenida y la que más vida aporta a Sports Island 3D.

Siguiendo esta misma línea, el apartado gráfico recuerda bastante al mostrado en Wii Sports. Es decir, que los protagonistas son personajes ficticios bastante graciosetes pero para nada reales, que gozan de animaciones sencillas pero que cumplen con su cometido. Y en cuanto a la concepción de los decorados, estos son minimalistas a más no poder pero presentan un colorido llamativo.

El sonido corre por los mismos derroteros, con una banda sonora algo machacona pero que ameniza cada una de las pruebas y efectos sonoros no muy abundantes pero efectivos. Lo dicho, un arcade deportivo de pura cepa orientado claramente a los más pequeños.

Cerrar