Análisis de Sprint Vector – Carrera interestelar

El catálogo de realidad virtual de Sony sigue creciendo con incorporaciones tan destacadas como The Inpatient, que aterrizaba el pasado mes de enero de forma exclusiva en PlayStation VR. En esta ocasión es Sprint Vector, lo nuevo de Survios, el que se une a la lista de videojuegos compatibles con esta tecnología, que en los últimos meses no ha dejado de poner a disposición de los usuarios nuevas experiencias y desafíos.

Sin embargo, pocos han sorprendido tanto como el videojuego que hoy nos ocupa, capaz de llevar al usuario a un universo en el que solo podrá desenvolverse con la ayuda de su propio cuerpo. A través de la tecnología Fluid Locomotion, los desarrolladores han logrado integrar en la jugabilidad el movimiento de los brazos del jugador, indispensable para participar en las frenéticas carreras de patinaje y parkour de las que consta el título.

Para conocer nuestras impresiones al respecto no tienes más que echar un vistazo al análisis que te ofrecemos a continuación y que hemos podido realizar mediante la versión digital del videojuego para PlayStation 4. No obstante, Sprint Vector puede jugarse también en ordenadores con la ayuda de Oculus Rift o HTC Vive, dos dispositivos de realidad virtual que también son compatibles para disfrutar de la acción desenfrenada de uno de las propuestas más llamativas que hayamos podido jugar últimamente.

La galaxia está celebrando su concurso de televisión más popular, en el que periódicamente se dan cita los mejores atletas del universo, y el jugador ha sido invitado a la cita. Este es el pretexto que da pie a Sprint Vector, un videojuego de realidad virtual desarrollado para PlayStation VR, Oculus Rift y HTC Vive por el equipo de Survios, que ha sido capaz de confeccionar una de las experiencias más originales de cuantas hemos jugado hasta ahora mediante esta tecnología.

Antes de lanzarse a la pista será necesario escoger a nuestro protagonista, en el que nos transformaremos inmediatamente momentos antes de dar inicio a la carrera. Entre ellos encontraremos a hombres y mujeres de todos los rincones del cosmos: desde personajes hamanoides hasta otro tipo de criaturas o extraterrestres de los colores más variados. Cualquier opción es buena para enfrentarse a la competición de Sprint Vector, una sorprendente fusión de patinaje y parkour en el que el jugador deberá participar activamente.

Es importante destacar la imposibilidad de disfrutar del videojuego de la manera más convencional. Y es que este nuevo título para la realidad virtual de PlayStation 4 y PC no permitirá jugar sentado en el sofá mientras hacemos el trabajo con el mando. En Sprint Vector es imprescindible levantarse y ejecutar una serie de movimientos físicos para que nuestro personaje se comporte de la manera requerida en el colorido universo del juego.

En este propósito jugará un papel fundamental PlayStation Move, de uso obligatorio en la consola de actual generación de Sony. Una vez iniciado el videojuego, el usuario podrá dejar el Dualshock 4 a un lado y enfrentarse a cualquier reto que el proponga el título con la única ayuda de estos dispositivos. Tras ajustarlos convenientemente y completar un breve tutorial, estaremos en disposición de participar en nuestra primera carrera, que sin duda será toda una experiencia.

Partiendo de la línea de meta, la finalidad de cualquiera de las pruebas del modo estándar será la de dar vueltas al circuito y, si es posible, acabar en primera posición por delante del resto de participantes. Aunque a priori puede resultar una labor sencilla e incluso convencional, lo cierto es que la jugabilidad de Sprint Vector es la que marca la diferencia desde el primer instante. Única y exclusivamente del jugador dependerá que el personaje avance de la manera adecuada, tanto por el camino marcado como los constantes atajos.

Mediante el movimiento del cuerpo y los brazos, el usuario podrá deslizarse por el escenario derrapando, saltando, trepando, planeando esquivando obstáculos y rivales e incluso disparando ataques contra aquellos que se crucen en su camino. Esta última opción es, de hecho, la que marca la diferencia en el videojuego desarrollado por Survios, en el que el jugador podrá adentrarse por primera vez en un juego de carreras arcade con mecánicas de combate similares a las de la franquicia Mario Kart.

Para entorpecer el avance de los rivales o potenciar el suyo, el jugador podrá ir reuniendo una serie de ítems que deberá lanzar de forma inteligente para adelantar a los demás corredores. Por supuesto, ellos también jugarán con la misma ventaja a la hora de enfrentarse a nosotros, por lo que cabrá estar preparado para cualquier contratiempo. Sobre todo si escogemos la opción de multijugador online, en la que la IA se transformará en jugadores provenientes del mundo real.

Para mejorar nuestras habilidades y adaptarnos al control de movimiento, bastante intuitivo en cualquier caso, podemos hacer uso de la modalidad de desafío, que propone completar los diferentes circuitos del videojuego ejecutando maniobras o recolectando coleccionables en un determinado tiempo. De esta manera no solo nos haremos con el manejo de nuestro personaje sino que, al mismo tiempo, podremos averiguar la mejor manera de avanzar en cada una de las localizaciones de Sprint Vector, de lo más variadas en cuanto a ambientación.

En cuanto al apartado visual, el título de Survios vuelve a sacar el máximo partido de los gráficos estilo cartoon, que se adaptan perfectamente tanto a sus protagonistas como a su diseño de escenarios gracias a un uso muy llamativo del color. Cabe destacar, además, el trabajo de optimización llevado a cabo por los desarrolladores, que han sido capaces de de diseñar un universo donde el frenetismo del movimiento rara vez afectará a nuestro sentido del equilibrio.

Finalmente debemos referirnos al apartado sonoro, muy presente en cualquier faceta del videojuego tanto mediante la banda sonora como con los comentarios de los narradores durante las carreras. Lamentablemente, ninguna de estas voces ha sido doblada a nuestro idioma, como tampoco se ha considerado traducir los textos o la interfaz del juego para su distribución en países de habla española. Por tanto, será necesario dominar mínimamente el inglés para manejarse en Sprint Vector de manera satisfactoria.

Javier Castillo

JUGABILIDAD: Al contrario que en la mayoría de videojuegos desarrollados para la realidad virtual, en Sprint Vector no solo será el mando el que defina el movimiento del personaje. Dependerá enteramente del usuario y de su capacidad física que las carreras se desarrollen de la mejor manera, siempre mediante el uso de PlayStation Move.

GRÁFICOS: El apartado gráfico aprovecha de manera óptima el diseño de escenarios y de los diferentes corredores gracias a un estilo visual de apariencia cartoon que encaja perfectamente con el tipo de propuesta planteada por el equipo de Survios. Resulta sencillo, además, adaptarse al frenetismo de las carreras gracias a un control intuitivo.

SONIDO: En cuanto al sonido, destaca la uso de una banda sonora siempre presente a la que se suman los comentarios de los narradores una vez iniciada la carrera. Desafortunadamente, ni el apartado sonoro ni la interfaz ha sido traducida al castellano, por lo que cabe disfrutar del juego únicamente con voces y textos en inglés.

DURACIÓN: Dado el tipo de videojuego ante el que nos encontramos, la extensión dependerá únicamente del jugador y de las horas que esté dispuesto a invertir hasta dominar la jugabilidad. Podrá hacerlo tanto en la modalidad básica, tanto contra la IA como contra otros usuarios a través de la vertiente online, como en el modo desafío, que incluye otro tipo de retos para disfrutar en solitario.

CONCLUSIÓN: Aquellos que prefieran prescindir de las propuestas de carácter contemplativo para vivir una experiencia centrada en lo puramente físico quedarán enormemente satisfechos con el trabajo realizado por Survios. El estudio californiano ha aunado lo mejor de los videojuegos de carreras, de plataformas y acción en una título orientado a aquellos jugadores a los que no les importa ensuciarse las manos a la hora de sumergirse en el mundo virtual. En Sprint Vector será necesario saltar, derrapar y esquivar no solo en la ficción, sino en la comodidad de nuestro salón, dando pie así una experiencia pocas veces vista en lo que respecta a la tecnología de realidad virtual.

Cerrar