Análisis de Spyro Reignited Trilogy – Más Spyro que nunca

 

 

En los últimos tiempos con la proliferación de consolas retro hemos comprobado cómo envejecen algunos de los videojuegos de nuestra infancia y juventud. Algunos géneros no han sufrido tanta evolución destacada en sus controles y tienen la suerte de poderse rejugar años después sin ningún problema.

Este podría ser el caso de la trilogía de Spyro, el dragón morado que conquistó a los jugadores hace 20 años. Hoy en día salvo la cámara, dista poco del remake que ha lanzado recientemente Activision y es de agradecer. La clave de estos remakes es mantener la esencia del juego original y eso lo consiguen notablemente. Como hicieran con Crash Bandicoot N. Sane Trilogy, Spyro Reignited Trilogy ha experimentado un magnífico lavado de cara y gráficamente es una delicia volverlo a jugar.

Análisis de Spyro Reignited Trilogy

Los niveles del plataformas no se han tocado, por lo que el toque de nostalgia está siempre presente. Spyro sigue dando cabezazos a diestro y siniestro o lanzando fuego para derrotar a los enemigos, que tienen un diseño precioso y muy pulido. Lógicamente la diferencia con los polígonos de entonces es evidente y, por tanto, el apartado artístico es lo más destacado de este título.

En este sentido, no quiere decir que siendo el mismo juego no se disfrute de igual manera. Todo lo contrario. Como ya ocurrió con Crash Bandicoot, el juego en sí es tan divertido como la primera vez que lo jugamos y con la facilidad de mover la cámara a nuestro antojo. Además de esta mejora obvia, hay un par de detalles nuevos que han incluido en los juegos.

Los títulos que siguieron a Spyro The Dragon e incluidos en este remake (Spyro 2: Ripto’s Rage, Spyro: Year of the Dragon) añadieron una serie de desafíos denominados Puntos de habilidad. Toys for Bob ha hecho lo propio con la primera entrega y ha introducido 14 retos para desbloquear una galería de imágenes. Entre ellos hay que buscar una serie de objetos para quemarlos o derrotar a los jefes de nivel sin recibir ningún daño.

Análisis de Spyro Reignited Trilogy

La simpleza del juego y sus controles hacen que la trilogía original esté vigente en nuestros días con las ventajas actuales. Ahora también se puede activar un minimapa para explorar los niveles, aunque personalmente nos ha gustado más hacerlo sin él. El mayor reto que planteaba hace 20 años Spyro (o cualquier otro juego) era localizar todas las gemas y niveles, encontrar la manera de llegar a ellas y eso con el mapa se pierde un poco. Pero oye, es una opción que ahora tenemos disponible por si nos perdemos entre escenarios.

Para sentirnos como entonces también se puede cambiar la banda sonora o dejar la actual, más dinámica. Además es un juego que se presta a ser rejugado para encontrar logros escondidos o simplemente mejorar los tiempos en los desafíos de contrarreloj. En definitiva, Spyro Reignited Trilogy trae una serie de novedades que se agradecen, pero conserva toda la esencia de la trilogía clásica con el diseño de sus niveles evocando una época gloriosa de videojuegos. Y ese es su principal activo, la nostalgia. Curiosamente, ha mantenido los trucos que se podían activar en los juegos clásicos. A eso hay que sumarle un apartado gráfico de ensueño diseñado para todo tipo de público que parecen salidos de la próxima película de Píxar (lo cual no sería descabellado porque su adaptación al cine fue cancelada en 2009).

Los juegos vienen doblados perfectamente al castellano y juntos pueden alcanzar las 35-40 horas aproximadamente, pero como hemos mencionado anteriormente puede rejugarse para disfrutar de cada salto, desafío y embestida cuantas veces se quiera. Así que Spyro Reignited Trilogy llegará al corazón de los jugadores veteranos que lo conocieron en 1998, pero también a los nuevos jugadores que no tuvieron la oportunidad en su día.

Raquel Morales

Análisis de Spyro Reignited Trilogy

Análisis de Spyro Reignited Trilogy

Jugabilidad: Spyro Reignited Trilogy mantiene todas las habilidades y controles de la serie original, pero incorpora el stick derecho para el movimiento de la cámara, como estamos acostumbrados en la actualidad. Queda atrás ese control más tosco en algunos saltos y todo es mucho más fluido, acorde al apartado gráfico. Mantiene el L2 y R2 para girar la cámara, aunque más como algo anecdótico que práctico. Como aliciente han añadido más Puntos de habilidad al primer juego.

Duración: El remake incluye los tres primeros títulos de la saga, por lo que las horas de juego se pueden ir a 35-40 aproximadamente. Por muy sencillo que parezca, es fácil dejarse cosas por hacer en estos juegos.

Gráficos: Sin duda es el punto fuerte del remake por concepto. Los escenarios son los mismos, es decir, los niveles no cambian ni un ápice desde que se lanzara en 1998 el primer juego, pero el lavado de cara es maravilloso y muy atractivo. Han cuidado detalles como la iluminación y las sombras, así como las animaciones de personajes sin desprenderse de las sensaciones que nos causaban aquellos niveles.

Sonido: En la línea de la nostalgia, también han mantenido la banda sonora original para los más puristas, pero tenemos la opción de cambiar a temas dinámicos que cambian en función de lo que ocurre en pantalla. Pero el detalle nos encanta.

Conclusión: Spyro Reignited Trilogy nos hace viajar a otra época, donde éramos más pequeños y veíamos gráficos espectaculares en figuras poligonales. Mantiene todo lo que cautivó a los jugadores, excepto aquel tosco apartado gráfico. Ahora sigue siendo igual de divertido, pero tiene unos escenarios preciosos y muy coloristas cuidados hasta el más mínimo detalle. Artísticamente es un trabajo impecable. 

Raquel Morales

Periodista. Me adiestré con Lara Croft en el templo de Karnak mientras buscaba el cubo horádrico entre vacas.

Publicaciones relacionadas

Cerrar