El rey de la montaña

6019

Atención, amantes de la nieve, porque el nuevo SSX ya está disponible. Y su regreso no ha podido ser más acertado. Quitando algunos aspectos puntuales, este clásico deportivo ha vuelto con fuerzas renovadas.

Después de un largo paréntesis, EA Sports se ha decidido finalmente a recuperar una de sus series deportivas más recordadas: SSX. Y lo ha hecho intentando mantener el mismo listón de calidad que la compañía americana suele ofrecer con todos sus títulos deportivos. En esta ocasión, se nota la forma en la que SSX ha madurado, convirtiéndose en un juego aún más excitante y frenético que de costumbre, y presentando novedades que a buen seguro van a cuajar muy bien entre los aficionados a los deportes de riesgo.

Para empezar, este SSX cuenta con argumento, algo poco habitual en los títulos deportivos, pero en lo que muchas compañías están poniendo bastante énfasis en los últimos meses. Entre ellas la propia Electronic Arts, que ya innovó bastante en este sentido con el último y notable Fight Night. El caso es que el juego nos pone en la piel de un grupo de deportistas con un objetivo tan claro como difícil: conseguir hacerse los reyes de los nueve picos más altos y difíciles de escalar del planeta. Y de paso poner en práctica todo su talento con la tabla de snowboard. Casi nada.

Nada más empezar a jugar, resulta evidente que SSX no es un juego de snowboard más. Es cierto que este cuenta con ciertos convencionalismos dentro del género (o subgénero), pero también incluye ideas a tener en cuenta. Sin ir más lejos, dentro del principal modo del juego, llamado World Tour, encontramos una variedad de pruebas realmente destacables y emocionantes. En ocasiones tenemos que llegar los primeros a la meta en trepidantes carreras o demostrar nuestra pericia haciendo trucos y filigranas con la tabla, pero, además, encontramos retos donde el objetivo es muy diferente: tenemos que sobrevivir. Sí, tan contundente como suena. Es entonces cuando vemos la cara más salvaje de los extremos escenarios, y cuando hay que jugárselo todo en mitad de aludes, avalanchas y todo tipo de peligros naturales desatados.

Todo esto hace, como decíamos, que SSX sea un título muy particular y realmente emocionante, que posiblemente siente cátedra dentro de los juegos de snowboard. Y también puede considerarse justamente una resurrección en toda regla de un tipo de juego que, a decir verdad, había entrado en horas bajas después de la enorme popularidad que vivió hace un par de generaciones. En la época en la que vieron la luz grandes clásicos como Cool Boarders o 1080 Snowboarding.

Además de su modo principal, SSX permite la posibilidad de disputar las distintas pruebas que incluye de forma independiente (a nuestra bola, vamos) y de participar en su propia comunidad, en la que comparar nuestras puntuaciones en cualquier momento con las de otros jugadores.

Al margen de todo esto, hay que decir que SSX resulta un título realmente equilibrado, a medio camino entre el arcade y la simulación. Desde la primera partida notamos que tiene más por lo primero que por lo segundo, empezando por su cómodo y sencillo control, pero a medida que profundizamos en él nos damos cuenta de que EA ha hecho los deberes. Se trata de un juego profundo, lleno de opciones de personalización y que cuesta llegar a dominar al cien por cien.

Por último, también conviene destacar la considerable calidad audiovisual que presenta el lanzamiento. Las animaciones de los personajes o la variada banda sonora están a la altura de lo que podríamos esperar, pero lo mejor sin duda son los escenarios, asombrosos por sus dimensiones, cuidados diseños y considerable realismo. Vamos, que mejor nos abrigamos bien, porque con SSX vamos a sentir el frío muy de cerca.

Valoración final

Jugabilidad: Es un título realmente divertido, equilibrado y apto para todo tipo de jugadores. La variedad de retos también lo convierte en una apuesta segura.

Gráficos: Tanto los vastos escenarios como los propios personajes lucen de maravilla. Hay momentos realmente espectaculares.

Sonido: Una banda sonora típica de EA Sports, con temas variados, licenciados, y que animan lo suyo.

Duración: El modo principal es bastante largo, y se trata de un título altamente rejugable. Aunque se echan en falta algunas opciones más, sobre todo en compañía.

Conclusión

SSX ha vuelto con más fuerza que nunca. Un título de intachable factura técnica y potente jugabilidad que sin duda va a gustar mucho a los aficionados al snowboard. Quizás sus modos de juego no sean tan numerosos como en otros títulos deportivos, pero lo emocionante que resulta lo compensa con creces.

Publicaciones relacionadas

Cerrar